La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Hay que ser muy tonto para regalar mascotas exóticas por Navidad

Kinkajúes enjaulados.

Imagina que llega el día de Navidad o el de Reyes y, al abrir los regalos, te encuentras un kinkajú envuelto en papel de regalo. Es verdad, primero tendrías que tirar de Google Lens para identificar como kinkajú o martucha a ese bichito adorable de ojitos saltones y cara de extraterrestre.

Tu segundo paso sería mirar en Internet para saber qué rayos comen esos animales (acabas de descubrir que son carnívoros) y cómo cuidarlos.

El tercer paso, si eres una persona con dos dedos de frente, es identificar al familiar que te ha regalado tan exótica mascota y darle un cogotazo por tonto.

Si es un auto regalo, el tonto eres tú.

La mala noticia es que el consumo mundial de animales exóticos como raras mascotas va en aumento. Y es un problema morrocotudo, tanto desde el punto de vista ambiental (ese mercado provoca la extinción de especies) como sanitario (zoonosis) y, por supuesto, de bienestar animal. ¿Qué se puede hacer para impedirlo?

Macaco enjaulado.

Compras compulsivas de mascotas

Las principales asociaciones de protección animal han alertado estos días, a través de un comunicado de prensa, sobre la creciente demanda “compulsiva” en estos días de animales exóticos comprados como animales de compañía a pesar de los riesgos que esto conlleva para la salud pública y la biodiversidad.

Por ello, desde distintas asociaciones y centros de recuperación de animales exóticos quieren concienciar a los ciudadanos para que antes de comprar piensen dos veces todo lo que conlleva y esconde el comercio de animales de exóticos. Porque no son cosas molonas, como algunos se empeñan en convencernos.

Estas modas son aceleradas por las redes sociales, que viralizan vídeos e historias humanizando a estos animales y dando una imagen errónea de “mascotas ideales y fáciles de mantener”. Cuando es exactamente lo contrario.

La compra por internet también ha multiplicado las transacciones de miles de especies exóticas. Un mensaje por WhatsApp y una transferencia es lo poco que se necesita para hacerse con uno de estos ejemplares, incluso en un momento en el que el mundo sufre las consecuencias de una pandemia originada por una enfermedad zoonótica (transmitida entre animales y humanos).

Un negro mercado de animales

El mercado de animales exóticos mueve millones de euros. Para aumentarlo, los mayoristas del sector crean modas a través de las redes sociales y así incrementar la demanda de estos animales, los cuales necesitan de unos cuidados y condiciones que son imposibles de garantizar a manos de particulares, critica la Coalición para el Listado Positivo.

Esta coalición está formada por las organizaciones AAP Primadomus, ANDA y FAADA, y promueve la adopción en España de un sistema regulatorio basado en listados positivos que recoja las especies susceptibles de tenencia y comercio como animales de compañía, quedando automáticamente prohibidas todas las demás. Porque el problema se nos está yendo de las manos.

Los centros de rescate de exóticos están saturados. Sin ir más lejos, en el último mes el centro de rescate de mamíferos exóticos AAP Primadomus, situado en Villena (Alicante), ha recibido 13 kinkajúes, 5 servales y un mono tití, incautados por las autoridades.

La vergüenza de las ferias

La impunidad de este comercio es absoluta. Como se puede contrastar en cualquiera de las ferias de animales de España, como las recientes Expoterraria de Madrid o Barcelona, que se siguen celebrando incluso en plena pandemia, el número de especies exóticas con las que se comercia es innumerable. En ellas las condiciones de los animales son deplorables y se sigue permitiendo el contacto directo entre público y animales en todo momento.

Este vídeo grabado en una de estas ferias pone los pelos de punta. Animales tratados como objetos.

En un porcentaje muy alto de los casos, estos animales acaban muriendo prematuramente en el transporte o por la omisión de sus cuidados básicos en la tenencia privada.

También son sacrificados masivamente por las autoridades cuando se convierten en un problema, como es el caso de las cotorras en Madrid, los mapaches en muchas localidades españolas o las tortugas de florida en la Comunidad Valenciana.

Marta Merchán, coordinadora de la Coalición para el Listado Positivo, reconoce que ahora mismo “los centros de rescate estamos desbordados y nos enfrentamos diariamente a los problemas provocados por este comercio, ya que las especies con las que se comercia son innumerables y cada vez se introducen modas nuevas”.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

3 comentarios

  1. Dice ser Merce

    Para cuando leyes mas duras basta ya esta jentuza tiene que pagar ya y no irse de rositas

    24 diciembre 2021 | 15:10

  2. Dice ser Marta

    César, el titular debería ser “Hay que ser muy tonto para regalar mascotas por Navidad”. Ni exóticas ni no exóticas. La tenencia de un ser vivo solo puede ser el resultado de un proceso en el que la información y el sentido común deben prevalecer.
    Asi que vamos a mojarnos un poquito y a romper clichés que ya toca.

    25 diciembre 2021 | 05:46

  3. Dice ser Carlos

    Mezclas cosas distintas en tu articulo , una cosa es regalar animales en navidad ( que es completamente criticable, no solo de exoticos , sino de todo tipo de animales que como bien te recuerdan debe ser un proceso muy pensado para evitar compras inadecuadas o compulsivas )

    No se explica , si no es por el desconocimiento del que ha escrito este articulo, que se compare estas compras navideñas con expoterraria , máxime cuando las fechas de expoterraria no son en las fiestas navideñas (precisamente para evitar esta problemática) , tampoco se explica esta crítica infundada al mundo de la terrariofilia y la alarma infundada sobre posibles zoonosis provocado por exoticos, cuando son los perros y gatos mucho mas peligrosos para los humanos en lo que a zoonosis se refiere.
    Un consejo al autor , si hace un poco de periodismo de investigación , se informa un poco antes de escribir y deja de un lado las directrices animalistas seguro que en el proximo artículo el resultado es un poco mas veraz que ahora

    16 enero 2022 | 18:30

Los comentarios están cerrados.