La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Los cigarrillos también matan a la naturaleza

Las colillas se han convertido en la primera fuente de basura mundial, uno de los residuos que más abunda en nuestra naturaleza.

Se calcula que de los 6 billones de cigarrillos que se fuma en todo el mundo cada año, 4,5 billones de colillas terminan tirados en la naturaleza. Un problema que se agrava en el verano, por la mayor presencia humana en esos entornos naturales. Y que también matan vida silvestre.

Debido a la toxicidad de sus componentes, la calidad del agua y de la tierra se ve amenazada. Numerosas especies pueden acabar envenenadas por culpa de esas colillas, que en algunos lugares se acumulan por cientos.

© ProyectoLIBERA

Fumadores gorrinos

No fumo. Nunca he fumado. Pero acepto a los fumadores y sus humos. Lo que nunca he aguantado es a los que terminan el cigarrillo y lo lanzan “a tomar Fanta” dándole impulso deportivo con dos dedos. O los que lo tiran al suelo y lo pisan cual cucarachas. O los que lo apagan en la arena de la playa y lo dejan semienterrado.

Llamarlos guarros es poco. Y seguro que si pregunto entre mis amigos fumadores me asegurarán que ellos no, que ellos siempre tienen un cenicero a mano o buscan una papelera. Mentira. La inmensa mayoría de los fumadores del mundo engorrinan nuestro entorno, incluso nuestra naturaleza más querida y protegida, tirando al suelo cientos, miles, millones, billones de colillas al año.

Según el informe de 2017 de la ONG Ocean Conservancy, las colillas representaban el 13% del número total de desperdicios recogidos en su campaña mundial.

En la misma dirección apuntan las campañas ‘1m2 por el campo, los bosques y el monte’ y ‘1m2 por las playas y los mares’, que desarrolla LIBERA, el proyecto impulsado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, que muestran que la colilla es uno de los residuos más encontrados en estos ecosistemas, seguido, entre otros elementos, de las toallitas húmedas.

Residuo muy contaminante

Las especies y sus ecosistemas sufren el impacto de estos residuos. Diversos estudios confirman que el efecto contaminante de las colillas puede durar entre siete y 12 años e, incluso, algunos autores afirman que puede llegar hasta los 25 años.

Las colillas contienen sustancias muy tóxicas como cadmio, arsénico, alquitrán o tolueno que, al entrar en contacto con el agua, tiene efectos devastadores en la naturaleza. Provocan que la calidad del agua se vea amenazada y se altere el ciclo ecológico de algunas especies marinas como moluscos, peces, reptiles y aves, que pueden resultar envenenados.

Cada colilla puede llegar a contaminar hasta ocho o 10 litros de agua; y hasta 50 litros si es agua dulce. En el caso de los grandes depredadores marinos, como las aves y los cetáceos, la ingesta de colillas es habitual, y puede causar toxicidad directa, así como una cierta sensación de saciedad (al inflarse las colillas dentro del estómago), que en casos extremos puede conducir a la muerte por inanición.

Peligro de incendios

Además de la toxicidad, la naturaleza también puede verse gravemente afectada por otros factores como los incendios provocados por las colillas mal apagadas o aquellas que se lanzan desde un vehículo en marcha.

Este problema se agrava en verano, ya que las altas temperaturas, el viento y la falta de lluvias acrecientan aún más la posibilidad de incendios forestales.

¿Quién lo limpia?

El abandono de colillas supone también un alto impacto económico para las administraciones.

En algunas ciudades de Estados Unidos, por ejemplo, el coste de la eliminación de este desecho oscila entre los 3 y los 16 millones de dólares al año. El tamaño de las colillas hace que recogerlas resulte una tarea muy laboriosa y cara, especialmente en las playas.

En muchas ocasiones, las máquinas cribadoras y los métodos manuales no son suficientes para eliminar por completo este residuo.

Posibles soluciones para evitar el abandono de colillas

Los filtros de los cigarrillos no se pueden reciclar ni son biodegradables. Aunque una solución sería la prohibición de este tipo de filtros tan dañinos para el medioambiente, existen algunas medidas encaminadas a reducir el impacto que tienen las colillas en el campo.

El primer paso y el más importante de todos es la educación.

“Los ciudadanos deben comprender las consecuencias que tiene un gesto tan cotidiano, pero tan incívico, como es tirar una colilla”, explica Sara Güemes, coordinadora en Ecoembes del Proyecto LIBERA.

Otra de las medidas para evitar que las colillas terminen formando parte de la basuraleza es la colocación de señales y ceniceros en espacios públicos, fomentar el uso de ceniceros portátiles entre los fumadores e, incluso, incrementar las sanciones por tirar colillas al suelo.

