BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Las barbacoas no son para el verano ¿O sí?

Barbacoa

Veraniega barbacoa “antichispas” instalada en Burgos.

Cuando vivía en Inglaterra, el único momento en el que tus compañeros de trabajo te invitaban a su casa era para comer carnes a la brasa en la barbacoa del jardín. Como la temporada BBQ no empieza hasta junio y termina en agosto, pero yo había empezado a currar en septiembre, tardé 9 meses en poder traspasar el umbral de las viviendas de mis colegas, algo poco habitual en España.

Aquí, lo de las barbacoas veraniegas es algo relativamente nuevo. Cuando ibas al campo lo normal era llevar bocadillos, tortillas y ensaladilla rusa. Algunos hacían fuego para paellas o chuletillas, pero eso te tener fogones en las áreas de recreo para disfrute gratuito del personal no llegó hasta los años 80 del siglo pasado, y como supuesta mejora ambiental. Incluso se hicieron en los Parques Nacionales. Muchos años, y muchas (demasiadas) tragedias después, se ha comprobado el gravísimo peligro de esta “mejora” en espacios naturales. Desde junio o julio, hasta octubre, el uso de barbacoas, hornillos y asaderos está terminantemente prohibido en todo el Estado español. O lo estaba. Justo al revés que en el norte de Europa.

Pero hay un problema. Las barbacoas están cada vez más de moda. Y la culpa, en mi opinión, la tiene la influencia cultural de nuestros admirados norteamericanos. Películas, series, novelas, redes sociales,… Por todas partes nos bombardean con esas barbacoas humeantes símbolo inequívoco del American LifeStyle. Nada malo, por supuesto. Para nosotros. Pero nefasto para el bosque.

Solo el 7% de los incendios forestales registrados en Galicia son provocados por pirómanos. Más de un 25% ( 1 de cada 4) fueron ocasionados por barbacoas, colillas mal apagadas o pirotecnias. En la reseca España interior y mediterránea los porcentajes son seguramente mucho más altos. Así que promocionar el uso de barbacoas públicas en el campo es una temeridad. Pero se sigue haciendo.

En 2005 hubo consenso nacional para prohibir su uso en verano. 11 fallecidos entre los equipos de extinción eran una razón más que suficiente. 7 años después lo hemos olvidado. Nos hemos modernizado y ahora, en Castilla y León, desde donde escribo, me he encontrado con que el Gobierno regional autoriza el modelo de barbacoas con “matachipas”. A saber:

  • Ser una estructura fija de obra en buen estado de conservación.
  • Tener campana, chimenea con rejilla en la salida de humos o similar que actúe como sistema matachispas.
  • Tener tres paredes cerradas de obra que impidan la salida del fuego, pavesas o partículas incandescentes.
  • Tener un perímetro libre de combustible de al menos 3 metros.
  • Las barbacoas podrán ubicarse bajo las copas del arbolado cuando la distancia desde el matachispas a la copa sea como mínimo de 5 metros. En caso contrario, deberán ubicarse fuera de la proyección de las copas.
  • Pero se prohíbe en días de viento, cuando éste mueva las hojas de los árboles de forma apreciable (rachas superiores a 10 Km/h), y/o en días muy calurosos, en los que la temperatura supere los 30º C.

El Ayuntamiento de Burgos ha sido de los primeros en instalar las primeras unidades en sus parques de Fuentecillas y Fuentes Blancas. Genial ¿Verdad? Pues yo no estoy de acuerdo.

Primero: No existe seguridad absoluta de que tales barbacoas no puedan provocar algún incendio.

Segundo: Imposible saber cuándo el viento es superior a 10 kilómetros por hora o hace demasiado calor.

Tercero: ¿Quién y cómo se homologan las buenas barbacoas y se precintan las malas?

Cuarto: ¿Quién supervisa a los usuarios de esas barbacoas?

Quinto: ¿Quién se responsabiliza de sus posibles efectos destructores?

Pero ante todo: ¿Es necesario fomentar entre nuestra sociedad la necesidad de hacer fuego en el campo para disfrutar de la naturaleza?

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

14 comentarios

  1. Dice ser javivibc

    Dara igual pa cuando sean? El otro dia se dijo en otro reportaje de este mismo diario, que eran cancerigenas, que no nos pasaramos con la coccion de la comida, o nos daba un jamacuco.

