La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Aprende a distinguir las golondrinas de los aviones y los vencejos

Golondrina común. Foto: Pixabay

Un vencejo no tiene nada que ver con las golondrinas o los aviones, pero mira que nos cuesta distinguirlos. El error no es culpa de nuestro actual sistema educativo ni de una sociedad cada día más urbana. Ya en 1871, el genial poeta Gustavo Adolfo Bécquer hizo alarde de sus escasos conocimientos ornitológicos.

La media docena de estrofas que componen el famoso poema “Volverán las oscuras golondrinas“, además de ser una hermosa exaltación a la fatalidad y al amor perdido, implica un grave error biológico. Porque el poeta sevillano sabría mucho de literatura, pero de pájaros no tenía ni idea.

Esas “oscuras golondrinas” que volverán “en tu balcón sus nidos a colgar” no eran golondrinas. Eran aviones comunes.

  • Las golondrinas hacen sus nidos de barro en forma de cesto y los cuelgan de vigas y paredes en el interior de cuadras, recibidores o garajes.
  • Los aviones comunes son los únicos que cuelgan sus nidos, en forma de bola, de balcones y aleros de los tejados.
  • Y los vencejos, que en Castilla muchos llaman aviones, no hacen nidos. Crían dentro de estrechos huecos en las fachadas y tejas de las viviendas.

Venga, que es muy fácil. Repasemos la identificación de tan populares especies africanas que desde ahora y hasta el verano alegrarán nuestros paisajes con sus gritos y canciones. Y que tan beneficiosas nos resultan, pues al alimentarse en exclusiva de moscas y mosquitos son el mejor insecticida natural.

Diferencias entre golondrina, avión y vencejo. Dibujos: Juan Varela / SEO BirdLife

Golondrina común

  • Negrita por encima.
  • Larga cola finamente ahorquillada.
  • Blanquita por debajo.
  • Cara roja (según una vieja leyenda, porque le quitaron a Jesucristo la corona de espinas y se mancharon con su sangre).
  • Ocupa el espacio aéreo más bajo, gustando de volar casi a ras del suelo.
  • Una especie parecida es la golondrina dáurica, caracterizada por tener una mancha rojiza en lo que llamaríamos el culo u obispillo.

Avión común

  • Negro por encima, pero con el culo (obispillo) de un vistoso color blanco.
  • Vientre y garganta blancas.
  • Cola escasamente ahorquillada.
  • Cuelga de los balcones sus nidos en forma de bola.
  • Ocupa el espacio aéreo intermedio, por encima de las golondrinas pero por debajo de los vencejos.

Vencejo común

  • Negro por arriba y por abajo, salvo la garganta que es blanca.
  • Cola corta y ahorquillada.
  • Vuelan como locos en grupos chillones, al estilo kamikazes.
  • Ocupa el espacio aéreo superior, por encima de las viviendas.
  • Incansables. Salvo cuando están en el nido, se pasan la vida volando a toda velocidad incluso mientras duermen.
  • De tanto volar se les han atrofiado las patas, convertidas en unos ganchitos poco útiles. De ahí el nombre científico de su género, Apus, que significa “sin patas”
  • Si caen al suelo son incapaces de darse impulso para volver a volar. Por eso necesitan que los pongamos en una zona elevada para que puedan recuperar el vuelo.
  • Otra especie prima hermana es el vencejo pálido, muy difícil de distinguir del común salvo por su coloración algo más parda, antifaz en los ojos y chillidos algo diferentes.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Los comentarios están cerrados.