BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Ya han llegado las golondrinas, los cucos y los ruiseñores

Golondrina ventana_Mario Cea

Las aves migratorias están de vuelta a casa. A la nuestra, pues para ellas tan casa es la zona de invernada como la de cría. Volver a disfrutar con el vuelo familiar de las primeras golondrinas en los pueblos, escuchar en el soto el primer ruiseñor, la bella oropénola, el aprovechado del cuco o el incansable abejaruco; también las meseteñas collalbas. Lo habrás notado estas vacaciones a poco que hayas salido al campo, donde el milano negro vuelve a ser habitual. La primavera es ahora mismo una evidencia pajaril, aunque cada vez estas especies llegan con el calendario más trastocado.

Las golondrinas, por ejemplo, vuelven cada vez más pronto a España. El estudio y seguimiento de las poblaciones que lleva a cabo SEO/BirdLife de manera continua está permitiendo constatar un cambio en sus pautas migratorias. En medio siglo, la llegada de estas aves desde África al comienzo de la primavera se ha adelantado dos semanas. Si en la década de los 60 del siglo XX la fecha media de llegada a la península Ibéricaestaba en torno al 30 de marzo, ahora está en el 16 de marzo.

Los primeros ejemplares de golondrina común (Hirundo rustica) llegan en el mes de febrero y los últimos en partir lo hacen en el mes de noviembre.  Además, la península Ibérica es una zona de paso de parte de la población europea. Millones de golondrinas atraviesan en primavera nuestro territorio cuando se dirigen hacia las zonas de cría en el norte del continente y vuelven a pasar hacia el sur en otoño en su ruta hacia las áreas africanas donde invernan.

Gracias al registro de los primeros avistamientos por parte de observadores aficionados a las aves es posible anotar cada año la fecha de llegada y de paso migratorio de esta especie por el mayor número posible de lugares (Programa Aves y Clima de SEO/BirdLife). El registro de estos datos desde mediados del siglo XX ha permitido constatar el adelanto de la llegada de las golondrinas a España.

“Esta pauta podría tener que ver con el cambio global”, explica Blas Molina, técnico del área de Seguimiento de Avifauna de SEO/BirdLife, a través de una nota de prensa. “Unas temperaturas más benignas conllevan que la disponibilidad de insectos sea mayor y haya recursos disponibles para un ave insectívora a finales de invierno, pero parece que esto por sí solo no explica estos cambios en los patrones de migración”, matiza el ornitólogo de SEO/BirdLife.golondrina3© José Manuel Arcos

Otros factores como los cambios en el uso del suelo en el norte de África parecen tener un peso mayor en el acortamiento de las distancias migratorias, comenta Blas Molina. De hecho, esto ha dado lugar a un aumento de los individuos que deciden no cruzar al otro lado del Sahara para pasar el invierno y se quedan en zonas del norte de África. Esto implica acortar el camino de ida y vuelta y que puedan llegar mucho más pronto a las zonas de cría en Europa.

Paralelamente al adelanto de la llegada de la golondrina en primavera a España, se ha registrado un aumento de los individuos presentes en pleno invierno (diciembre-enero) principalmente en el suroeste peninsular, en las zonas más térmicas, explica Blas Molina.

Sobre los viajes de las golondrinas

En sus rutas migratorias, las golondrinas tienen que atravesar zonas marinas y aunque cruzan por el Estrecho de Gibraltar, no desdeñan hacerlo también por pleno mar hasta alcanzar la costa. El cruce África-Europa puede verse frenado por los vientos fuertes de Levante que soplan con frecuencia en la zona del Estrecho. Las condiciones meteorológicas en un año concreto pueden influir por tanto en un atraso o adelanto del cruce desde África a Europa en esa temporada. Sin embargo, la larga serie histórica de observaciones permite constatar que hay una marcada y continua tendencia a adelantar su llegada a Europa, al margen de las variaciones que puedan darse entre años consecutivos.

Durante sus viajes, las golondrinas utilizan los ríos y las líneas de costa que marcan la dirección de avance. Y usan las masas de vegetación en los humedales para pasar la noche. En esas ocasiones se pueden concentrar cientos y hasta varios miles de ellas, sobre todo una vez terminada la reproducción. 

