La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘crisis’

La histeria exterminadora pone en peligro a los lobos

Lobo

El conflicto del lobo está desquiciado. La crisis ganadera lo ha convertido en inocente responsable de todos los males. Un sambenito injusto frente a los auténticos problemas del sector como el encarecimiento de los piensos, la caída de precios o la competencia desleal de terceros países. Pero sin el apoyo de la gente del campo es imposible conservar la naturaleza.

Parecía un paso en la buena dirección el que la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ávila recibiera el año pasado una subvención de 64.000 euros de la Fundación Biodiversidad (Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente) para su proyecto “La ganadería extensiva como pieza clave para la conservación del lobo”. Una experiencia piloto destinada a instalar pastores eléctricos y tener perros mastines como elementos disuasorios a los ataques de estos cánidos salvajes.

Cobrado el dinero, los mismos ganaderos promueven ahora mociones en todos los ayuntamientos para que se declare Ávila “zona libre de lobos”. Con la Diputación a la cabeza, 82 municipios, incluida la capital, la han aprobado ya, ajenos a que promulgar la erradicación de una especie protegida es, cuando menos, un delito de prevaricación. Como exigir una “zona libre de impuestos” o una “zona libre de multas”. Como pedir la eliminación de águilas imperiales, linces u osos.

Malos ejemplos. A su rebufo, Salamanca se apunta a la histeria exterminadora. Esta semana se vio un lobo cerca de una carretera y rápidamente ASAJA (sí, la de la subvención) exigió su caza y captura. Quizá también exijan la exhibición pública del cadáver. Como escarmiento.

Frente a tan dura realidad las buenas noticias se diluyen. Reconocimientos internacionales como el logrado también en estos días por las gentes, ganaderos incluidos, de la Sierra de La Culebra. Mérito ensalzado nada menos que por el periódico económico Financial Times, que dedica un amplio reportaje al creciente turismo de ver lobos. Inédita, pero cada vez más importante fuente económica para esas tierras zamoranas. Y es que todo es compatible, menos el odio irracional.


Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

El burrito Platero acaba en la trituradora de carne

Burro

Platero era pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no llevaba huesos. Pero Platero, la mascota querida de Juan Ramón Jiménez y de nuestras lecturas infantiles, está en crisis.

Como todos los burros, hace ya muchas décadas que han dejado de ser animales fundamentales en las labores de trabajo y transporte de media España para convertirse en algo inútil. Apenas atracciones de feria.

Las seis razas puras de asnos españoles, resultado de siglos de sabia selección de nuestros antepasados, están ahora más amenazadas que nunca. Burros catalanes, mallorquines, zamorano-leoneses, andaluces, majoreros y de Las Encartaciones, sobreviven gracias al entusiasmo desinteresado de un puñado de idealistas. Aunque cada vez resulta más difícil conservar esta rica biodiversidad productiva en una época donde todo lo que no sea rentable económicamente tiene los días contados.

Que se lo digan a Rafael Fuentes. Junto a su mujer Aurora montó en Granada un refugio para asnos de cuatro patas, pero los de dos patas le están haciendo la vida muy difícil. El pienso, cada vez más caro; y la gente, cada vez menos interesada. Hasta el punto de pensar en tirar la toalla, de llevar al matadero a sus 16 burritos “por no poder atenderlos”.

Otros se mantienen en la cría de los humildes equinos con más entusiasmo que futuro. Pero cada vez resulta más difícil. Puestos ahorrar, hemos arrinconado nuestros nobles sentimientos en el apartado de “gastos prescindibles”.

Hace años mantuve una agria pelea periodística contra un pueblo burgalés donde tenían a gala comerse los burros. Su cecina, decían, era exquisita, especialmente la de las crías jóvenes. Hoy en día es peor. Con esta crisis y tanto engaño al consumidor, ¿cuántos Plateros acabarán convertidos en comida para perros?

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Cada vez comemos más hamburguesas de caballo, queramos o no

Caballos

Toda la vida he escuchado en casa una divertida anécdota familiar. Un día vino a comer el jefe de mi padre, que se las daba de gourmet (además de chulo insufrible) y mi madre, como gran venganza, le preparó un guiso de caballo asegurándole que se trataba de novillo. El hombre salió encantado y mi madre aún se ríe de él, pues ofrecerle ese plato secreto le resultó mucho más repelente, y más vengativo, que darle gato por liebre.

