BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

¿Te atreverías a pasar toda una semana sin comer carne?

Vacas en una granja (Foto Greenpeace).

Una semana entera sin probar la carne… ni el jamón. ¿Serías capaz de conseguirlo?

Es lo que propone la Semana Mundial Sin Carne, que este año se celebra entre el 11 y el 17 de junio. Y no se trata (solo) de una campaña internacional de vegetarianos o veganos. Especialmente es una campaña ecologista. Se intenta ante todo concienciar a la población de nuestra dependencia planetaria creciente con un consumo masivo de carne que está provocando gravísimos e irreversibles problemas ambientales, además de muchísimo sufrimiento animal.

Según un reciente informe de Greenpeace Internacional, la producción y el consumo mundial de carne y productos lácteos debería reducirse a la mitad para 2050 para evitar un cambio climático peligroso. Una transición alimentaria hacia un modelo menos cárnico, basado en alimentos de origen vegetal y diversificados que provengan de cadenas de valor de calidad y sostenibles (ecológicos y locales) es esencial para la salud. Por ejemplo, el alto consumo de carne roja se ha relacionado con el cáncer, las enfermedades cardíacas, la obesidad y la diabetes. Cinco millones de muertes cada año -casi nueve fallecimientos por minuto- podrían evitarse para el año 2050.

Según los últimos datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO 2018, -datos para 2013-), en España se consumen 94,04 kilos de carne por persona al año, 257 gramos por persona al día, lo que coloca a nuestro país en el segundo de Europa con mayor consumo.

“Nuestra alimentación ha cambiado drásticamente en los últimos 40 años y hemos pasado de comer cosas con carne a comer carne con cosas. La ganadería industrial está devorando el planeta y destrozando nuestra salud, pero las ciudades pueden ser un importante agente de cambio para lograr frenar el calentamiento global, la pérdida de biodiversidad, la contaminación, el maltrato animal, el incremento de enfermedades derivadas de una mala alimentación y el despoblamiento rural”, ha afirmado Luís Ferreirim, responsable de la campaña de agricultura de Greenpeace España.

Campañas para consumir menos carne

Greenpeace considera fundamental conseguir reducir un 50% el consumo de carne para 2050, lo que significa limitarlo a unos 300 gramos por persona a la semana.

La asociación ecologista insta a las ciudades e instituciones públicas a que reduzcan el consumo de carne y a que fomenten una dieta sana y sostenible entre la ciudadanía, comenzando por lugares como los comedores públicos. En España, cada día se da de comer a 1.700.000 estudiantes en restauración escolar, a 160.000 pacientes en restauración hospitalaria y a 60.000 personas reclusas. Por ello, por pequeño que sea el cambio en los menús, tendrá grandes impactos para el planeta y para la salud.

Cinco ciudades españolas

Greenpeace, dentro de su campaña de Consumo, recoge en el documento “Tu consumo lo cambia todo” las ciudades en las que es prioritario comenzar a trabajar y las posibilidades que tienen de cambio. Barcelona, Madrid, Soria, Valencia y Zaragoza han sido elegidas por la organización para ser pioneras en el cambio de las políticas alimentarias, de cara a fomentar la reducción del consumo de carne y mejorar su dieta.

“Desde Greenpeace desafiamos a Barcelona, Madrid, Soria, Valencia y Zaragoza a que cambien sus políticas públicas para fomentar una alimentación que reduzca la carne y a que lideren el cambio hacia una alimentación sana y sostenible, con inversiones directas a tal fin” concluye Ferreirim.

Como medidas para fomentar una alimentación sana y sostenible, los ecologistas piden a las ciudades que, de forma urgente:

  • Desarrollen políticas que fomenten, en los comedores públicos, una alimentación donde predominen los productos de origen vegetal, ecológicos y locales
  • Se ofrezca siempre una opción solo con alimentos de origen vegetal, ecológico y local en todos los menús de los comedores públicos
  • Los comedores escolares ofrezcan solo alimentos de origen vegetal una vez a la semana de aquí a finales de 2018; antes de finalizar 2020 amplíen la iniciativa al menos a dos días; para 2050 solo haya una a dos raciones de carne a la semana, y que ésta sea proveniente de la ganadería ecológica y local
  • Establezcan criterios de reducción del consumo de carne en sus políticas de compra pública.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

11 comentarios

  1. Dice ser Isaac

    No, lo que voy a hacer a partir de ahora es comer el doble de carne.

