La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘búho chico’

Una pareja de búhos cría en la maceta del balcón de una casa

La naturaleza tiene esas sorpresas agradables. Por ejemplo, la que se llevó hace poco Asun en su propia casa en una pequeña localidad de Andalucía. Una pareja de búhos chicos (Asio otus) ha criado cuatro pollos en el balcón, entre geranios floridos. ¡Qué maravilla! Como ella misma me ha contado por correo electrónico, todo comenzó el día en que se encontró la tierra de una maceta revuelta y pensó que había sido el perro. Éstas son sus palabras:

El domingo de esa semana abrí la terraza y cuando el perro se lanzó a la maceta oí un aleteo extraño y al asomarme encontré el primer huevo. Cerré la puerta para no molestar pero la madre no volvió en todo el día y , ya de noche y con el frío que hacía, decidí meter el huevo en casa bajo una luz que le diera calor, como hace mi padre con los huevos de gallina.

Bien entrada la noche oímos a la madre reclamando su huevo, lo devolvimos a la maceta y al día siguiente había dos. Al otro tres y al otro cuatro.

La incubación ha sido toda una experiencia porque esa madre ha pasado todo el viento solano del mundo, agua y granizo (lo poco que hemos tenido este año) y sol de justicia en su momento.

Un día me asomé y ahí estaban los peques. Al principio siempre acompañados y después ya solos y esperando su alimento.

Sigue el relato de esta increíble historia el fotógrafo Luis Barrón en Fotonatura:

Con el tiempo los pollos abandonaron el nido-maceta y estuvieron durante días saltando de tejado en tejado. Ante el miedo a la caída desde una altura de 15 metros a un patio donde deambulan perros y gatos, los dueños de la casa decidieron colocar una malla plástica alrededor de la baranda, pero el instinto fue mas fuerte y finalmente los pollos treparon y saltaron a los tejados, excepto el pequeñín que debido a su menor desarrollo no pudo seguir a los hermanos y permaneció en la maceta.

Durante dos días el benjamín no recibió visitas de los padres, a pesar de sus insistentes llamadas, por lo que los dueños decidieron suministrarle carne de pollo que él ingería sin dificultad. Pasados otros tres días y sin tener visita de los padres, que se les oía y veía en los alrededores alimentando a los otros hermanos, decidieron entregarlo en el Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) de Los Villares, para evitar la impronta y que pudiese así desarrollarse junto a otros de su especie.

Le pregunto a Asun si los vecinos se han quejado de tan inusuales visitantes. Y me responde que “al contrario, los niños estaban entusiasmados y los adultos felices por la desaparición de palomas, estorninos y ratones”. Como sabéis, los búhos chicos son unos extraordinarios cazadores de todos esos animales que tanto nos disgustan.

Miradlos otra vez ¿no son preciosos estos búhos?

Las simpáticas fotos que acompañan a este post son de Luis Barrón Vida, quien ha tenido la gentileza de permitir su publicación en La Crónica Verde.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)