La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘Azores’

Tres países se reparten las Islas Afortunadas

Teide2007

Pensamos en las Islas Afortunadas y automáticamente la imaginación (y las ganas) nos lleva a Canarias, sobre todo ahora que el invierno aprieta. Sin embargo pocos saben que esas islas tan deseadas son para los biólogos muchas más de las que imaginamos. En realidad agrupan a cinco archipiélagos repartidos en tres países: España, Portugal y Cabo Verde. Y si me apuras, también hay un enclave en el continente africano; Marruecos sería el cuarto país macaronésico.

Fueron los griegos quienes situaron ese mítico territorio al oeste de las columnas de Hércules.  Islas Afortunadas o de la Felicidad (μακάρων νη̂σοι; makárôn nêsoi), el Paraíso a donde iban las almas de los difuntos virtuosos. En la actualidad Macaronesia es un concepto fundamentalmente biogeográfico y botánico acuñado a partir del siglo XIX y que agrupa a los archipiélagos volcánicos de Azores, Madeira, Salvajes, Canarias y Cabo Verde, además de una amplia franja costera africana situada en Marruecos, al sur de Agadir.

Tan interesante rincón del planeta tiene desde hace muy poco una completa plataforma en Internet. www.macaronesian.org es una herramienta digital de consulta y acceso universal con contenidos en español, portugués e inglés. Incluye una enciclopedia multimedia y una biblioteca virtual con más de dos mil entradas con archivos de texto, audio, vídeo e imágenes sobre diferentes temas vinculados a la Historia Natural de esta región.

La creación del portal es una de las principales acciones desarrolladas en el marco de “PLINIO XXI”, un proyecto cofinanciado por la Comunidad Europea a través del Programa de Cooperación Transnacional Madeira-Azores-Canarias (MAC) 2007-2013, promovido por el Cabildo de Tenerife y con la Universidad de Cabo Verde como principal socio.

Son muchos los amigos míos que participan en este proyecto. Y muchos más los que nos vamos a beneficiar de su existencia. Te invito a entrar en la plataforma. Hay de todo, incluso buenos documentales y hasta reclamos de aves, así que no te asustes. Sumérgete plácidamente en los saberes macaronésicos.

Macaronesia

 

Foto: Wikimedia Commons

Mapa: PLoS One. 2008 May 14;3(5):e2139. doi: 10.1371/journal.pone.0002139. Timing and tempo of early and successive adaptive radiations in Macaronesia. Kim SC(1), McGowen MR, Lubinsky P, Barber JC, Mort ME, Santos-Guerra A.

Otras entradas relacionadas:

 

Plantas invasoras ponen en peligro a las aves

Priolo

Muchos nos llaman exagerados. Cada vez que criticamos con dureza el escaso interés de los Gobiernos por impedir la llegada de especies invasoras nos tachan de alarmistas. ¿Qué hay de malo con tener cotorras en Barcelona, eucaliptos en Asturias, visones americanos en Galicia, mapaches en Madrid, cangrejos americanos en el Duero, galápagos de Florida en el Guadiana? ¿Qué hay de malo en que el plumero de la Pampa “se escape” de los jardines y se extienda por los prados cantábricos, que la uña de gato tapice las dunas de Doñana, que el catus de Arizona conquiste nuestros desiertos ibéricos?

Para cada una de estas preguntas se podrían escribir varios libros, detallando los mil y un desastres que estas liberaciones, intencionadas o accidentales, están provocando en la naturaleza. Porque su aparición no es, como piensan algunos, evolución natural. Es involución.

Que se lo digan al priolo (Pyrrhula murina). Muchos no habrán oído en la vida tan extraño nombre ni lo sabrán relacionar con un bellísimo pajarito.  Pero existe, aunque está en las últimas en el único lugar del mundo donde puede observarse: las Azores (las del famoso anticiclón). En concreto en sólo una de estas islas: San Miguel.

En ese remoto lugar en medio del Atlántico, más cercano a América que a Europa, hay un camachuelo único adaptado a vivir tan sólo en sus escasos bosques de laurisilva. Durante siglos esta vegetación igualmente única desapareció bajo el hacha, el fuego y el diente del ganado. Pero lo poco que ha quedado se enfrenta hoy a un problema aún mayor. Varias de las más de 500 especies vegetales introducidas están modificando gravemente el monte. Y los priolos, incapaces de adaptarse a esos nuevos bosques bastardos, son cada vez menos.

En el siguiente vídeo, la Sociedad Portuguesa para el Estudio de las Aves (SPEA) explica el problema y nos pide ayuda a través de una “campaña de Naturfunding“. Con ella recauda dinero para seguir en la desigual lucha de acabar con las invasoras y recuperar el bosque nativo, fundamental para la supervivencia de estas singulares aves y decenas de otras especies únicas.

Y hablando de plantas invasoras, aprovecho para felicitar desde aquí a mi querido amigo y maestro Wolfredo Wildpret de la Torre, a quien el Ayuntamiento de Cádiz ha concedido el Premio Iberoamericano de Botánica José Celestino Mutis. Botánico y doctor en Farmacia, se premia a este canario universal por su estudio “Plantas exóticas invasoras en Canarias procedentes del continente americano”. Considerado por el jurado como mejor trabajo original e inédito sobre la ciencia botánica, lo firma junto a su inseparable mujer y gran científica (además de gran amiga) Victoria Eugenia Martín Osorio.

Patear el campo junto a tan entrañables sabios es uno de esos raros lujos que la vida nos concede.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)