La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘Azores’

Este pajarito está revolucionando la historia natural de Europa

Pinzón vulgar de la isla de La Palma, muy diferente al europeo.

Los pinzones de las Galápagos revolucionaron la mente de Darwin y acabaron revolucionando a toda la especie humana, pues nos pusieron en el lugar donde nos negábamos a estar, una insignificante pieza más en la fascinante evolución de la vida en el planeta Tierra. Los pinzones de Canarias (y de Azores y de Madeira) siguen protagonizando sorpresas evolutivas.

Un equipo de investigación del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (MNCN-CSIC) y la Universidad de Oviedo ha reconstruido cómo se produjo la dispersión de los pinzones vulgares, Fringilla coelebs, en Macaronesia mediante el análisis de marcadores genéticos. Los resultados demuestran su origen continental, y cómo desde Europa y el Norte de África colonizaron en primer lugar el archipiélago de las Azores (¿curioso, verdad? pues es el más alejado de todos), después Madeira y finalmente las Islas Canarias.

En cada uno de estos lugares los pinzones formaron poblaciones genéticamente diferenciadas y acumularon diferencias en su morfología y color del plumaje. Tras este trabajo, el equipo de científicos propone elevar al rango de especie a los pinzones del norte de África, Azores, Madeira y Canarias, que de momento se consideran meras subespecies de los europeos.

Macho de pinzón europeo. Foto: SEO/BirdLife

Una historia (evolutiva) asombrosa

Del tamaño de un gorrión pero bellos colores, el pinzón vulgar es una de las aves más abundantes en los bosques y jardines europeos. Su área de distribución va desde el norte de África, toda Europa y Asia, donde llega hasta el oeste de Mongolia y Siberia, pasando por los archipiélagos de las Azores, Madeira y Canarias, es decir todas las islas macaronésicas excepto Cabo Verde y las Salvajes.

“Los análisis genómicos nos han permitido entender cómo se produjo la colonización de los archipiélagos macaronésicos y hasta qué punto estas poblaciones han evolucionado hasta formar especies diferentes”, explica la investigadora del MNCN María Recuerda.

El estudio, publicado en la revista Molecular Phylogenetics and Evolution, demuestra que la colonización de estas aves siguió una ruta sorprendente. Hace alrededor de 800.000 años salieron del continente y llegaron a las Azores, y desde allí continuaron a Madeira y finalmente a las Canarias.

“Además de lo curioso del recorrido, ya que por distancia parecería más probable que la especie hubiera llegado a Canarias antes que a Azores, nos ha sorprendido la elevada variabilidad genética que albergan las poblaciones de las Azores”, apunta Recuerda. “Creemos que los grupos que llegaron desde el continente fueron muy numerosos y mantuvieron la variabilidad genética alta, cosa que no ocurrió en las colonizaciones insulares posteriores, pues se aprecia claramente la reducción de la variabilidad genética a medida que progresa la colonización, encontrando una diversidad menor en Madeira y aún menor en Canarias”, continúa.

Nuevas especies

Debido a las diferencias de color y morfología, las distintas poblaciones estudiadas se han considerado  hasta ahora subespecies de la especie euroasiática, Fringilla coelebs.

Existen tres subespecies en África, de las que se ha trabajado con Fringilla coelebs africana; una en Azores, Fringilla coelebs moreletti; una en Madeira, Fringilia coelebs maderensis, y cuatro en Canarias que corresponden al área en la que viven, Fringilla coelebs palmae, en La Palma, Fringilla coelebs bakeri, en Gran Canaria, Fringilla coelebs canariensis, en la Gomera y Tenerife y Fringilla coelebs ombriosa, en El Hierro.

“Los resultados obtenidos revelan una marcada diferenciación genética entre subespecies que coincide con las diferencias morfológicas, y por eso proponemos que se eleve al rango de especie a las poblaciones del norte de África, Azores, Madeira y Canarias, de manera que se reconozcan cuatro nuevas especies, manteniendo las especies de Canarias y Norte de África sus subespecies respectivas”, concluye la investigadora del MNCN.

Artículo de referencia: M. Recuerda, J.C. Illera, G. Blanco, R. Zardoya y B. Milá (2021). Sequential colonization of oceanic archipelagos led to a species-level radiation in the common chaffinch complex (Aves: Fringilla coelebs). Molecular Phylogenetics and Evolution. DOI: https://doi.org/10.1016/j.ympev.2021.107291

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Tres países se reparten las Islas Afortunadas

Teide2007

Pensamos en las Islas Afortunadas y automáticamente la imaginación (y las ganas) nos lleva a Canarias, sobre todo ahora que el invierno aprieta. Sin embargo pocos saben que esas islas tan deseadas son para los biólogos muchas más de las que imaginamos. En realidad agrupan a cinco archipiélagos repartidos en tres países: España, Portugal y Cabo Verde. Y si me apuras, también hay un enclave en el continente africano; Marruecos sería el cuarto país macaronésico.