Tradicionalmente, comer carne de caballo en España estaba relacionado con la pobreza y la necesidad. Por eso me ha sorprendido la noticia de que cada vez se consume más equino en nuestro país. Casi 15.000 toneladas el año pasado. Y no lo elegimos por ser más saludable y tener menos grasa, sino básicamente por ser más barato.

Su asequible precio está relacionado con algo aún más terrible. Ante la crisis económica y el aumento del precio de los piensos, la falta de mercado de venta, alquiler o doma de los animales vivos ha provocado el repunte de su producción cárnica. En lugar de disfrutar con montar tan maravillosos seres los estamos enviando masivamente al matadero; los estamos convirtiendo en comida para perros o albóndigas de bajo coste.

Tristemente relacionado con ello es el reciente escándalo de las hamburguesas británicas e irlandesas, supuestamente de ternera, pero que en un alto porcentaje están hechas con caballo, casi seguro español. Aunque si allí ha llegado esa carne que nunca han comido, imagínense lo que puede haber en las nuestras. Prefiero no saberlo.

Se trata de una estafa al consumidor sin repercusión para la salud, pero para un inglés el engaño es mucho peor que el perpetrado por mi madre. En ese país perros, gatos y caballos son considerados queridas mascotas. Y nadie es tan salvaje como para comérselas.

Yo en el fondo tampoco. Veo en el supermercado carne de potro y se me saltan las lágrimas. ¿Comida de crisis? Por eso me estoy haciendo vegetariano.

hamburguesas-con-carne-de-caballo-619x348

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

La receta de Atapuerca contra la crisis

Esta crisis está resultando terrible, hasta el punto de que si no va a peor es gracias a la pensión de los jubilados. Cada vez más familias sacan al abuelo de la residencia para vivir con su paga. Según datos de Cruz Roja, el 20% de los mayores de 65 años presta ayuda a sus hijos. Un 10% les proporciona alimentos. Un 6,5% ha tenido que acoger a algún familiar en su casa.Benjamina

No es algo nuevo. Ya lo dijo Aristóteles: “El hombre es un animal social”. Y como animales sociales, la estructura familiar nos garantiza la supervivencia.

También se llama solidaridad, lazos sociales que nos unen al grupo para lograr un beneficio común. Un sentimiento desarrollado desde nuestros orígenes como confirman los yacimientos de Atapuerca.

Allí los paleontólogos han descubierto a Benjamina, una niña que vivió en la sierra burgalesa hace medio millón de años. Su madre sufrió una caída a las 28 semanas de embarazo (no se llamaría entonces la caída de la Virgen, pero dicen que todas las madres sufren alguna) y el bebé nació con craneosinostosis, una deformación del cráneo que le provocó invalidez.

A pesar de su discapacidad y de nacer en una sociedad cazadora y trashumante, en permanente movimiento, la niña no fue abandonada. Cuidada con cariño por el clan, sobrevivió 10 años. De ahí su actual nombre, Benjamina, en hebreo, “la más querida”.

Lo mismo le ocurrió a Miguelón, éste ya un viejo macho de Homo heidelbergensis que sobrevivió varios meses después de sufrir un terrible golpe en la cara que lo dejó inutilizado y obligó al clan a cuidarlo por nada. Bueno sí, por cariño.

Lejos quedan esos terribles tiempos de las cavernas, pero mantenemos activo el espíritu solidario. Un recurso tan atávico como efectivo. Ayudarnos unos a otros para salir de la crisis. La receta de Atapuerca sigue funcionando. Y saldremos. Como salimos de las cuevas.

La reconstrucción de la faz de Benjamina ha sido hecha por dos artistas holandeses, los hermanos Kennis, y se publicó en la portada de la revista Child’s Nervous System.

