La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘monegros’

Nos hacemos africanos

¿Es este calor normal? ¿Lo fueron un invierno y primavera tan lluviosos? Dice el refranero que “frío en invierno y calor en verano, eso es lo sano”. Añade nuestra propia experiencia que julio es siempre el mes más caluroso del año. Pero si preguntamos a nuestros mayores nos asegurarán que “esto no es normal”, que “antes no era así”. Lo corroboran nuestros científicos tras confirmar la exactitud de sus modelos de predicción del cambio climático. El planeta se está recalentando.

En nuestro país la evidencia tiene un efecto terrible: el desierto del Sáhara ha cruzado el Estrecho de Gibraltar extendiéndose poco a poco por toda la vieja piel de toro, haciéndola cada vez más africana.

No llega solo. Le acompañan un buen número de especies del vecino continente, especialmente aves, al tiempo que las más norteñas como los urogallos desaparecen. La lista de pájaros que nunca antes habían criado en Europa empieza a ser preocupantemente extensa, desde el buitre moteado propio de las sabanas africanas o el corredor sahariano, hasta el busardo moro, los vencejos cafre y moro, y los ya comunes elanios azules.

Sales al campo y los pájaros te demuestran lo inevitable, nos estamos haciendo africanos. Como el camachuelo trompetero (Bucanetes githagineus), una especie de gorrión desertícola de color rosado y pico de coral de reclamo estridente. En 1972 se documentó por primera vez su reproducción en España, concretamente en Almería. Hoy hay más de 800 parejas en Andalucía, Murcia o Alicante, y la especie sigue en imparable expansión. El último lugar en colonizar ha sido el desierto de Los Monegros, donde esta misma semana se acaba de hacer público el nacimiento de los primeros pollos aragoneses. En el más puro estilo bíblico las trompetas de su canto, cada vez más cotidianas, nos anuncian lo inevitable. El fin del mundo climatológicamente estable ha llegado; el desierto ya está aquí.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share


Fallece el “abuelo” de los ornitólogos españoles

Ha muerto el abuelo de los ornitólogos españoles, el entrañable Adolfo Aragüés, símbolo de la lucha por proteger del desarrollismo miope paraísos aragoneses a punto de ser destruidos como los Galachos del Ebro, el cañón de Añisclo, las lagunas de Gallocanta y de Sariñena, o las estepas de Los Monegros. Y no pudo elegir mejor fecha para su deceso, la celebración del Día Internacional de la Biodiversidad.

Nacido en Zaragoza hace 77 años, Aragüés era un veterano en el conocimiento, la divulgación y la defensa de la naturaleza en Aragón, todo un símbolo como pionero en la protección del medio ambiente español, a semejanza de Bernis o Valverde.

Doctor en Veterinaria, su voz profunda y entusiasmo contagioso nos recordaba siempre a Félix Rodríguez de la Fuente, a quien involucró en varias ocasiones en la defensa de las estepas de Los Monegros, el Pirineo y las grandes lagunas endorreicas. No en vano, en aquellos tiempos era uno de los pocos ornitólogos españoles, capaz de redescubrir la existencia de especies que habían pasado hasta entonces desapercibidas como la Alondra de Dupont, a quien él gustaba en llamar como lo hacían los pastores aragoneses, Rocín. Por ello fue a él a quien el famoso naturalista le pidió ayuda para grabar por vez primera al quebrantahuesos en el Pirineo oscense, en dos famosos nidos localizados en San Juan de la Peña y el Parque Nacional de Ordesa. También le acompañó a localizar las esquivas ortegas y gangas en escondidos bebederos de Belchite.

Maestro de ornitólogos, presidió la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) de 1984 a 1988, entidad de la que fue miembro desde su fundación en 1957.

Gran comunicador y divulgador, mantuvo durante 18 años el programa de Radio Zaragoza “Aragón y su Naturaleza”, pionero en su género. También escribió decenas de artículos en la prensa local, en lo que hoy llamamos educación ambiental y entonces era “hablar de bichos”.

El abuelo Aragüés se nos ha ido detrás de algún ave sin identificar, pero su semilla ha quedado bien plantada; especialmente en esos desiertos ibéricos que con su tesón científico y bastante mañico logró que todos los viéramos como lo que son, auténticos reductos de biodiversidad. Gracias maestro.

Foto superior: Adolfo Aragüés (derecha) acompañado de su inseparable amigo el profesor Javier Lucientes, así como del Dr. Félix Rodriguéz de la Fuente, durante una jornada de anillamiento de aves para niños (Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos)

Foto inferior: Félix Rodríguez de la Fuente, durante su visita a Gallocanta en 1978 gracias a la solicitud de Aragüés, en pleno debate para impedir la proyectada desecación de la laguna (El Heraldo de Aragón)

Addenda. Como recuerdo final al entrañable naturalista, os dejo aquí un vídeo donde se recoge el emocionante discurso que dio a Aragüés con motivo de recibir en 2007 el Premio al Desarrollo Sostenible.


**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

El diablo medioambiental se viste de faraón

Mírenlo bien y no me digan que no les causa risa. Si según la novelista Lauren Weisberger “el diablo se viste de Prada“, viendo la horterada salvaje que planea sobre el desierto de Los Monegros queda claro que el diablo medioambiental se viste de faraón.

Se trata del macroproyecto Gran Scala, un gran complejo de ocio integrado por 32 casinos, 70 hoteles y cinco parques temáticos, que aspira a atraer 25 millones de turistas al año, la mitad de los que recibe toda España ahora. Para ello será necesaria una inversión de 17.000 millones de euros, dos veces y media lo que costaron los Juegos Olímpicos de Barcelona. Y contratar a 65.000 trabajadores.

Una historia disparatada pero que, al menos sobre el papel, parece que sigue adelante.

La pasada semana el consorcio promotor International Leisure Development (ILD) celebraba el visto bueno recibido por el Gobierno de Aragón al emplazamiento decidido para levantar este gigantesco monumento a la aberración urbanística, social y ambiental: la hasta ahora y durante muchos siglos pacífica localidad de Ontiñena (Huesca), de 600 habitantes.

El entusiasmado alcalde de este pueblo, Angel Torres, ya a puesto a disposición del proyecto 1.400 hectáreas de suelo público y otras 1.300 de suelo privado, a la espera de que los inversores de ILD se saquen el dinero del calcetín y empiecen a comprar fincas a diestro y siniestro, ya que quieren empezar las obras el próximo verano.

Pirámides egipcias pero también guiños a la Grecia Clásica, pues aprovechando que el Meridiano de Greenwich cruza el terreno elegido, en este simbólico Punto Cero se emplazará la emblemática torre central del complejo, denominada Torre del Ágora. Un templo al consumo y la ludopatía.

Miro de nuevo el proyecto y sigo sin salir de mi asombro. Está claro que para diseñar el polémico megacasino Gran Scala se han inspirado en los proyectos más cutres y horteras de Las Vegas, ciudad sin ley a la que se trata de emular en Aragón.

¿A qué tipo de clientela se quiere atraer aquí? ¿Gente tan repleta de mal gusto como de dinero negro para poder derrocharlo a raudales?

Ya que se quieren cargar un espacio ambiental de interés comunitario, la estepa aragonesa, e inundar bajo el cemento un pueblo y su cultura, por lo menos lo podían hacer con elegancia, ¿no os parece?