BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

La ruta europea de las aves ya tiene novela

graylag_geese_anser_anser_in_flight_1700

¿Y tú cómo prefieres volar? ¿A solas o en compañía?

Hace ahora un año tuve la suerte de hacer el BirdFlyway español, la ruta de las aves que conecta los espacios naturales de Euskadi, Castilla y León y Andalucía gracias a sus aves más viajeras, los ánsares. De ese periplo surgieron cinco artículos periodísticos míos a propósito de tan curioso Camino de Santiago de las aves, pero faltaba algo. El toque literario se lo acaba de dar el gran escritor y divulgador ambiental Antonio Sandoval, quien de la mano de Lynx Edicions publica estos días la novela BirdFlyWay. Un viaje en familia por “La ruta de las aves”.

Para los amantes de la ornitología resulta muy emocionante ver en las librerías una historia tan cercana a nuestras propias inquietudes y experiencias personales. En este caso, la de una familia muy singular recorriendo la ruta migratoria del ánsar común, del norte de Finlandia al Parque Nacional de Doñana, viendo pájaros y disfrutando de su paisaje y paisanaje.birdflayway

Los espacios naturales que estos viajeros recorren , y muchos otros que son mencionados en la obra, integran un conjunto muy representativo de la riqueza natural del occidente de Europa. Todos ellos son lugares extraordinarios visitados cada año por centenares de miles de familias y aficionados a lo que se ha venido en llamar turismo ornitológico.

Qué gracia cuando en un libro salen lugares tan queridos como la Reserva de la Biosfera de Urdaibai (Vizcaya), Doñana o las lagunas de La Nava (Palencia) y  El Oso (Ávila). Qué divertido que entre los personajes de ficción surjan otros de carne y hueso con los que hemos alternado vinos y pájaros como Jose Mari Unamuno o Edorta Unamuno, e incluso aparezca el querido Fernando Jubete paseando por las calles de Fuentes de Nava. Pero también qué interesante toda la información que Sandoval nos ofrece sobre comportamiento animal, aportando mil y un datos increíbles sobre el maravilloso mundo de las aves donde incorpora ciencia e historias de manera magistral. Este estilo tan ameno sigue la estela de su imprescindible libro ¿Para qué sirven las aves?, de obligada lectura si te gusta la naturaleza y que ha arrancado entusiastas elogios a escritores tan consagrados como Antonio Muñoz Molina o Manuel Rivas.

BirdFlyWay plantea numerosos temas de gran interés. Uno de ellos es la diferente predisposición de cada persona a vivir más en grupo (a ser “más gregaria”, como es el caso de los ánsares comunes, que viajan siempre en bandadas familiares), o más en solitario (como las águilas pescadoras, que vuelan solas de Europa a África).

También se tratan algunos aspectos curiosos de la organización de las sociedades. La poesía y su misterio se cuelan en numerosas conversaciones, lo mismo que el concepto de resiliencia (adaptación), aplicado tanto a las personas como a los espacios naturales. En este segundo caso, salen a colación numerosos ejemplos de cómo el cuidado de la naturaleza puede lograr que algunos espacios se recuperen de su previa destrucción, tal y como ha sucedido con no pocos de los paisajes visitados por los protagonistas como La Nava, El Oso o Doñana.

Pero ante todo, este libro es un canto a la vida en familia (si logras que tus hijos se enganchen a tu afición), a la amistad, las aves y la naturaleza. A compartir, charlar, intercambiar conocimientos, hablar mucho y escuchar mucho más; a sentir, disfrutar, vivir experiencias únicas al lado de nuestros seres más queridos después de lograr dejar fuera teléfonos móviles y malos rollos.

Una novela para leer en Navidad mientras preparas las maletas y los prismáticos para salir en busca de los ánsares porque, recuerda, en estos meses de invierno el verdadero espectáculo está en observar sus ruidosas bandadas cayendo pesadas sobre las frías lagunas reflejadas en atardeceres mágicos.

A fin de cuentas, este libro nos da alas para hacer más el ganso y menos la marmota.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

1 comentario

  1. Dice ser Ignotis parentibus

    La ruta europea de las aves es tan larga como la de Ayla y Jondalar
    LOS HIJOS DE LA TIERRA. (JM AUEL)

    26 diciembre 2016 | 15:53

Los comentarios están cerrados.