La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘malvasia’

Matanza de tortugas y aves en Irán

Un gigantesco lago en medio del desierto. Parque Nacional desde 1972, zona Ramsar desde 1975, Reserva de la Biosfera desde 1976. Todo un paraíso y un único problema. No está en Europa, está en Irán. Allí, como en tantos otros lugares menos desarrollados que el nuestro, la protección de la naturaleza es poco más que eso, títulos y burocracia sin un interés real.

Por eso la noticia ha pasado desapercibida. La muerte de miles de tortugas, aves migratorias, serpientes y otros animales, trágicamente carbonizados en el lago Parishan, una de las más importantes zonas húmedas de Irán, de acuerdo con la información transmitida por la agencia de noticias Mehr.

Lo más sorprendente es que los incendios no fueron provocados por locos pirómanos, sino por trabajadores de una empresa encargada de la construcción allí de una nueva carretera, a instancias de las mismas autoridades que, irónicamente, lideran un movimiento local para proteger tan importante reserva natural, amenazada por las desecaciones ilegales de los agricultores.

Nada mejor que el fuego para limpiar el terreno de molestos cañaverales, debieron pensar. Pero se olvidaron, o desconocían, el tremendo tesoro que estos hábitats húmedos encierran.

El desastre ambiental causado es terrible, pues no ha sido un accidente de un día. Llevan meses dándole cerillazo a cañas y carrizos, acabando impunemente con su fauna más frágil e indefensa.

La Agencia de Protección del Medio Ambiente de Irán ha sido ordenada por el Departamento de Justicia para investigar la destrucción de los humedales Parishan e identificar a sus responsables, pero hasta el momento nadie ha movido un dedo para obedecer la orden, ni mucho menos para parar los incendios.

El gran lago Parishan (4.000 hectáreas de extensión) está situado cerca de la ciudad de Kazeroun, en la provincia de Fars, en Irán. Es un lugar muy importante de invernada para especies tan amenazadas como la malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala), la cerceta pardilla (Marmaronetta angustirostris) o el pelícano ceñudo (Pelecanus crispus).

Empeñados en proteger nuestro cómodo primer mundo, no somos conscientes de los graves problemas que existen más allá de nuestras férreas fronteras, inventadas líneas imaginarias en un planeta común donde lo habitual es la destrucción compulsiva. ¿Podemos hacer algo? Desgraciadamente, poco más que indignarnos.

Esto es lo que quedó de un pájaro protegido tras el paso del fuego.

Y esto lo que quedó de uno de los miles de galápagos que han muerto carbonizados en el lago.

Fotos: Mehr News Agency.

El Hondo: Paraíso secuestrado

Alrededor de 1.500 personas participaron hace 15 días en una manifestación “en defensa de los derechos de riego” en el embalse de El Hondo (Elche y Crevillent), y del trasvase Tajo-Segura. Para ellos, 20 años no son nada, los que lleva este espacio protegido como paraíso natural. Dos décadas después, los patos siguen siendo los mayores enemigos de los regantes.

Básicamente los agricultores exigen dos cosas al Gobierno. Más agua para sus tierras y el derecho a administrarla como les dé la gana, al margen de bichos y protecciones medioambientales.

Y para lograrlo quieren algo igualmente surrealista, tener vía libre para destruir una de las zonas húmedas más importantes de España, reduciendo paralelamente la protección legal a la malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala), una de las anátidas más amenazadas de Europa y que conserva aquí uno de sus últimos santuarios. Esta medida también afectaría gravemente a la cerceta pardilla (Marmaronetta angustirostris) y a la focha cornuda (Fulica cristata).

Pero no se piensen que estaban solos los regantes. A su lado, recogiendo los siempre necesarios votos para mantenerse en la poltrona, les acompañaron en la manifestación representantes de los grupos municipales ilicitanos (PSOE, PP y Compromís).

Al final de la concentración, el presidente de Riegos de Levante, entidad propietaria del pantano, leyó un comunicado donde se solicita “comprensión” a los partidos políticos, poderes públicos y a la sociedad para que entiendan que

“el agricultor es un ave en peligro de extinción y que, a diferencia de la malvasía, que tiene alas y puede volar de un lugar a otro si no tiene agua, el agricultor no tiene alas y no puede volar de charca en charca”.

Volar, ¿a dónde van a volar estos patos si éste es prácticamente el último refugio que les hemos dejado a esas pobres aves?

Lo que no explican los regantes es que el embalse es de ellos, es verdad, pero las aves son de todos. Tampoco el medio millón de euros que reciben todos los años a cambio de mantener el caudal ecológico en esta joya natural. Ni que desde hace más de un año impiden el acceso al lugar a los técnicos de Medio Ambiente (y a cualquier amante de la naturaleza) pues no quieren que nadie sepa lo que hay ahí ni lo que están haciendo. Como dejarlo sin agua para tratar de acabar con esos patos a los que tan sólo ven como un problema.

El asunto es grave. Como ha denunciado SEO/BirdLife, la caótica gestión de El Hondo y la multiplicidad de intereses sobre el agua del Parque Natural han producido auténticos desastres medioambientales que han terminado con el gerente de Riegos de Levante imputado por delito ecológico.

Ayer estuve en El Hondo intentando ver pájaros y me encontré de nuevo con la verja cerrada a cal y canto. En realidad tienen secuestrado al embalse del Hondo, con toda su flora y fauna en peligro de extinción, y el rescate que piden es innegociable, pues además del dinero de las ayudas pretenden matarlo poco a poco.

En otros sitios, la policía ambiental habría liberado hace tiempo a este espacio natural de sus secuestradores, pero aquí el rehén es una pobre marioneta chantajeada por todos. Y las malvasías y las cercetas, tristes víctimas colaterales de esta lucha esperpéntica.