Fueron los griegos quienes situaron ese mítico territorio al oeste de las columnas de Hércules.  Islas Afortunadas o de la Felicidad (μακάρων νη̂σοι; makárôn nêsoi), el Paraíso a donde iban las almas de los difuntos virtuosos. En la actualidad Macaronesia es un concepto fundamentalmente biogeográfico y botánico acuñado a partir del siglo XIX y que agrupa a los archipiélagos volcánicos de Azores, Madeira, Salvajes, Canarias y Cabo Verde, además de una amplia franja costera africana situada en Marruecos, al sur de Agadir.

Tan interesante rincón del planeta tiene desde hace muy poco una completa plataforma en Internet. www.macaronesian.org es una herramienta digital de consulta y acceso universal con contenidos en español, portugués e inglés. Incluye una enciclopedia multimedia y una biblioteca virtual con más de dos mil entradas con archivos de texto, audio, vídeo e imágenes sobre diferentes temas vinculados a la Historia Natural de esta región.

La creación del portal es una de las principales acciones desarrolladas en el marco de “PLINIO XXI”, un proyecto cofinanciado por la Comunidad Europea a través del Programa de Cooperación Transnacional Madeira-Azores-Canarias (MAC) 2007-2013, promovido por el Cabildo de Tenerife y con la Universidad de Cabo Verde como principal socio.

Son muchos los amigos míos que participan en este proyecto. Y muchos más los que nos vamos a beneficiar de su existencia. Te invito a entrar en la plataforma. Hay de todo, incluso buenos documentales y hasta reclamos de aves, así que no te asustes. Sumérgete plácidamente en los saberes macaronésicos.

Macaronesia

 

Foto: Wikimedia Commons

Mapa: PLoS One. 2008 May 14;3(5):e2139. doi: 10.1371/journal.pone.0002139. Timing and tempo of early and successive adaptive radiations in Macaronesia. Kim SC(1), McGowen MR, Lubinsky P, Barber JC, Mort ME, Santos-Guerra A.

Otras entradas relacionadas:

 

Plantas invasoras ponen en peligro a las aves

Priolo

Muchos nos llaman exagerados. Cada vez que criticamos con dureza el escaso interés de los Gobiernos por impedir la llegada de especies invasoras nos tachan de alarmistas. ¿Qué hay de malo con tener cotorras en Barcelona, eucaliptos en Asturias, visones americanos en Galicia, mapaches en Madrid, cangrejos americanos en el Duero, galápagos de Florida en el Guadiana? ¿Qué hay de malo en que el plumero de la Pampa “se escape” de los jardines y se extienda por los prados cantábricos, que la uña de gato tapice las dunas de Doñana, que el catus de Arizona conquiste nuestros desiertos ibéricos?

Para cada una de estas preguntas se podrían escribir varios libros, detallando los mil y un desastres que estas liberaciones, intencionadas o accidentales, están provocando en la naturaleza. Porque su aparición no es, como piensan algunos, evolución natural. Es involución.

Que se lo digan al priolo (Pyrrhula murina). Muchos no habrán oído en la vida tan extraño nombre ni lo sabrán relacionar con un bellísimo pajarito.  Pero existe, aunque está en las últimas en el único lugar del mundo donde puede observarse: las Azores (las del famoso anticiclón). En concreto en sólo una de estas islas: San Miguel.

En ese remoto lugar en medio del Atlántico, más cercano a América que a Europa, hay un camachuelo único adaptado a vivir tan sólo en sus escasos bosques de laurisilva. Durante siglos esta vegetación igualmente única desapareció bajo el hacha, el fuego y el diente del ganado. Pero lo poco que ha quedado se enfrenta hoy a un problema aún mayor. Varias de las más de 500 especies vegetales introducidas están modificando gravemente el monte. Y los priolos, incapaces de adaptarse a esos nuevos bosques bastardos, son cada vez menos.

En el siguiente vídeo, la Sociedad Portuguesa para el Estudio de las Aves (SPEA) explica el problema y nos pide ayuda a través de una “campaña de Naturfunding“. Con ella recauda dinero para seguir en la desigual lucha de acabar con las invasoras y recuperar el bosque nativo, fundamental para la supervivencia de estas singulares aves y decenas de otras especies únicas.

Y hablando de plantas invasoras, aprovecho para felicitar desde aquí a mi querido amigo y maestro Wolfredo Wildpret de la Torre, a quien el Ayuntamiento de Cádiz ha concedido el Premio Iberoamericano de Botánica José Celestino Mutis. Botánico y doctor en Farmacia, se premia a este canario universal por su estudio “Plantas exóticas invasoras en Canarias procedentes del continente americano”. Considerado por el jurado como mejor trabajo original e inédito sobre la ciencia botánica, lo firma junto a su inseparable mujer y gran científica (además de gran amiga) Victoria Eugenia Martín Osorio.

Patear el campo junto a tan entrañables sabios es uno de esos raros lujos que la vida nos concede.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)