    El caso es que las barbacoas, son para otros, menos pa los españoles. Eso si, el medico que dijo eso, debe esta ahora zampandose un chuleton de buey del tamaño de la catedral de Burgos, bien asado en su “peazo” de bbq, a la salud de todos los que no podemos comerla porque lo dice este santo patron.

    Yo soy vendedor de barbacoas, la exposicion mas grande de España, mas de doscientos modelos, de todos los tipos, mas grandes, mas pequeñas, pero ahora deberia de dejar de vender esto porque resulta que son malas. Los coches matan, la gente que conduce, mata y se mata, pero si este verano no cogemos el coche para irnos de vacaciones, nos sale el viaje por un ojo de la cara.

    30 julio 2014 | 10:48

  2. Dice ser Carla

    Y que tal dejar a cada ayuntamiento, conocedor de cada zona, de las costumbres de sus vecinos, de las épocas de mas o menos peligro de incendio, que sea el que legisle este tema.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    30 julio 2014 | 10:55

  3. Dice ser marian

    Es como todo, las barbacoas o mejor dicho, fuego en el suelo del campo para asar chuletas (yo lo he hecho en Brieva de Juarros (Burgos), muuuchos años), se ha hecho toda la vida de Dios, igual que toda la vida ha habido incendios.
    Lo que no puede ser es hacer fuego de llamas de dos metros, no apagarlo debidamente y no estar al tanto del mismo, con esto es más que suficiente para no provocar ningún incendio.
    Por otro lado, ¿cuántos incendios son provocados por barbacoas u hogueras (aquellos fuegos de campamento…)en proporción a los que provocan colillas, pirómanos o cristales?; exageramos todo, yo abogo por recuperar en todo su explendor barbacoas y hogueras (no del tamaño de las de S. Juan), para seguir disfrutando del campo como se ha hecho siempre, por esa regla de tres habría que prohibir los fuegos artificiales y por supuesto las Fallas Valencianas.

    30 julio 2014 | 11:05

  4. Dice ser Luis

    ¿Es cierto lo que dicen de que las barbacoas son cancerígenas? http://goo.gl/ZzjTJ7

    30 julio 2014 | 12:08

  5. Dice ser rosales

    Vivir en cancerígeno.

    30 julio 2014 | 12:24

  6. Dice ser Lico

    Si todo fuese hecho correctamente no pasarían desgracias y no nos evitariamos el disfrutar de esos eventos como las barbacoas. A mi me encanta el levantarte temprano comprar la madera , la comida que te apetezca y luego prepararla como a ti te gusta y los amigos del momento. La cuestión es hacerlo con supervisión y estas cosas no pasarían yo he ido a una zona de bosque en Collserola en la que tienen una zona totalmente libre de matojos o hiervas que pueden propagar el incendio y esta supervisado por la gente que gestiona el sitio te cobran por la barbacoa ya que hay muchísimas hechas en filas (de obra) y si un dia hace viento se prohiben usarlas y se supervisa que la gente haga un uso correcto. Y ahi se hace y luego te apartas para comer en el bosque con tu mesa y tus sillas. El problema no creo que sea si barbacoa en verano si o no, si no el como disfrutar de algo ,que a mi personalmente me encanta en todas las epocas que el tiempo lo permita, de manera correcta sin provocar ningun desastre. Y si pasase algun accidente actuar de forma contundente contra esos imprudentes y que no les caiga una multa por negligencia y a dormir tranquilo.

