BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘alemania’

Bayer rechaza que sus insecticidas estén acabando con las abejas

Escultura de gran tamaño dedicada a la abeja en el Bee Center de Bayer. Nótese el ácaro de la varroa en la espalda.

¿Se están extinguiendo las abejas? ¿Tiene la culpa de su preocupante desaparición la multinacional Bayer y sus insecticidas?

Buscando respuestas a estas preguntas me he ido directamente a Alemania, al gran centro de Bayer Crop Science dedicado a desarrollar esos productos químicos específicos para la agricultura que tanto se usan y tanto miedo nos dan. Tendré la oportunidad de viajar acompañado por dos de los científicos que más saben en Europa de estos insectos y de visitar en su compañía el Bee Care Center de Monheim, muy cerca de la ciudad de Düsseldorf.

Nos ha invitado la propia multinacional a un grupo de periodistas españoles apenas una semana después de que la Unión Europea haya prohibido el uso de dos de sus insecticidas tras relacionarlos directamente con la muerte masiva de abejas en el continente.

“Te van a comer el coco”, me advierten mis amigos ecologistas.

“Me van a dar información”, les respondo yo.

Lee el resto de la entrada »

Encuentran dos leones perdidos en un aparcamiento de Alemania

PhotoElsa&Marley

Hay historias que te ponen los pelos de punta y te hace renegar de la supuesta sociedad civilizada que se supone es Europa. Es el caso de la triste aventura de los jóvenes leones hermanos Elsa y Marley. Estos dos maravillosos animales fueron encontrados vagando perdidos en un aparcamiento de Zielitz (Sajonia-Anhalt, Alemania). Sí, lo has leído bien. Caminaban perdidos y asustados por entre los coches. Lee el resto de la entrada »

Pingüinos homosexuales consiguen ser padres

Una pareja de pingüinos homosexuales del zoológico de la ciudad de Bremerhaven (norte de Alemania) ha logrado hacer realidad el sueño de convertirse en padres.

‘Z-Punkt’ y ‘Viel-Punkt’, ambos machos, son pareja desde hace 20 años. Empeñados en criar juntos, solían incubar estériles piedras. Tampoco eran los únicos. Entre los 20 ejemplares adultos de pingüino de Humboldt (Spheniscus humboldti) del zoo se dan todo tipo de combinaciones familiares: seis de las parejas son heterosexuales, tres homosexuales y dos ejemplares se mantienen solteros.

Hace cuatro años, la dirección del centro trató de reconducir las preferencias sexuales de sus inquilinos trayendo cuatro hembras de Suecia. Cuatro flamantes suecas a cuyos encantos nórdicos los pingüinos homosexuales se mostraron insensibles.

La experiencia del zoo de Bremenhaven desató una ola de protestas de los colectivos homosexuales, que consideraban se estaba bloqueando el amor entre parejas del mismo sexo. Finalmente se ha optado por respetar esta opción, favoreciendo incluso su instinto de pareja.

Según ha informado EFE, tras adoptar con éxito un huevo que había sido rechazado por sus padres biológicos, ‘Z-Punkt’ y ‘Viel-Punkt’ no lo dudaron un segundo a la hora de ponerse a empollarlo. Y una vez que el pollito nació, sus papás adoptivos asumieron de buen grado todas las funciones propias de la paternidad, desde darle de comer la papilla regurgitada de pescado, a calentarlo o cuidarle el plumaje.

Así seguirán haciéndolo hasta que el pequeño, que acaba de cumplir cuatro semanas, se haga adulto y pueda abandonar el nido.

La homosexualidad es relativamente frecuente en la Naturaleza. En el mundo animal, la homosexualidad ha sido observada en alrededor de 1.500 especies, desde primates hasta parásitos intestinales, y ha sido bien documentada en unas 500 especies.

——

Fotografía de los pingüinos ‘Z-Punkt’ y ‘Viel-Punkt’ en su cueva-nido en el Zoo “Am Meer”, en Bremerhaven, Alemania. (EFE)

Viaje alucinante (y antiecológico) de una manzana

Sano como una manzana. ¿Existe un alimento más natural? Pues depende, tanto de su método de cultivo (ecológico o industrial) como de su lugar de origen. Porque al menos en gasto energético, la energía primaria necesaria para que una manzana perfecta de esas que en estas fechas invernales vemos en las fruterías, pongamos por caso de la popular variedad ‘Golden Delicious‘, llegue a ciudades densamente pobladas como las nuestras desde países remotos, es escalofriante.

La energía invertida en el transporte de una manzana (o un kiwi o unos lichis) de países tan lejanos como Nueva Zelanda a España (23.000 kilómetros) representa 35 veces la que se ha utilizado en forma de abono para producirla. Exactamente la energía equivalente a tener encendida una bombilla incandescente de 100 watios durante más de 10 días seguidos. Un derroche salvaje que, a pesar de todo, logra poner en la mesa fruta con precios más bajos que los de nuestras sabrosas manzanas leridanas o del Cinca.

Incluso almacenándola durante meses en cámaras frigoríficas siguen siendo energéticamente más eficientes que las llegadas de muy lejos. Esto último lo ha demostrado recientemente el investigador alemán Michael Blanke, en un Congreso Internacional de Horticultura cuyas actas han visto este año la luz.

En su caso Blanke hizo el cálculo con frutas llegadas a la populosa región alemana del Rhein-Ruhr (8 millones de consumidores) en el mes de abril. Para ello comparó el gasto energético entre dos lotes de manzanas. Por un lado las cosechadas en Alemania a mediados de octubre y almacenadas durante 5 meses en cámaras de refrigeración hasta mediados de marzo. Por otro lado manzanas frescas de la misma variedad nacidas en el hemisferio sur, en Hawke’s Bay, Nueva Zelanda o Grabouw-Elgin, en la provincia occidental del Cabo, Sudáfrica. Estas manzanas fueron recogidas en marzo y tardaron 28 días y 14 días de transporte, respectivamente, en llegar en buques frigoríficos a Amberes para su posterior venta en Alemania.

El resultado fue el esperado. El transporte desde lugares tan lejanos como nuestras antípodas consume mucho más que el almacenamiento de los productos locales. Con el añadido de su beneficiosa implicación en el mantenimiento del empleo local, huertos frutales, redes regionales de producción, preservación del paisaje, junto con una mayor seguridad alimentaria y empleo de sistemas de garantía de calidad europeos tales como QS y EUREP-GAP.

Resumiendo. Cuando vayas a comprar fruta mira bien antes su procedencia. Cuanto más lejos vienen mayor es el derroche energético y el daño que le hacemos a nuestra agricultura nacional. Así que seamos consumidores concienciados, también en Navidad.