“El problema de las colillas es que están hechas de acetato de celulosa, un componente derivado del petróleo. El primer paso es intentar sustituir este componente por filtros de materiales biodegradables, que ya existen”, propone Miguel Muñoz, coordinador en SEO/BirdLife del proyecto LIBERA.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

6 comentarios

  1. Dice ser Wallbertto

    EL TABACO no es para quien desee tener una vida larga y feliz, pues ocasiona la muerte a 1 de cada 2 fumadores veteranos. De ahí que la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) haya dicho que “el cigarrillo es […] un producto elaborado con toda la astucia del mundo, ya que libera tan solo la cantidad precisa de nicotina para mantener al consumidor adicto de por vida, hasta que finalmente lo mata”.

    Así pues, los peligros que plantea el tabaco para la vida y la salud constituyen una razón para dejarlo. Se ha establecido la conexión entre este y más de veinticinco enfermedades muy graves. Es uno de los principales favorecedores de ataques cardíacos y cerebrales, bronquitis crónicas, enfisemas y cánceres diversos, particularmente de pulmón, entre otras dolencias.

    Claro, se puede vivir enviciado por años antes de sufrir una de estas afecciones. Entretanto, el hábito no hará más atractivo al fumador. Aunque este proyecte una imagen sensual y saludable en los anuncios, la cruda realidad es muy diferente: aliento fétido, manchas amarilloparduscas en los dientes y uñas, impotencia masculina, toses, ahogos y arrugas faciales prematuras, entre otros problemas cutáneos.

    https://wol.jw.org/es/wol/pc/r4/lp-s/1200275390/133/2

    05 agosto 2018 | 20:14

  2. Dice ser alejandro

    Hay que poner en todas las cajetillas prohibido tirar a la carretera la calle desde la azotea y cualquier lugar dado que al terminar la tiran al suelo los guarros fumadores, además todos los fumadores son una panda guarros con el ambiente le gustan contaminarlo fastidiar al que no fuma y tirarlos a los parterres o cerca de tu casa. Si les llamas la atencion te mienten de que no lo harán más, ademas de mentirosos.

    06 agosto 2018 | 10:16

  3. Dice ser Steve

    Como siempre el mayor peligro para la naturaleza es el ser humano.
    El ser más egoista que le da igal acabar con todo por tal de tener poder o hacer lo que le da la gana.

    La mayoría de fumadores son muy egoistas y si encima les dices algo sobre tirar las colillas el suelo o de que te echen el humo, etc… se ofenden.
    Poco tiene que querer sus vidas para intoxicarse con tal veneno. Y poco tienen que querer a sus familiares, amigos,… para fumar delante de ellos con la consecuencia de que inhalen involuntariamente ese tóxico humo.

    Da asco ir a la playa y encontrarte colillas en la arena incluso en el agua. Ir a la naturaleza y encontrarte colillas porque algún asqueroso ha pasado por ahí dejando su huella. ¿Tanto cuesta tirar la colilla en una papelera?

    Es como cuando ves a una serie de fumadores en los portales de bares, restaurantes y/o oficinas que están justo en las puertas, les importa bien poco que pasen por ahí gente que no fuma incluso les da igual si pasan niños.

    El tabaquismo es una enfermedad. Cuanta gente conoces que fuma? preguntale porque lo hacen y verás que las respuestas suelen ser las mismas. Preguntales si saben que es malo para la salud y porque no lo dejan y las respuestas siempres son las mismas. No son suficientemente consicientes de lo malo que es para la saluda propia y de los demás y del impacto agresivo que realiza en nuestra naturaleza, porque no solo la colilla contamina, también lo hace el humo.

    Pero como todo en esta sociedad, se mueve por dinero. Da igual que millones de personas mueran cada año por causas del tabaco, mientras se ganen millones.

    06 agosto 2018 | 10:24

  4. Dice ser Oscar

    Sabiendo como sabe todo el mundo que el tabaco provoca cancer no me da ninguna lastima lo que les pase a los fumadores, es mas deberian pagar impuestos especiales por los grandes gastos sanitarios que ocasionan al Estado ademas de la gran contaminacion que ocasionan las colillas..
    Los fumadores son una gran lacra por los gastos evitables que ocasionan.

    06 agosto 2018 | 11:28

  5. Dice ser Wil

    Joder cuanto talibán!!

    07 agosto 2018 | 11:04

  6. Dice ser Sergio Andres Vargas Rubio

    En mi caso no me gusta el cigarrillo pero en el entorno que estamos viviendo es preocupante ver gran cantidad de personas que están afectando el medio ambiente con estos cigarrillos o colillas de cigarrillo. En mi opinion tambien es un poco molesto ya que se hacen daño a ellos mismos y de paso el entorno que los rodea respecto al articulo una sola colilla puede dañar 50 litros de agua es un caso bastante grave ya que es un recurso vital que necesita toda especie para poder sobrevivir. Sería importante empezar a resolver este problema con anuncios y varios métodos para no fumar este producto y para las personas que constantemente fuman seria bueno que arrojaran las colillas en el sitio correcto

    09 agosto 2018 | 05:17

Los comentarios están cerrados.