    10 junio 2018 | 15:06

  2. Dice ser Sue

    Llevo 15 años sin comer carne y es lo mejor que he hecho en la vida, por los animales, por mi, y por el planeta… Se puede vivir perfectamente y lo contrario es un cuento chino para seguir con el negocio y el sufrimiento de los pobres animales, abrid bien los ojos, imformaros de lo que coméis y sobre todo del sufrimiento que hay detrás de una simple hamburguesa… Comer carne hoy en día es una aberración con la cantidad de alternativas que hay y las condiciones a las que someten a los animales para alimentar a tantas personas que comen tanta carne… Una pena…

    10 junio 2018 | 15:22

  3. Dice ser pim-pam-pum

    Todos los excesos son malos, yo no como carne todos los días pero un buen entrecot de vez en cuando sí que lo como y no siento ninguna mala conciencia por ello. Me dan más pena los niños que hacen trabajo infantil y que no tienen una infancia normal que una vaca que va al matadero. Lo siento, pero no voy a andar con hipocresías.

    10 junio 2018 | 18:10

  4. Dice ser Charlie Brown

    ya lo he hecho hace años, varias veces y ni mejora ni empeora mi salud ni mi estado emocional ni nada de nada..

    10 junio 2018 | 20:48

  5. Dice ser Rod

    Lo más sano, comer poca carne. Ni mucha ni ninguna.
    Quien quiera comer mucha, que lo haga, quien no quiera comer ninguna, que lo haga también. Pero hablando de sano, carne de vez en cuando.

    10 junio 2018 | 21:17

  6. Dice ser Oscar

    No, siempre comería carne con moderación, no me gustaría acabar gilipolla perdido como los veganos…no me gustaría ser un sectario evangelizador como ellos.
    Carne si, un par de días a la semana por lo menos.

    12 junio 2018 | 20:34

  7. Dice ser Para Sue(2)

    Si tus antepasados no hubieran comido carne, tu todavía estarías colgada de la rama de un árbol.Pero de todas las maneras colgada si que estas…no hay duda.

    12 junio 2018 | 20:42

  8. Dice ser U

    Los dela foto no son vacas de carne si no de leche. Y las verduras también tiene derecho a vivir, cuando cortas una lechuga en la huerta el líquido blanco que le sale. no es sangre vegetal? Acabáis de matar ala lechuga.

    15 junio 2018 | 11:37

  9. Dice ser SECTARISMO EN ESTADO PURO.

    Cada vez que leo a los veganos como Sue me recuerda a unos vecinos que tengo que son testigos de Jehová, para ellos la verdad es solo lo que ellos predican.En eso no se diferencian de ninguna de las otras sectas que pululan por las sociedades occidentales opulentas, porque no olvidemos que solo una persona con la panza llena y las espaldas cubiertas puede emprender una evangelización como la que hacen los veganos.Fuera de las urbes el veganismo es un cero a la izquierda ya que los agricultores han fumigado sus cultivos para matar a los animales que destruyen las cosechas y los ganaderos sustentan su futuro en los animales.
    Pero no solo eso, solo hace falta mirar la cara de un ser humano,los ojos están mirando de frente como hacen todos los depredadores que incluyen la carne en su dieta, solo los herbivoros y los animales presa tienen la visión lateral como resultado de la evolución.Esa visión lateral nos indica que deben vigilar en ángulo de 360% grados para poder localizar y huir deprisa del depredador.Y nosotros querida sectaria Sue pertenecemos al grupo de los depredadores, tus dientes caninos e incisivos evolucionaron para desgarrar y cortar la carne, jamás para como os cuentan los gurús veganos para desgarrar hierba.
    Por eso me da mucha risa cuando un sectario vegano nos intenta evangelizar para la causa rumiante, solo las personas faltas de criterio y carácter pueden abrazar semejante desproposito.
    Pero esto es como todas las sectas, mientras “currantes” de base como Sue les hacen la faena los grandes gurús veganos viven como Dios a base de donativos, socios y ventas.
    En el fondo es toda una estrategia y mentira sustentada por acólitos como Sue.
    Para muestra un botón de la organización vegana más importante del mundo.Sin desperdicio:
    https://www.petakillsanimals.com/proof-peta-kills/

    16 junio 2018 | 10:48

  10. Dice ser Alicia

    Hay que ser tonto tonto del culo para suplir la vitamina b-12 que nos proporciona de manera natural la carne por pastillas como tomáis los veganos.Colgados a las pastillas de por vida….
    Tontos y sectarios es lo que sois…

    17 junio 2018 | 09:27

  11. Dice ser Andreina

    Lo peor es ser extremista con cualquier idea o pensamiento. Hay muchos nutrientes que provienen de la carne que son importantes para el organismo. Que bien es cierto que debería haber más conscientización sobre el daño que ocasiona al ambiente la producción de carne, es otro asunto. Pero no se puede de la noche a la mañana forzar un cambio.

    19 junio 2018 | 22:06

Los comentarios están cerrados.