La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Cinco vergüenzas por las que agoniza el Mar Menor y cinco soluciones

Peces muertos recogidos en el Mar Menor. Foto: ANSE

El Mar Menorla mayor laguna salada de Europa, joya natural y turística de Murcia, se muere irremediablemente. Si hiciéramos allí una cata de paisaje de esas que tanto nos gustan, la primera sensación que tendríamos sería repugnancia por su nauseabundo olor a putrefacción. Pero automáticamente nos embargaría una inmensa pena, porque el paisaje de esas aguas mansas es bellísimo, maravilloso a pesar de la saña con la que lo hemos maltratado en los últimos 50 años.

La suya es la crónica de una muerte anunciada… por científicos y ecologistas desde hace medio siglo. Pero a ellos les ha pasado lo mismo que a la mitológica Casandra. A pesar de sus avisos, de sus alarmas, ningún ciudadano dio crédito a sus vaticinios basados en ciencia.

Un estudio realizado por la Universidad de Alicante en 2005 ya alertaba de esta situación de peligro y desastre ecológico. Pero nadie creyó en sus pronósticos, tachados rápidamente de alarmistas, exagerados. O al menos, nadie hizo nada para evitar esta tremenda catástrofe ambiental, social, sanitaria y económica que se veía venir. Y que ha llegado.

Te resumo las cinco grandes razones, las cinco grandes vergüenzas, por las que esta hermosa pero al mismo tiempo frágil albufera agoniza:

“Sopa verde” de algas a las orillas del Mar Menor.

¿Por qué muere el Mar Menor?

  1. Lo hemos convertido en una inmensa “sopa verde”. Sus aguas, antaño transparentes, se han llenado de fitoplancton, de algas (por eso su color verde) que consumen todo el oxígeno acuático, matando literalmente por asfixia a todo bicho viviente. En términos técnicos a este proceso se le denomina anoxia. Es la última y letal etapa del largo proceso de eutrofización de la gran albufera murciana, una bomba de relojería que ha empezado a estallarnos en las manos.
  2. Hemos dado de comer a sus enemigos. Las aguas que vierten allí ya no llegan limpias y dulces, para mezclarse sabiamente con las aguas marinas que entran por sus golas (canales). Llegan preñadas de nutrientes químicos, excedentes de una agricultura industrial intensiva que derrocha agua y fertilizantes en el Campo de Cartagena. Al Mar Menor entran todos los años no menos de 1.000 toneladas de nitratos y 240 toneladas de fosfatos. En lugar de conservar la vida de peces y crustáceos, hemos abonado el agua para que se disparen las poblaciones de algas microscópicas.
  3. Hemos desarrollado una agoindustria insostenible a su alrededor. Greenpeace señala como gran culpable al trasvase Tajo-Segura. Según su informe El Mar Menor, una víctima del trasvase Tajo-Segura, el aporte de agua procedente del trasvase para regar el Campo de Cartagena ha sido el origen de la muerte de la laguna. En su opinión, el exceso de agua trajo consigo un desarrollo exponencial de una agricultura de regadío intensiva basada en agrotóxicos, y su consiguiente contaminación de las aguas. Entre 1988 y 2009 el regadío pasó allí de unas 25.150 hectáreas a unas 60.700 hectáreas.
  4. Hemos permitido un “Burbuja del Agua”. Llámalo corrupción, permisividad o estupidez institucional, pero las autoridades regionales han permitido la existencia de miles de hectáreas de regadíos ilegales. E incluso han negado muchas veces su existencia. Pero existen. Exactamente unas 8.500 hectáreas piratas, según datos de la Confederación Hidrográfica del Segura. Tarde y mal, el desmantelamiento de estos regadíos ilegales está siendo lento por falta de coordinación y ejecución de los expedientes por parte de la Comunidad Autónoma. También por culpa de los recursos judiciales de los propietarios afectados, que no quieren perder el chollo agroeconómico que se han montado.
  5. Nos hemos cargado el turismo. En el Mar Menor se concentra más de la mitad de las plazas hoteleras de toda la región de Murcia, pero esta economía se ha hundido. Nadie se atreve a bañarse en sus aguas sucias y malolientes. La gente está cerrando locales, vendiendo las casas y eligiendo otros lugares a donde pasar las vacaciones. El desastre económico es brutal.