    30 julio 2014 | 13:51

  7. Dice ser carboneria@msn.com

    Con prohibir se soluciona todo en este país.
    Mientras en medio mundo la gente disfruta gastronómicamente haciendo barbacoas, con eventos multitudinarios que mueven millones de euros, en España nos dedicamos a prohibir y perder oportunidades de empleo.
    Si, la barbacoa también es un negocio, que se lo digan a los alemanes que si vas a Berling te dan un mapa con los 14 lugares de la ciudad en los que puedes hacer barbacoa en sus parques.
    Mientras en Belgica se organizan el campeonato de Euorpa de barbacoas en Tortouf
    https://www.facebook.com/media/set/?set=a.283462211753239.48035.118418384924290&type=3
    Evento que mueve millones de euros en una fin de semana, en España prohibimos y prohibimos sin conocimiento.
    Si vas a Sudáfrica ellos tienen el dia nacional de la barbacoa el conocido como “Braai Day” y ya no hablar de EEUU o todo centro Europa donde los KAMADOS Y BARBACOAS hacen furor.
    Cocinar a la brasa o en barbacoa no es peligroso, lo es si no se tienen dos dedos de frente o uno es un desalmado, que pretende hacer fuego donde no se puede o en condiciones no aptas para hacer fuego con seguridad.
    Lo que falta es cultura y empezaría por aprender a diferenciar entre una parrilla y una barbacoa, que no es lo mismo. Una barbacoa tiene que tener tapa la cual convierte la parrilla en un horno de brasa y a su vez hace que la parrilla sea segura en cualquier lugar. Se debería de aprender a utilizar carbones específicos para cada ocasión, carbones que nos chsipean como son los de casacara de coco, pero con prohibir y no estudiar tenemos bastante.
    Yo conocido como Barbacoaman he realizado un evento de barbacoas para 8000 personas , el Huercasa Countryque fue un exitazo y no hubo ningún tipo de problema con más de 16 barbacoas encendidas a la vez y con 4000 personas cada día a mi alrededor. Todo se puede hacer si se tiene conocimientos, pero quizás sea más fácil prohibir.
    Todo va cambiando y poco a poco vamos creando cultura de barbacoa, progamas como el 100 % barbacoa de canal cocina demuestran que la barbacoa es algo más que colesterol y pirómanos.
    El hombre evoluciono cuando conoció el fuego y empezó a comer caliente, dejop de tener enfermedades gracias a cocinar con fuego, ya se nos ha olvidado?
    Otros arremeten con que es la barbacoa es cancerígena, que tonterías se tienen que escuchar.
    Evidentemente si no sabes cocinar a la brasa y lo quemas todo, será cancerígeno, pero eso pasa con una sartén y con cualquier alimento quemado, esos quemados a la larga pueden crear elementos nocivos para la salud.
    Evidentemente yo como barbacoaman y defensor de la cocina a la brasa, soy el primero que entiendo y defiendo que hay que respetar las aéreas restringidas de los montes, pero también defiendo y propongo que se habiliten espacios con barbacoas, no parrillas y que la gente que las utilice tengan nociones de cocina a la brasa y de protección del medio.

    Un saludo de Barbacoaman
    http://www.barbacoaclub.es

    30 julio 2014 | 14:04

  8. Dice ser niet

    Más de un 25% ( 1 de cada 4) fueron ocasionados por barbacoas, colillas mal apagadas o pirotecnias

    O sea, que 25% no es de barbacoas…

    30 julio 2014 | 14:28

  9. Dice ser Jonas

    1º Cada Comunidad Autónoma, legisla su propia normativa sobre este asunto (no es lo mismo hacer un fuego en Asturias, que en Cadiz en pleno Agosto)

    2º ¿Homologar barbacoas que pone el ayuntamiento o la CAM? ¿Supervisar a usuarios?

    ¿acaso se controla la mano del subnormal que tira una colilla por la ventanilla de su coche o que fuma en el campo?

    si nos ponemos así, que se fabriquen cigarrillos que cuando caigan al suelo se apaguen solos y no provoquen incendios y se vendan botellas y recipientes que no sean de cristal..

    no entiendo muy bien que pongas una estadística de Galicia, siendo de Castilla la Mancha. Ademas no es concluyente, ya que en ese 25% entran tres factores diferentes.

    30 julio 2014 | 15:46

  10. Dice ser jotip

    Si las barbacoas y parrillas fueran cancerígenas, no quedaba americano sano.
    Con tantas normas, prohibiciones y precauciones nos olvidamos de vivir antes de morir.

    31 julio 2014 | 10:24

  11. Dice ser Josep

    César: Predicas en el desierto. La preocupación y el respeto por la naturaleza en este país es exactamente igual a cero.
    Ya ves los comentarios anteriores, el resumen podría ser “Y a mi que más me da el riesgo de que haya un incendio que queme miles de hectareas si eso me va a impedir pasarmelo bien durante una hora”
    Triste.