Referencia bibliográfica: The earliest evidence of true lambdoid craniosynostosis: the case of “Benjamina”, a ‘Homo heidelbergensis’ child. Revista: Child’s Nervous System: 26 (6), 723-727 (2010)
Autores: GRACIA, A. MARTÍNEZ-LAGE, J. F. , ARSUAGA, J.-L., MARTÍNEZ, I., LORENZO, C., PÉREZ-ESPEJO, M.-.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Ganaderos proponen declarar Ávila “libre de lobos” y piden su aniquilamiento

Hay noticias tan amargas como la hiel. Tan tristes como una despedida, la del sentido común que, sin duda, les falta a los representantes de las organizaciones agrarias abulenses UPA-COAG. Unos señores que en estos días de poderosa luna llena invernal han enviado mociones a 22 ayuntamientos de la provincia de Ávila para que declaren sus términos
municipales como terreno “libre de lobos”. Ajenos a que Europa prohíbe cazar a este cánido al sur del río Duero.

“En Ávila no pueden convivir los lobos con la ganadería extensiva”, ha dicho sin rubor Jesús González Veneros, secretario de Ganadería de UPA, tal y como recoge Avilared.com González Veneros aludió en una rueda de prensa al “derecho a vivir de las vacas y ovejas, que a veces quedan malheridas y hay que llamar al veterinario para que las mate porque están agonizando”.

O el lobo o el ganadero”, esgrimen, tras calcular que los ataques han provocado este año la muerte de un centenar de animales.

La alcaldesa de Navalmoral de la Sierra, Gloria García, ya ha expresado su apoyo a dicha medida. “Está muy bien proteger al lobo, pero también hay que defender a la población rural”, señaló la regidora, quien confesó su preocupación por la despoblación que puede provocar esta situación.

Provoca sonrojo que la terrible crisis de la ganadería la paguen los lobos y nadie haga responsable de ella a la especulación de los piensos y de la leche, a la importación de productos baratos de terceros países, a la caída del consumo, al envejecimiento de la población rural, a la falta de pastores. Da vergüenza acusar al lobo de todo lo malo y olvidarse de exigir a la Junta de Castilla y León medidas compensatorias por mantener a esa joya de la naturaleza, además del pago rápido y ventajoso de los daños provocados por una valiosa especie protegida. Y da además lástima que después de tantos años de educación ambiental, de tantas subvenciones, de tantos programas de revalorización del mundo rural, vuelvan los argumentos del tiro y el veneno, de la erradicación. Pena porque quizá acabarán con los lobos, pero sin ellos sus explotaciones no mejorarán. Y yo desde luego, puestos a elegir a quién comprar la carne, lo tengo muy claro. A esos lobicidas ni 100 gramos.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

No seamos merluzos comprando pescado falsificado

Me acaba de llamar mi madre. Ya ha encargado la merluza para la comida de Navidad. “De las gallegas”, me advierte. “No de esas que te venden en el supermercado a 5 euros el kilo”. Aprecio el gasto, aunque me queda la duda. ¿Serán de verdad gallegas o en realidad son de esas baratas de Argentina, Perú o Namibia camufladas como de Celeiro?

Mi madre no tiene duda de su origen noratlántico, como tampoco lo tiene su pescadera de toda la vida. Los científicos son más escépticos, especialmente después de comprobar con modernas técnicas genéticas que una tercera parte de esos pescados de altísima calidad son burdas falsificaciones vendidas a alto precio. Lo mismo ocurre con otras especies como el mero, el bacalao o el lenguado, en realidad perca del Nilo, abadejo, fletán, tilapia o panga. El fraude no se comete ni en las lonjas ni en las pescaderías. Lo realizan intermediarios sin escrúpulos. Pero lo sufrimos todos.

El problema es doble. Por un lado la crisis nos hace abrazar con entusiasmo productos con sospechosos bajos precios, ajenos a que nadie regala duros a cuatro pesetas. Pero por otro lado está la sobrepesca. De acuerdo con la alianza de organizaciones ambientalistas Ocean2012, si en enero Europa dependiera únicamente del pescado salvaje capturado en sus aguas, el suministro se acabaría a principios del mes de julio. En definitiva, queremos más y más barato, un binomio económicamente difícil y ambientalmente imposible.