Un buzo nada dentro de la “sopa verde” del Mar Menor. Foto: ANSE/WWF

¿Podemos salvar al Mar Menor de una muerte anunciada?

Es terriblemente complicado pero no imposible. Pasa en primer lugar por asumir que economía y medio ambiente no son incompatibles sino aliados. Que es perfectamente posible desarrollar una agricultura sostenible, de calidad y rentable, sin destrozar el futuro de toda una región. Porque los agricultores del Campo de Cartagena no son el problema sino la solución.

Obligará a hacer muchos cambios que no serán baratos, no serán rápidos y tendrán sus perjudicados. Pero es necesario hacerlo con valentía y hacerlo ya.

Las 5 acciones urgentes basadas en la naturaleza propuestas por Ecologistas en Acción y ANSE son las siguientes:

  1. Firma por su futuro. Es importante lograr cuanto antes esas 500.000 firmas que exigen la Personalidad Jurídica del Mar Menor a través de una Iniciativa de Legislación Popular (ILP). Que el Mar Menor sea considerado como una persona (es decir, se dote de Personalidad Jurídica al Mar Menor), cuente con derechos y esté protegido. [¿Ya has firmado? Consulta aquí dónde poder hacerlo]
  2. Menos regadíos. Desmantelamiento de todas las superficies de regadío ilegal del Campo de Cartagena.
  3. Dominio público verde. Deslinde, amojonamiento y recuperación inmediata del Dominio Público Hidráulico (DPH), eliminando cualquier actividad, agrícola u otra, que se desarrolle dentro del mismo. Renaturalización urgente con vegetación autóctona para que contribuya de manera eficaz a la retención de sedimentos y nutrientes, evitando que una parte de los mismos sigan llegando a la laguna.
  4. Colchón protector. Creación de una barrera vegetal perimetral de 1,5 kilómetros de ancho, en la primera línea de costa del Mar Menor, recuperando humedales y creando nuevas superficies, para que sirva de sistema de retención de sedimentos y nutrientes.
  5. Menos agroquímicos. Limitación urgente del uso de fertilizantes en todo el área de influencia.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

5 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Emilio

    El dinero lo puede todo o lo calla todo o lo “disimula todo”.
    Desde el primer iluminado que se le ocurrió el trasvase, siguiendo por las muy distintas administraciones, que ahora se descubre que nadie administraba nada y terminando con los avisos de alarma a los que las administraciones anteriormente citadas no hicieron caso, hemos conseguido, después de poner todo el empeño, en llegar a la situación actual.
    Teniendo en cuenta que “nadie tiene la culpa de nada” yo propongo:
    Si crees que alguien contamina, no le ayudes.
    Si un político no ha ayudado, no le votes.
    Si una administración no se ha responsabilizado, protesta. ¡PROTESTA!.
    Si sabes quién o quiénes tienen la culpa, señálalos.
    Si ves que alguien o alguna organización tiene ganas de solucionar esto, ayúdala.
    Sé la voz de este desastre y si no sabes qué se puede hacer, infórmate.

    27 agosto 2021 | 14:33

  2. Los hosteleros no dicen nada ¿?

    27 agosto 2021 | 15:08

  3. Emilio, El dinero lo puede todo o lo calla todo o lo “disimula todo”.

    Incluido lo que propones.

    27 agosto 2021 | 20:13

  4. Dice ser medios de transporte marítimos...

    Las embarcaciones de recreo, yates y demás estirpe, arrasando fondos con sus anclas y contaminando aguas…
    Pero no importa porque crean negocio y dan DINERO. Y los cruceros…
    Pues eso, a seguir cuidando el planeta…

    En los medios ya solo falta que digan que oxigenan las aguas, como cuando anunciaban que el tabaco era bueno para la salud…

    27 agosto 2021 | 22:02

  5. Dice ser sería fácil pero ponen edulcorante

    Emilio, los medios de comunicación deberían ser los primeros en hacer lo que dices, para dar ejemplo, como dicen, pero no hacen.
    ¿Recuerdas cuando decían que el tabaco era bueno para la salud? El todo es la avaricia y el dinero, lo que conduce al silencio.

    28 agosto 2021 | 11:57

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.