    31 julio 2014 | 18:53

  12. Dice ser konver | toner

    No es que este de moda, todo esta buenisimo en la barbacoa, ademas de un relax para las mujeres pues normalmente cuando hay barbacoa cocinan los hombres.
    toner
    http://www.konver.com

    31 julio 2014 | 20:09

  13. Dice ser Rafael Gálvez Cruz

    LAS BARBACOAS SON PARA EL VERANO
    .
    …O para la primavera si hace bueno. Incluso en el veranillo de San Miguel (por octubre y noviembre) puede uno coger perfectamente la barbacoa y echarse al monte con los amigachos. La verdad es que yo siempre he tenido la suerte de conocer a mucha gente aficionada al buen comer y al buen beber, y de vivir en un lugar privilegiado, en Jaén, muy cerca del Parque Natural de la Sierra de Cazorla.
    .
    …Este parque es una maravilla, os lo aseguro. Está lleno de vegetación de matorral, hay pinos, encinas, alcornocales, arroyos limpios, mucha tranquilidad y, de vez en cuando, se ven corriendo por el monte algunas liebre pardas y hasta algún ciervo. Aunque está prohibido cazar allí, estoy seguro de que si algún día me llevara por curiosidad la escopeta de aire comprimido que tengo en casa, no haría falta sacar la carne comprada del Carrefour. Menuda barbacoa de ciervos nos comeríamos la pandilla y yo.
    .
    …Pero a lo que iba. Mi familia siempre ha tenido barbacoa de hierro en casa. Un chatarrero le vendió una muy barata a mi padre en los 70 por cuatro perras. Era de ésas que pesaban un quintal; tenía la tapadera de chapa, rejilla metálica un poco chamuscada por el uso, mango de hierro y 3 patas. Esa barbacoa asaba muy bien y la he seguido disfrutando con la familia hasta que me independicé y me compré una nueva para mi solito en el Leroy Merlin. Hoy me río yo de ese chisme oxidado y de parrilla diminuta. La mía es mejor.
    .
    …Podía haberme quedado con una de esas parrillas chiquitujas de 17 euros o con una barbacoa medianita por un poco más de dinero; pero como en la época que me la compré todavía seguía cobrando la paguilla del paro, decidí aprovechar la ocasión y hacerme con la grande. Con una de obra. Como dicen en mi pueblo: “¡las mujeres, el radiocassette del coche y las barbacoas, grandes… anden o no anden! Además una barbacoa, amigos, no deja de ser una gran inversión que pronto se amortiza. Sólo tiene uno que reunirse mucho con los amigos y tirar para la sierra.
    .
    …Mi barbacoa es la modelo Cayman. Está hecha de ladrillos refractarios y tiene encimera y campana de humos. Cuando hay quedada, la subimos a la furgoneta de mi vecino el Macario y le echamos un toldo por encima para evitar el chismorreo del pueblo. Una vez en el parque, la apontocamos a un árbol fuerte y encendemos el horno con las piñas que encontramos por el suelo. Estas piñas dejan en seguida un humo aromático espectacular por toda la sierra.
    .
    …Mientras tanto, los muchachos y yo vamos preparando las chuletas, los choricitos, la morcilla y la panceta. A veces ponemos sardinas. Todo ello regado con el buen vino de la tierra. El vino de las bodegas de don Marcelino Serrano o de Campoameno, que entran como un tiro por los gaznates. 2 litros por barba caen fijos cada domingo. Las chuletas solemos acompañarlas de salsa chimichurri y adornarlas con papas arrugas. De postre, el Evaristo suele preparar muy bien la queimada galega. Está exquisita.
    .
    …Y acabo para no cansar. Todo esto lo disfrutamos respetando la naturaleza y tomando las lógicas medidas de precaución. Como recoger todos los desperdicios, una vez terminado el sarao, y enterrarlos en el suelo, o echar las brasas en un lugar limpio para evitar los incendios. Recordad que el mejor “matachispas” es la sensatez. No lo olvidéis.

    01 agosto 2014 | 01:25

  14. Dice ser rupatd

    Josep, respetamos la naturaleza interactuando con ella a través de nuestro sentido de la responsabilidad; que haya irresponsables, locos, asesinos y malas personas mundo alante, no quiere decir que el resto de los humanos no podamos ni pisar los campos no vaya a ser que los destrozamos antiecologicamente; los extremos siempre siempre son malos.

    01 agosto 2014 | 11:05

Los comentarios están cerrados.