La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Archivo de mayo, 2020

¿Quién quiere volver a una ciudad asquerosamente contaminada?

21/05/2020. Tratando de recuperar la normalidad en el barrio de Triana, Sevilla. ©Greenpeace/Pedro Armestre

Nunca antes habíamos tenido tan claro lo poco saludables que son nuestras viviendas y ciudades. Hasta que la covid-19 no ha mandado parar el mundo no hemos sido conscientes de la contaminación que sufrimos desde nuestro nacimiento. Esos cielos azules admirados desde las ventanas no los habíamos visto nunca. ¿Volveremos a perderlos? Lee el resto de la entrada »

El confinamiento playero tuvo muchas ventajas… para los bichos

Chorlitejo patinegro, una de las especies más beneficiadas por el confinamiento. Foto: Wikimedia

Poco a poco el confinamiento por culpa de la covid-19 se ha ido relajando, menos mal. Desde el primero de junio la mayoría de las personas residentes en poblaciones costeras (salvo Barcelona) pasan a la fase 2 del plan de desescalada y, por primera vez en más de dos meses, podrán acudir a bañarse y tomar el sol en las playas.

En este tiempo sin nosotros, los ecosistemas costeros se han beneficiado de una tranquilidad inédita en los últimos siglos. Para las personas ha sido un desastre, pero para la mayoría de los animales y las plantas propias de estos ecosistemas ha resultado una bendición.

Nadie pisoteando ni arrancando flores, muy poca gente pescando o mariscando, casi nada de tráfico marítimo. Lee el resto de la entrada »

Las playas son ecosistemas y no montones de arena donde tumbarse al sol

Destrozo con maquinaria pesada del Ayuntamiento de La Oliva en el Parque Natural de las Dunas de Corralejo.

Lo estudiamos en Secundaria pero se nos ha olvidado. Las playas no son montones de arena junto al mar donde extender toallas para tomar el sol. Son ecosistemas naturales tremendamente frágiles donde viven plantas y animales únicos; y por ello, tan importantes para la vida como las selvas amazónicas. Pero los estamos arrasando.

No contentos con urbanizar todas las playas para su explotación turística, a consecuencia de esta pandemia las autoridades locales españolas se han lanzado a un estúpido ejercicio: barrer la arena. Se supone que así las dejan bien limpitas para disfrute de los turistas, pero una playa con algas o plantas no está sucia, está sana.

Destrozo en un espacio protegido

Es el caso del Ayuntamiento de La Oliva, en Fuerteventura, donde tal despropósito se ha perpetrado en las hermosas playas del Parque Natural de las Dunas de Corralejo. ¿Espacio natural protegido? Esa acción supone, directamente, derrochar dinero en salarios, alquiler de máquinas y combustible para hacer algo tan estúpido como dañino.

En otros sitios, como en Zahara de los Atunes (Cádiz), incluso han tenido la disparatada idea de rociar la arena con lejía para, supuestamente, desinfectarla. Algo que además de inútil es ilegal.

Volviendo a Fuerteventura, en su capital Puerto del Rosario se ha anunciado una extraña y no explicada actuación que consiste en mover con excavadoras y camiones toda la arena de Playa Chica. Se pretende trasvasarla de la zona superior a la orilla y viceversa, en total más de 20.000 metros cuadrados de superficie. Lo denominan “saneamiento integral“.

Otra imagen del uso de maquinaria pesada en el Parque Natural de las Dunas de Corralejo.

Las playas no son las aceras de un paseo

En este mundo donde el espíritu crítico ha quedado tan arrasado como las playas, las noticias de todas estas tropelías municipales son amplificadas por la mayoría de los medios de comunicación como buenas noticias.

¿Saben los concejales y técnicos municipales que ahí donde meten las máquinas puede haber en estos momentos nidos de especies protegidas como el amenazado chorlitejo patinegro?

¿Conocen la riqueza de los ecosistemas halófilos costeros? Insectos, crustáceos, moluscos, gusanos a los que con estos inútiles trabajos eliminan, y con ello a las especies de vertebrados como aves que se alimentan de ellos.

Un tractor fumiga con lejía las playas de Zahara de los Atunes.

Hay que desinfectar las tumbonas

Un estudio del CSIC recuerda que la principal vía de trasmisión de la covid-19 sigue siendo el contacto persona a persona y las gotículas expulsadas por la tos o estornudos de un infectado.

En las playas, “la acción conjunta de la sal del agua de mar, la radiación ultravioleta solar (UVB) y la alta temperatura que puede alcanzar la arena son favorables para la desactivación de los agentes patógenos”.

Así que si algo hay que temer es a tocar tumbonas sombrillas y papeleras. La arena no es el problema.

¿Cómo explicar a nuestros incultos gobernantes que la limpieza de nuestras playas está en el mantenimiento de mares limpios y en la educación de las personas, no en un tractor removiendo arena?

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

El no va más: aceite esencial de tomillo de invierno cultivado entre almendros de secano

Recolección de tomillo de invierno en una finca experimental de almendros. Foto: Diverfarming

Los cultivos de secano son poco rentables pero ¿qué ocurre si los diversificamos? Podríamos obtener productos tan increíbles como aceite esencial de tomillo de invierno cultivado entre almendros de secano que a su vez produzcan excelentes almendras y se conviertan en refugios de biodiversidad.