Hay alternativa, claro está. Consumir pescado etiquetado con algún distintivo de calidad nos garantizará siempre la trazabilidad de su origen. Pero sobre todo es necesario leer la letra pequeña de la información que por ley debe acompañar a todo pescado, donde se indica especie, zona de captura, método de producción y si es fresco o descongelado. No seas merluzo. Conviértete en un consumidor precavido. O te darán gato por liebre y panga por merluza.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Los Parques Nacionales de Canarias pueden desaparecer por falta de dinero

Las tijeras de los brutales recortes económicos siguen recortando nuestro futuro. Si en Sanidad y Educación son salvajes, imaginaros lo que está ocurriendo con otros sectores menos prioritarios como son los relacionados con el medioambiente. En el caso de Canarias la podadora no está respetando nada, ni siquiera los Parques Nacionales, nuestra joya de la Corona natural. Para el próximo año el presupuesto se quiere reducir un 75%. No habrá dinero ni para luchar contra los incendios forestales. Garajonay, Teide, Caldera de Taburiente y Timanfaya están en peligro de extinción.

Los cuatro Parques Nacionales de Canarias, espacios únicos en el Mundo, son visitados por más de 6.000.000 de turistas al año. A su indudable papel como motor económico, los cuatro añaden un incalculable valor sentimental y emocional, pero sobre todo ecológico.

Pero en poco tiempo han pasado de ser una referencia internacional a tener sobre ellos la amenaza de la desaparición. Desaparecer es una palabra muy dura, pero real: las figuras de protección como Parque Nacional, Patrimonio Mundial o Reserva de la Biosfera pueden dejar de serlo si no son gestionados adecuadamente. Y esto es algo que puede ocurrir si finalmente se aprueban los brutales recortes previstos, que se suman a los ya sufridos desde su reciente transferencia.

Según el sindicato CC.OO., el recorte supondrá la desaparición de unos 300 puestos de trabajo, “con todo lo que ello implica no sólo desde un punto de vista laboral, sino también social, medioambiental, de conservación, conocimiento, investigación y disfrute de estos espacios únicos en el mundo”.

Si se aprueba la drástica reducción presupuestaria los Parques dejarán de prevenir y luchar contra los incendios forestales, dejarán de crear empleo directo e indirecto, dejarán de mejorar la calidad de vida en sus Áreas de Influencia Socioeconómica, dejarán de mantener los equipamientos (senderos, miradores, áreas recreativas y de acampada) y de mantener abiertos centros de visitantes y aulas de la naturaleza, dejarán de promover programas de Educación Ambiental, dejarán de conservar las especies de flora y fauna en peligro de extinción, dejarán de restaurar áreas degradadas, dejarán de ser nuestro orgullo y pasarán a ser nuestra vergüenza.

Los Parques Nacionales de Canarias pueden acabar convirtiéndose en territorios sin gestión, sin control e indefensos a los vaivenes de los grupos de presión. Para impedirlo, trabajadores de los cuatro espacios se han rebelado y piden nuestro apoyo. Tan fácil como unir tu firma en esta cibercampaña de Change.org y seguirlos en la página que tienen en Facebook.

Garajonay, Teide, Caldera de Taburiente, Timanfaya. Cualquiera que conozca estos lugares no puede permitir su desaparición.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

La crisis vuelve a poner de moda la caza de pajaritos

Eran escenas de los años de hierro, de los tiempos de la pobreza extrema, el hambre y el analfabetismo. Gentes sin oficio ni beneficio, obligadas a ganarse unas pocas perras gordas cazando pajaritos con cepos de ballesta hechos de chatarra reaprovechada. Que luego se comían fritos en casa o vendían en los bares para ser consumidos como esquelética tapa entre chato y chato de vino.

Zorzales, colirrojos, currucas, gorriones, petirrojos, mirlos,… Ave que vuela a la cazuela. O a la sartén.

¿Escenas del pasado? Desgraciadamente no. Entre otras muchas calamidades esta crisis nos ha traído de nuevo a los pajareros. Especialmente en el sur de la Península, mayoritariamente en los extrarradios de las grandes ciudades, la caza de pajarillos vuelve a estar de moda. De triste moda.

