La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Un pueblo de Burgos lucha contra los topillos criando lechuzas

Una lechuza común sale de una caja nido instalada en Villafruela (Burgos) para el control biológico del topillo. Foto: Daniel Álvarez / GREFA.

Villafruela, un pequeño pueblo cerealista de Burgos cercano a Lerma, apenas 200 habitantes, se está haciendo famoso por luchar contra la plaga de topillos con lechuzas y cernícalos. Una revolución agraria que en realidad tan solo fomenta lo que tradicionalmente se hizo, fomentar que las rapaces controlen las plagas. Se llama control biológico, es ecológico, sencillo, muy barato no contamina y alegra los campos.

Vecinos de Villafruela (Burgos) y voluntarios instalan una caja nido para rapaces depredadoras de topillo. Foto: GREFA.

Proyecto ejemplar

Desde 2016 este municipio es beneficiario del “Proyecto de conservación ambiental y restauración integral de ecosistemas agrarios intensificados”, desarrollado por la asociación de conservación de la naturaleza GREFA con el apoyo de numerosas entidades públicas y privadas, así como la colaboración de voluntarios y estudiantes, tanto locales como del resto de España.

Entre las acciones más importantes desarrolladas en los casi tres años de colaboración entre Villafruela y GREFA destaca el control biológico de las plagas de topillo campesino mediante el fomento de la reproducción de pequeñas aves rapaces depredadoras de roedores, con el objetivo de impedir los daños que este roedor causa a la agricultura. Gracias a ello se han colocado ya unas cien cajas nido para especies como el cernícalo vulgar, la lechuza común y el mochuelo europeo.

Islas ecológicas

Otro logro ha sido la plantación de un millar de árboles y arbustos autóctonos, con el objetivo de crear corredores naturales e “islas” ecológicas entre los extensos cultivos agrícolas de la zona. El acondicionamiento de varias charcas naturales, la recuperación ambiental de antiguas escombreras, la celebración de jornadas formativas, charlas divulgativas y un campo de trabajo para voluntarios y la colocación de nidales para pequeñas aves insectívoras y murciélagos son otras medidas realizadas en virtud de la colaboración entre GREFA y Villafruela.

Iniciativa premiada

Este trabajo conjunto ha sido merecedor de la concesión, por parte de la Diputación Provincial de Burgos, de uno de los Premios Provinciales de Medio Ambiente de la convocatoria de 2018, en reconocimiento al trabajo desarrollado en Villafruela en favor de la conservación de la biodiversidad. El premio fue entregado el pasado 29 de septiembre y consistió en un diploma y una dotación económica de 7.500 euros para el Ayuntamiento de Villafruela.

“Proyectos de estas características necesitan siempre de la aceptación local para llevarlos a cabo, por lo que desde el primer momento hemos buscado la implicación de los habitantes de Villafruela y de sectores tan activos en el medio rural como agricultores y cazadores”, explica Carlos Cuéllar, responsable del proyecto de control biológico de GREFA y coordinador de los trabajos de esta ONG en la localidad burgalesa.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

1 comentario

  1. Dice ser alejandro el de chiquiristán

    Muy bien alabo la idea,si señor como debe ser que la naturaleza se resuelva solita sin venenos ni nada de trampas mortales.

    19 octubre 2018 | 16:43

Los comentarios están cerrados.