Se trata de una bella idea convertida en realidad en Murcia gracias al proyecto europeo Diverfarming, financiado a través del programa H2020 de la Comisión Europea, para la experimentación e implantación de técnicas de diversificación de cultivo y manejos sostenibles. Lee el resto de la entrada »

Un paraíso de 200 burros, salvado gracias a la solidaridad de mucha gente sensible

Burros felices de la reserva Rukimon.

La solidaridad lograda gracias a una exitosa acción de mecenazgo ha logrado evitar el cierre de la reserva de burros Rukimon de Dosrius-Canyamars (Barcelona), amenazada ante la crisis económica causada por la covid-19.

En apenas una semana, la campaña de recaudación de fondos puesta en marcha en la plataforma GoFundMe ha logrado que 550 donantes hayan aportado una cifra superior a los 18.000 euros, 5.000 más de los inicialmente solicitados por la reserva.  Lee el resto de la entrada »

¿Te imaginas un verano sin ranas?

Imagen de Frank Winkler en Pixabay.

Este año, nos guste o no, por culpa de la covid-19 las vacaciones serán mayoritariamente turismo interior. No hay mal que por bien no venga, pues nos permitirá descubrir unos paisajes patrios infinitamente más cercanos, reconocibles y disfrutones que los habituales de nuestras otrora escapadas a la otra punta del planeta.

Muchos optaremos por el turismo rural. Y sin duda la gozaremos cuando en nuestros paseos por algún río, charca o fuente nos salude un nutrido coro de ranas. Aunque puede que no escuchemos ninguna. Porque a los anfibios les está yendo muy mal por culpa de los de siempre, de nosotros.

Recuperar algunos de esos paraísos perdidos de los batracios no es tan difícil. Los pilones de fuentes, los abrevaderos para el ganado, las albercas de riego o las charcas artificiales pueden representar auténticos refugios para diferentes especies de anfibios, si las cuidamos mínimamente. Lee el resto de la entrada »

Aprende a distinguir las golondrinas de los aviones y los vencejos

Golondrina común. Foto: Pixabay

Un vencejo no tiene nada que ver con las golondrinas o los aviones, pero mira que nos cuesta distinguirlos. El error no es culpa de nuestro actual sistema educativo ni de una sociedad cada día más urbana. Ya en 1871, el genial poeta Gustavo Adolfo Bécquer hizo alarde de sus escasos conocimientos ornitológicos.

La media docena de estrofas que componen el famoso poema “Volverán las oscuras golondrinas“, además de ser una hermosa exaltación a la fatalidad y al amor perdido, implica un grave error biológico. Porque el poeta sevillano sabría mucho de literatura, pero de pájaros no tenía ni idea.

Lee el resto de la entrada »

Vivir en el campo también estresa (a los mirlos)

Macho de mirlo común. Foto: Pixabay

Nuestra visión antropocéntrica y urbana nos hace ver a las ciudades como lugares estresantes y, por el contrario, al mundo rural como espacios sosegados y tranquilos. Pero cualquiera que viva en y del campo sabe que, salvando las distancias, tal visión no es real.

Tener que ganarte la vida con una economía agroganadera o forestal es tan duro o más que ganártela en una oficina; con muchas más incertidumbres y mayor esclavitud hacia unos recursos que no conocen ni horarios ni festivos.

Los que viven bien en el campito son los bichos, pensará más de uno. Felices y tranquilos. Pero tampoco es verdad. La naturaleza es pura competición por la supervivencia. Puro estrés. Que se lo digan a los mirlos.

Un equipo internacional en el que participan investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) y de la Estación Biológica de Doñana (EBD), ambos del CSIC, ha descubierto que en los mirlos no existen diferencias entre el estrés que sufren las poblaciones del campo frente a las que residen en ambientes urbanos. Lee el resto de la entrada »

Una lincesa ibérica cría tres cachorros en el mismo pajar donde nació

Captura del vídeo de WWF con los tres cachorros de lince jugando a la entrada de su cubil.

Esta imagen es puro asombro y pura maravilla. Tres adorables crías de lince ibérico jugueteando felices entre las pacas de paja de un corral como si fueran gatitos nacidos en una granja.

Pero pertenecen a uno de los felinos más amenazado del planeta. Acaban de nacer estos días en una finca de los Montes de Toledo, en Ciudad Real, donde hacía más de 40 años que algo así no ocurría.

La madre se llama Odrina y fue el primer lince nacido salvaje en esa provincia desde hacía casi medio siglo. Su madre, abuela de estos tres peluches, por nombre Mesta, nació en cautividad, y al ser liberada eligió tan inusual lugar para sacar adelante a su prole.

No te pierdas este vídeo donde las cámaras ocultas de WWF han logrado registrar sus primeros juegos al aire libre

Lee el resto de la entrada »

La enseñanza del confinamiento: necesitamos pasear

Niños caminando por el bosque. Foto: Pixabay

Primero con los niños, luego los demás, pero al final todos hemos salido en tromba y por millones hacia las zonas más verdes, camperas o ajardinadas de nuestro entorno con una única intención: respirar.

El objetivo era común. Necesitábamos poner fin a este terrible déficit de naturaleza provocado por la catástrofe de la Covid-19 y salir de nuestros espacios confinados para ver árboles, flores, pájaros, mariposas, nubes, gente. Lee el resto de la entrada »