BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Date un baño de relajante tila sin salir de la ciudad

Tilos del Jardín del Rastro, en Madrid.

Si estás nervioso, tómate una tila. Pero mejor aún que en infusión, disfrútala por narices. Quizá no te has dado cuenta, pero la mayor parte de los jardines y paseos de España están ahora mismo con sus tilos reventones de flores, olorosos hasta la locura, regalándonos los aromas más maravillosos que nadie nunca pudiera imaginar.

A mí me encanta buscarlos, pasear bajo ellos y, si cuadra, sentarme aunque solo sea un momento bajo su sombra embriagadora para disfrutar de tan relajante compañía mientras leo el periódico o un libro. Parar el reloj. Aquí huele a verano, a tranquilidad, a campo, a vida. “Nada te turbe, nada te espante“, que diría santa Teresa de Jesús. Bajo estos árboles germina la bondad, como sabiamente señala el refranero:

Flores de tila y naranjo, al más malo vuelve manso.

El tilo es uno de los árboles de sombra más utilizados en Europa. Es archifamosa la avenida principal de BerlínUnter den Linden (bajo los tilos), situada junto a la Puerta de Brandenburgo, aunque hay bulevares y jardines de tilos en prácticamente todas las ciudades europeas, especialmente las del centro y norte. A mí me encantan los del paseo Sierra de Atapuerca de Burgos junto al río Arlanzón y el Museo de la Evolución, pero también los del recoleto Jardín del Rastro, vecino a la madrileña Puerta de Toledo. Muchas veces pasamos junto a ellos sin percatarnos de su belleza, corriendo, siempre corriendo. Con lo fácil y sano que sería parar al menos cinco minutos. Respirar. Disfrutar. Seguir después ya mucho más relajados.

Las flores del tilo son muy aromáticas, con forma de pequeños racimos amarillos con una bráctea alargada a modo de ala en forma de lengüeta (la hoja desde la cual nace el tallito que las soporta) mucho más grande que ellas mismas. Ambas se recolectan en verano cuando están abiertas, no antes ni después para poder aprovechar así sus muchas propiedades curativas. Una vez secadas a la sombra en un ambiente ventilado y troceadas se pueden tomar ya como tila.

La infusión ayuda a combatir los resfriados y es un extraordinario tranquilizante, aunque esto es algo que sin duda podrá explicarnos con más detalle y ciencia mi amiga la Boticaria García. Lo que yo sí puedo certificar, después de haber escrito un libro sobre las abejas y considerarme un auténtico forofo del trabajo de estos insectos, es que la miel obtenida a partir de las flores de este árbol es una auténtica delicia.

Lluvia azucarada

Con los tilos solo hay un problema. La mayoría de los ejemplares urbanos sufren plagas de pulgones, responsables de una incómoda lluvia de melaza que deja pegajosos bancos y aceras. No es más que un líquido dulce que no mancha y se quita con agua, pero estropea la magia del tilar.

El tilo es un árbol longevo que puede superar con facilidad los 300 años y alcanzar dimensiones extraordinarias. Seguramente por ello fue el árbol sagrado de los pueblos germánicos y bálticos. También está considerado símbolo de la fidelidad conyugal, no sé si por su bello aspecto florido o sus propiedades relajantes, tan necesarias para soportar la vida en pareja.

En la página de identificación de árboles ArbolApp concluyen la ficha del tilo de hojas pequeñas (Tilia cordata) con una bellísima cita del escritor ruso Anton Chéjov que resume perfectamente la fascinación que muchos sentimos por tan europeo árbol. Aparece en su cuento La dama del perrito. Espero que te guste tanto como a mí.

«Los viejos tilos, […] tienen bajo su blanca cubierta de escarcha una expresión bondadosa. Están más cercanos al corazón que los cipreses y las palmeras, y en su proximidad no quiere uno pensar ya en el mar ni en las montañas».

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

1 comentario

  1. Dice ser Juan

    Me encanta esta web. Seguid así. Vuestros artículos son de calidad y da gusto leerlos a diario. Os mando un abrazo desde Comparador de Seguros Médicos

    25 junio 2017 | 10:56

Los comentarios están cerrados.