No os confundáis. No es una necesidad. Esta raquítica caza ni da dinero ni aplaca el hambre. Se hace más que por otra cosa por aburrimiento de parado. Por hacer algo. Ajenos a la barbaridad de matar unas avecillas insectívoras que han elegido nuestro país para pasar el invierno. Protegidas con cariño en sus lugares de cría y comidas en el nuestro. Vergonzoso.

Está prohibido, es verdad, pero da lo mismo. Este método es ilegal y la utilización de tales trampas mortales puede suponer desde multas hasta penas de cárcel. El problema es que muchos de quienes deberían perseguirlos les permiten seguir matando con esa condescendencia que da la lástima. Pobre gente. Sólo son unos pajarillos. Unos pocos miles, cientos de miles de pajarillos, de aves canoras, de beneficiosas aves.

Yo no estoy de acuerdo. Seremos pobres pero nos queda la cultura y el respeto a las leyes. Con los cazadores de pajaritos tolerancia cero. ¿No opinas tú lo mismo?

Foto: Ecologistas en Acción-Jaén

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

La crisis económica amenaza al conejo

A la sombra de la crisis, una nueva tragedia se cierne sobre el medio ambiente español. La aparición de una variante del virus de la enfermedad hemorrágica amenaza a las poblaciones silvestres de conejo. Y sin este animal en el campo, linces, águilas imperiales y el resto de la fauna ibérica más amenazada está en peligro. Los romanos dieron a Hispania el significado de “tierra abundante en conejos”, pero eso era antes. La mixomatosis primero, a partir de la década de 1950, y la hemorrágica vírica desde 1989, han diezmado sus poblaciones y con ellas a los carnívoros que tienen en estos lagomorfos la base de su dieta y el secreto de su control natural.

Como siempre, la culpa la ha tenido el coladero sanitario de nuestras fronteras. La nueva cepa se detectó en 2010 en varias granjas francesas, pero nada se hizo para impedir su avance. Al año siguiente ya se había expandido por las granjas españolas y ha empezado a infectar a las primeras poblaciones silvestres de Aragón. El trasiego de piensos está considerado uno de los principales vectores de expansión de la epidemia. Mata a cerca de la mitad de los jóvenes y de momento no hay vacuna.

Para sonrojo de las Administraciones, una vez más han sido los ciudadanos, de la mano de las asociaciones conservacionistas, quienes han activado las alarmas pues se temen lo peor. SEO/BirdLife, WWF y Ecologistas en Acción piden establecer una red nacional de vigilancia y seguimiento que permita la alerta temprana de posibles focos. Algo cada vez más difícil pues la actual crisis económica lo primero que ha hecho es dejar sin presupuesto a los organismos de Medio Ambiente. Tanto dinero invertido durante tantos años para proteger al lince o al águila imperial, y se nos puede ir todo al garete porque no hay personal para evitar que conejos enfermos sean liberados en el monte.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

“Se veía venir”. Dos abuelos sorianos predijeron la crisis económica en 2007

Un vídeo, resumen rescatado de un documental fallido, está revolucionando Internet y ya lleva medio millón de reproducciones. En él dos abuelos de un pueblecito soriano, Valdegeña para más señas, 44 habitantes censados, hacen en 2007 una lúcida profecía de la crisis que un año antes del estallido de la burbuja inmobiliaria ellos ya vieron venir.

Escucharles ahora, cinco años después de grabado, nos provoca una amarga sonrisa. Frente a tanto experto en economía y tertuliano de salón os recomiendo el vídeo de estos dos auténticos sabios de la Tierra. Sin estudios, pero con los ojos bien abiertos por la experiencia que da la vida. Algunas perlas de sus enseñanzas:

Profecía de los desahucios:

“Si es que la gente joven pide 40 millones de un piso, y se creen que 40 millones salen de la gorra. Y luego, como no lo pagan: al embargo. Y esto va a terminar mal, esto va a terminar pero que muy mal”.

Profecía de los economistas:

“Economía no hace falta estudiar. El hombre que gane 5 duros, que se gaste 1, y ya está la economía. Pero si el hombre que gana 5 duros se gasta 6, ya se ha jodido la economía”.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)