La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘hábitats’

Los famosos se unen contra el desastre de la pesca de arrastre

Arrastre

© Greenpeace

En el fondo del mar más profundo se encuentran algunos de los ecosistemas, hábitats y especies más singulares y desconocidos del planeta. Corales que superan los mil años de edad o increíbles tiburones que tardan décadas en reproducirse. Frágiles organismos que han logrado adaptarse a unos ambientes extremos. Y que en muy poco tiempo estamos poniendo en grave peligro.

Famosos como la comediante Eva Hache, el chef Dabiz Muñoz (restaurante DiverXO), el periodista Mikel Iturriaga (El Comidista) o la actriz Carmen Ruiz se han unido a la campaña medioambiental Niunpezporlaborda.org que pide poner fin a la pesca de arrastre en aguas profundas. La petición ha sido promovida por varias ONG medioambientales y está dirigida a la ministra de Agricultura y Medio Ambiente Isabel García Tejerina, coincidiendo con la actual reforma del vigente reglamento europeo de pesca de profundidad para el Atlántico Nordeste.

La campaña pretende, a través de la recogida de firmas,  reclamar una mejora sustancial del vigente reglamento de pesca en aguas profundas. Intenta así poner freno a la pesca de arrastre de fondo en las aguas profundas, uno de los ecosistemas más grandes, desconocidos y con más biodiversidad del planeta, en serio riesgo por culpa de esta práctica pesquera insostenible.

Un centenar de publicaciones científicas indican que el arrastre de fondo en aguas profundas causa gravísimos impactos sobre estos ecosistemas. Más de 300 científicos internacionales también han firmado una petición para la prohibición de esta técnica ambientalmente destructiva.

Un año de este tipo de pesca puede tener un impacto negativo similar a cientos de años con otras artes más selectivas y menos destructivas. En el caso de los corales, el arrastre de profundidad destruye organismos vivos que la naturaleza ha tardado miles de años en crear. Y todo para extraer industrialmente un pescado de baja calidad.

España, como país líder en este tipo de pesca y con cerca de la mitad del volumen de capturas de la UE, tiene una gran responsabilidad en este proceso.

Yo ya he firmado porque quiero unos mares vivos y con futuro. ¿Firmas también tú? Pincha en este enlace. Gracias por tu firma. ¡Y difunde la petición!

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

 

Nuevas tristezas en el comercio de animales de zoológico

Gorila Lo decía y lo pedía el genial Saramago:

Si yo pudiera, cerraría todos los zoológicos del mundo. Si yo pudiera, prohibiría la utilización de animales en los espectáculos de circo. No debo ser el único que piensa así, pero me arriesgo a recibir la protesta, la indignación, la ira de la mayoría a los que les encanta ver animales detrás de verjas o en espacios donde apenas pueden moverse como les pide su naturaleza.

Saramago no logró cerrar ni un solo zoológico. Ahí siguen abiertos por todo el mundo esos lugares a mi entender indignos. Ni siquiera hemos logrado prohibir tener entre rejas y para exclusiva contemplación curiosa a los primates, los animales evolutivamente más cercanos a nosotros. No hemos acabado con el comercio legal e ilegal de gorilas, chimpancés, orangutanes, macacos encerrados en cajones de paquetería exprés dando tumbos de un continente a otro.

Por ejemplo el gorila León. Vive en Loro Parque, un gran zoológico de la isla de Tenerife, y sus dueños han decidido enviarlo al Zoológico Belo Horizonte, en Brasil. En ese sitio, y en poco tiempo, han muerto cuatro gorilas por causas no conocidas. Proyecto Gran Simio ha pedido a los responsables de Loro Parque que impidan que León viaje a Brasil, ya que pueden ponerle en peligro pues no se sabe el porqué de tantas muertes. El traslado supondría además la ruptura de lazos de amistad y familiares del animal con sus congéneres tinerfeños, algo terrible para una especie tan sensible a estas modificaciones de su entorno social.

El problema es el de siempre: los intereses económicos. A estos pobres animales se les trata como a objetos y no como a sujetos.

Dicen las empresas implicadas que lo suyo es un programa de cría en cautividad que pretende garantizar la preservación de la especie. Están equivocados. Esos proyectos se deben hacer en sus hábitats naturales, garantizando el futuro de unos bosques donde hay mucho más que gorilas. Son refugio de multitud de especies animales y vegetales en peligro. También de grupos indígenas cuyos modos de vida están igualmente amenazados. Metiendo a unos pobres bichos en jaulas nunca lograremos lo más importante: salvar el conjunto.

Fotografía: Gorilla sp., Zoo Aquarium de Madrid, Spain. © Manuel González Olaechea y Franco. Wikipedia.

Otras entradas relacionadas: