La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Un pene gigante y una costilla acuchillada, las nuevas sorpresas de Atapuerca

Eudald Carbonell muestra el gran hueso peneano descubierto. A su lado, José María Bermúdez de Castro.

Después de 37 años consecutivos de excavaciones arqueológicas en Atapuerca, la sierra burgalesa sigue dando increíbles sorpresas a la ciencia. El balance de la campaña de 2019, presentado ayer al pie de los yacimientos, ha vuelto a ser espectacular.

Si el año pasado la estrella fue Sarita, una homínida adolescente que murió probablemente de hambre hace 430.000 años, este año hay dos estrellas: un pene gigante de oso de hace un millón de años y una pequeña costilla de cérvido con restos del cuchillo de piedra con el que nuestros primos neandertales merendaron su carne.

Un pene de 20 centímetros

Durante esta campaña, la excavación del nivel TD4 de la Gran Dolina, datado en cerca de un millón de años, ha permitido profundizar en el “Mundo antecessor” habitado, entre otros animales, por el Ursus dolinensis, el ancestro del emblemático oso de las cavernas.

Destaca especialmente el hallazgo de varias mandíbulas y, singularmente, el primer báculo o hueso peneano de un Ursus dolinensis recuperado hasta la fecha.

Este hueso tan especial se encuentra en el pene de la mayoría de los mamíferos, incluidos perros y gatos. Les permite copular sin necesidad de erección. En el caso de este antepasado del oso de las cavernas, los más de 20 centímetros de hueso peneano descubierto fueron calificados entre sonrisas por José María Bermúdez de Castro, codirector de las excavaciones, como “envidiables dimensiones”.

Juan Luis Arsuaga mira con lupa las incisiones de un hueso fósil.

Cuchillada en las costillas

El también codirector de Atapuerca, Juan Luis Arsuaga, no ocultaba ayer su fascinación por el descubrimiento en la Galería de las Estatuas de un pequeño trozo de costilla de cérvido con señales de haber sido descarnado por los neandertales.

“Marcas de corte en los huesos de animales aparecen muchas”, justifica Arsuaga. “Pero ésta es algo único, acércate y mira bien con la lupa”. Y efectivamente, uno se acerca, pega el ojo a la lupa y descubre maravillado cómo dentro del corte pueden verse restos del filo del cuchillo de piedra que se rompió accidentalmente al cortar el animal.

Lupa en mano, Arsuaga no podía dejar de admirar ese detalle una vez tras otra. Un hecho cotidiano congelado en piedra durante más de 100.000 años.

Ana Gracia Téllez une dos de los trozos de pelvis descubiertos en Atapuerca este verano.

La pelvis que no es de Elvis

También la Sima de los Huesos sigue dando sorpresas. En su interior hay 28 puzles humanos con todas sus miles de piezas mezcladas entre el barro. Llevan 40 años sacándolas y buscando acomodo.

Este año, y después de un complejo trabajo de extracción y consolidación, se han desenterrado tres partes de una misma pelvis.

La nueva pelvis descubierta aportará mucha información a la ya famosa pelvis ‘Elvis’, descubierta en el Yacimiento de la Sima de los Huesos en 1994. Su hallazgo, al ser una de las más completas del registro fósil mundial, supuso un antes y un después en los trabajos de investigación de la población que vivió en la Sierra de Atapuerca hace más de 400.000 años. Permitió ahondar en distintos aspectos sobre la biología de los homínidos, desde la estatura, a la anchura, o el canal del parto.

También se ha localizado un hueso temporal del cráneo que, como ha explicado Arsuaga, tiene un excepcional valor para el estudio sobre la audición y el desarrollo del lenguaje del Homo heidelbergensis. Encontrado roto en 15 trozos, algunos diminutos, la maestría y profesionalidad de la especialista Ana Gracia Téllez ha logrado el milagro de poder unirlos todos en una única pieza.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

4 comentarios

  1. Dice ser Límites

    Después de tantos años, Atapuerca sigue proporcionando tesoros arqueológicos. Este yacimiento es un orgullo nacional!

    24 julio 2019 | 11:26

  2. Dice ser Uno que pasaba

    Atapuerca tiene dos grandes problemas:

    1. Que esta en España donde no valoramos ni sabemos vender lo nuestro

    2. Que aqui hay una demostración irrefutable de que era algo cotidiano el canibalismo entre nosotros mismos, cosa que es brutalidad pura y dura y dice muy poco del ser humano sobre la habilidad real en cazar y cultivar , dado el empeño en edulcorar la historia humana.

    24 julio 2019 | 15:03

  3. Dice ser Heriberto

    Los penes óseos de los carnívoros si necesitan erección para proyectar el hueso peneano con el pene hacia adelante y sacarlo así del prepucio y para que el glande aumente de grosor durante la cópula.

    Saludos y muy interesante artículo

    24 julio 2019 | 16:03

  4. Dice ser AZULMARINOCASINEGRO

    Noticia “non grata” para feministas

    24 julio 2019 | 17:37

Los comentarios están cerrados.