La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Descubren dos especies de mariposas canarias cuyas hembras no tienen alas

Macho de la nueva especie de mariposa nocturna endémica de La Gomera. Foto: © Yeray Monasterio (Asociación Zerynthia).

El Instituto de Biología Evolutiva del CSIC y la asociación Zerynthia han descubierto dos nuevas especies de mariposas nocturnas exclusivas de La Gomera y El Hierro. Se parecen a sus hermanas de Tenerife, La Palma y Gran Canaria, de las que evolutivamente se separaron hace entre uno y dos millones y medio de años.

Oruga de Amicta gara con su casa a cuestas en forma de cucurucho. Foto: © Yeray Monasterio (Asociación Zerynthia).

Con la casa a cuestas

Lo increíble de estas sorprendentes pero al mismo tiempo humildes polillas es que las hembras carecen de alas y los machos, que sí pueden volar, no suelen sobrevivir más de un día como adultos.

La mayor parte de su vida se la pasan como orugas, pero hasta en esto son extraordinarias: llevan sobre sus espaldas una casa-refugio en forma de cucurucho de helado que ellas mismas construyen pegándose materiales que encuentran en su entorno, al estilo de los cangrejos ermitaños.

Singularidades isleñas

En Canarias se conocían hasta ahora dos géneros de esta familia, Luffia, con cinco especies, y Amicta, presente en Gran Canaria, Tenerife, La Gomera, La Palma y El Hierro por la que hasta ahora se creía una sola especie, Amicta cabrerai, descrita en 1894.

Un equipo de investigadores encabezado por Yeray Monasterio, de la Asociación Zerynthia, publica en el último número del “Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa” pruebas de que en realidad esas mariposas nocturnas presentes en las cinco islas más occidentales pertenecen a tres especies diferentes, no a una como se pensaba: la documentada hace un siglo, en el caso de Gran Canaria, Tenerife y La Palma, otra exclusiva de La Gomera y una tercera endémica de El Hierro.

Nombres muy canarios

Los descubridores de una especie tienen el privilegio de poder bautizarla para la ciencia, y en esta ocasión los autores han optado por nombres muy canarios.

La nueva mariposa nocturna de El Hierro se llama Amicta moneiba. Es un homenaje a la diosa madre que adoraban las mujeres aborígenes de esa isla, las bimbaches, por nombre Moneiba.

La nueva mariposa nocturna de La Gomera se denomina Amicta garaGara por la princesa indígena de la popular leyenda de Gara y Jonay, cuyo amor y fatídica unión dio nombre al Parque Nacional de Garajonay.

Muy exclusivas

En el caso de El Hierro, subrayan los autores del trabajo, el descubrimiento de la Amicta moneiba “tiene un gran interés”, porque la más joven de las islas de Canarias es también la que tiene menos especies de flora y fauna exclusivas de su territorio (112, sobre el total de 4.413 endemismos del archipiélago).

Amicta moneiba es el cuarto lepidóptero monoinsular descrito en El Hierro tras Hipparchia bacchus (Nymphalidae), Scythris hierroella (Scythrididae) y Nyctobrya hierroana (Noctuidae).

Asimismo, Amicta gara es el octavo lepidóptero endémico de la isla de La Gomera.

Mapa de distribución del género Amicta en Canarias con el porcentaje de su divergencia genética.

El misterio de una colonización imposible

Pero si las hembras no vuelan y los efímeros machos solo viven un día durante el que apenas pueden ir muy lejos, ¿cómo han podido colonizar unas islas oceánicas que nunca estuvieron conectadas a África yde la que están separadas más de 400 kilómetros?

Respuesta: como polizones y dando saltos

La hipótesis de los científicos es que los antepasados de esta mariposa nocturna arribaron a Canarias sobre vegetación flotante a la deriva arrastrada por fuertes tormentas a modo de islas flotantes. Primero llegarían a Lanzarote y Fuerteventura, de donde hoy están desaparecidas. Y desde esas dos islas fueron pasando al resto, en sentido este-oeste, gracias a la ayuda de similares embarcaciones naturales de incierto destino. Es lo que se conoce como divergencia genética.

Este tipo de mariposas llegó a Canarias desde la costa africana y su evolución en las islas hizo que hace 10 millones de años se separaran genéticamente de sus parientes del continente africano. Por ello, los científicos resaltan su condición de elementos relictos (paleoendemismos), como es habitual en la fauna y flora endémica de estas islas.

El estudio muestra ahora que hace dos millones y medio de años Amicta gara y Amicta moneiba se distinguieron de la especie madre Amicta cabrerai y posteriormente se separaron la una de la otra.

La isla de El Hierro es la más joven de Canarias, pues surgió del mar hace 1,2 millones de años, por lo que la llegada de la nueva mariposa tuvo que ser más tarde. Esta “juventud” herreña explica que no se haya desarrollado (aún) un número elevado de endemismos insulares.

Las tres especies viven en entornos similares: en franjas de costa y medianías, por debajo de los 800 metros de altitud y en ambientes como el cardonal-tabaibal, el bosque termófilo y, en menor medida, en los alrededores de las masas de laurisilva.

Artículo citado: Monasterio, Yeray & Fernández, Rafael. (2020). DESCRIPCIÓN DE DOS NUEVAS ESPECIES DE AMICTA HEYLAERTS, 1881 (LEPIDOPTERA: PSYCHIDAE) ENDÉMICAS DE LAS ISLAS CANARIAS. Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa. 3-17.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Los comentarios están cerrados.