Golondrina, Ave del Año 2014

La golondrina común fue declarada Ave del Año 2014 por SEO/BirdLife, ya que se ha constatado un fuerte declive de su población, que ha descendido un 30% en la última década. En 2004 se estimó una población de 30 millones de golondrinas comunes en España. Lamentablemente, las estimaciones actuales indican una reducción en torno a 10 millones de ejemplares.

Fenología golondrina

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

5 comentarios

  1. Dice ser carlos

    GRACIAS POR LA INFORMACION,MUY INSTRUCTIVO.

    07 abril 2015 | 10:21

  2. Dice ser Héctor

    Hombre, con la cantidad de pasta que recibe seo bird life en subvenciones que menos que
    contar golondrinas con una libreta….

    07 abril 2015 | 10:38

  3. Dice ser Sicólogo Astral

    Quien pudiera ser pájaro y volar libremente hacia el mejor lugar posible en cada estación del año.

    07 abril 2015 | 11:05

  4. Dice ser María Luque Avellano

    ¡YA HAN LLEGADO LAS ALERGIAS Y LOS GOLONDRINOS…! CONSOLÉMONOS CAZANDO
    .
    …Efectivamente, amigo César, con la primavera aparecen las alergias, los golondrinos, los familiares muy cucos y los vecinos ruiseñores, enemigos de respetar el silencio y la santa siesta. El único consuelo que nos queda es el inicio de la veda de caza. Pum-pum-pum…
    .
    …España no tiene buenas primaveras y quien padece de alergia lo sabe. Entre las alergias más frecuentes está la del polen, el ciprés, el platanero, el olivo y la Artemisa. Lo cual hace imposible caminar por la calle con los arbolillos del Ayuntamiento. Luego está el pelo de los animales y los ácaros del polvo, muy frecuentes en los pisos de estudiantes y apartamentos de solteros. La consecuencia de todo ello es el asma, la rinitis, la alergia a los alimentos, el picor inguinal, lagrimeo, ojos rojos, mucosidad líquida, estornudos, congestión nasal, dificultad respiratoria y abundante sudoración.
    .
    …Y en el tema de la sudoración hago un breve inciso, amigo César. Ya sabe usted que hasta el 40 de mayo no nos debemos de quitar el sayo. Lo cual provoca en muchos ciudadanos una sudoración copiosa de sus partes blandas, que, al no estar expuestas directamente al aire, se infectan dando lugar a la forunculosis o golondrinada. Es decir, a esos bultitos en axilas y testículos muy dolorosos al contacto y, asociados, muchas veces, al repulsivo hongo. En algunos lugares de España también se les conoce popularmente como escoceburras, ya que, quien lo padece, camina arqueando mucho las piernas y dando coces. Es, por tanto, la 2ª consecuencia negativa de la primavera. Pero hay más.
    .
    …La primavera se abre con la BBC (bautizos, bodas y comuniones) donde el amigo cuco surge de la nada para invitarnos a su boda a cambio del sobrecito monetario. Uno entonces suele meter a regañadientes 2 de los grandes pensando que luego los recuperará en la barra libre del restaurante. Pero, ¡ah, amigo! Las bodas ya no son lo que eran. Ahora, tras la dura carne y el pescado frío –que se ha de engullir a toda prisa, debido al ritmo impuesto por los del catering–, al invitado le dan un “vale x 1 consumición” y, si te he visto no me acuerdo. Menudo sablazo.
    .
    …Por eso le digo, amigo César, que el único consuelo que nos queda en primavera es la caza. La actividad cinegética representa uno de los principales motores económico del medio rural. Sólo en Castilla La Mancha genera 6.500 empleos directos y decenas de miles de jornales. Además la caza no sólo es ocio, también constituye un modelo de gestión del medio ambiente. Muchos espacios naturales están bien conservados gracias al dinero procedente de los cazadores y titulares de cotos privados. Eso sin contar con que la caza evita el furtivismo y favorece los controles sanitarios y la pureza de las especies.
    .
    …Otras bondades de la caza: 1) quita el estrés, 2) nos acerca a la naturaleza y 3) favorece las relaciones sociales. ¿Qué más podemos pedir? ¡Viva la caza, amigo César! ¡Fuera los golondrinos, los cucos y los vecinos ruiseñores!

    08 abril 2015 | 01:55

  5. Dice ser Maria

    Una de mis aves favoritas! Por aquí ya se oyen los chillidos de los vencejos, la llamada del buen tiempo 🙂

    23 abril 2015 | 18:13

Los comentarios están cerrados.