La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

El gran negocio nuclear

La terrible tragedia nuclear de Japón no existe. Es un invento de los ecologistas. Chernóbil también fue un invento, pero de los comunistas. Chernóbil nunca podrá repetirse pues las centrales nucleares de los países occidentales son seguras al cien por cien, están diseñadas a prueba de bombas y terremotos.

Durante décadas, el lobby nuclear no paró de azuzarnos con su matraca de adoctrinamiento comunicativo. Nos llevaron a visitar sus centrales y nos cubrieron de publicidad con la única intención de doblegar nuestras dudas antinucleares. Todos ellos callan ahora, mientras seis reactores en Fukushima, clones de Garoña, se funden completamente descontrolados.

La tecnología que logró domesticar a la bomba atómica se muestra impotente siquiera para saber qué está ocurriendo allí dentro; proponiendo tan sólo medidas desesperadas como llamar a los bomberos para echar agua en ese infierno mientras mantienen el habitual secretismo informativo.

Estados Unidos, el país que arrasó Japón con dos bombas nucleares, inició su reconstrucción con el programa Átomos para la Paz. Sin petróleo, gas o carbón, necesitaban cuantiosos recursos energéticos para poder transformarse en una superpotencia mundial. Optaron así por la energía atómica de diseño norteamericano, a pesar de los riesgos en un país sísmicamente muy activo. La sed de energía y un optimismo tecnológico general superaron todos los miedos, ofreciendo al tiempo jugosos negocios: las eléctricas se llevan las ganancias, mientras el Estado carga con los residuos radiactivos y unas catástrofes que las aseguradoras se niegan a asumir.

Siglo XXI y nuestra sociedad sigue aprendiendo a palos, sacando conclusiones de sus trágicos errores. Una energía que puede convertirse en incontrolable debe, sencillamente, abandonarse.

Foto tomada desde un helicóptero militar del reactor 3 en la central de Fukushima. (Tokyo Electric Power/ Reuters)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

71 comentarios

  1. Dice ser D. Moss

    Jo, un blog escrito por verdes, seguro que no maquilla la historia y la cuenta tal como fue, bien conocida es por todos su objetividad.

    No sé lo que dijo el alcalde exactamente ni lo que pasó con la parte contraria. Lo que sí sé es que cada uno debería de opinar y aportar en su campo. Y la mayoría de los ecologistas no saben nada más de naturaleza que lo que ven en los documentales de la 2.

    24 marzo 2011 | 19:27

  2. Dice ser D. Moss y demás antiecologistas una pregunta...

    Si tan en contra estáis de los vegetarianos, gente que se preocupa por el medio ambiente, etc. ¿Por qué entráis en esta blog?.
    Mejor sería que dejárais a los que nos interesa le tema comentar tranquilos y a nuestro rollo.

    25 marzo 2011 | 10:00

  3. Dice ser D. Moss

    Yo no tengo nada en contra de la gente que se preocupa por el medio ambiente, yo lo hago y estoy segura de que mucho más que algunos de los que leen este blog. Me parece que hay que educar y concienciar a la población sobre el tema para poder aprovechar más eficientemente los recursos y reducir el impacto ambiental. Pero la manera de hacerlo no es llevarlo al extremo ni facilitar información falsa y poco objetiva para conseguir el fin de unos pocos. Las cosas deberían estar hechas por expertos.

    En contra de los vegetarianos y demás especímenes yo no tengo nada, siempre y cuando no vengan a hincharme las narices y sus ideas no afecten a mi vida diaria.

    Como España es un país libre, nadie me prohíbe entrar en este blog, leer o comentar. Si no te gustan mis comentarios puedes ignorarlos y seguir a tu rollo. Igual que os manifestáis en la calle donde la gente no os quiere escuchar, yo entro aquí y digo lo que opino.

    25 marzo 2011 | 13:37

  4. Dice ser Bien por D. Moss

    Bien contestado, en el último párrafo se resume todo.Pero parece ser que a los “poseedores de la verdad absoluta” les molesta, les incomoda que alguien los ponga en entredicho, pero ya se habrán dado cuenta hace tiempo que la gente no solo es que los cuestione, sino que les esta destapando todas sus miserias , mentiras y negocios. Les molesta que la gente se cuestione que hay detrás de los grupos y “fundaciones sin animo de lucro”, les molesta que la gente se informe de fuentes que no son las suyas. En definitiva a todos los grupos fanaticos y fundamentalistas y fascistas siempre les ha molestado que la gente tenga otra visión de las cosas que no es la suya.Y estos no son una excepción.
    Un saludo.

    25 marzo 2011 | 15:18

  5. Dice ser RAFA EL SEVILLANO

    He llegado a la conclusion despues de tantos años viviendo en esta faz de la tierra a la que tanto amo y me resulta muy maravillosa y que tanto me ha costado en fotografias y sudores por paises, con todo a cuestas, que si he llegado a esta, tambien llegare a otra y si no la cuento, la contaran mis hijos y nietos si pueden, por mucho que grite, solo conseguire acabar con mi salud, pues mejor conservarla para tantos experimentos, en estados solidos, liquidos y gaseosos, mejor unidos que sueltos y lo que mas me preocupa, llegar a final de mes, pues con tantas subidas, crisis, incluidas los beneficios de aquellos que “a rio revuelto ganancias de pescadores”, las electricas 10% de subida y sus accionistas llevando a sus hijos a estudiar a paises pijos con universidades topten, los mios en los nacionales y a sudar con las facturas, ¡¡que mas que se me olvida!!!, pasare frio, calor, gases de autos, contaminacion fabril, aguas fecales en los cultivos, tratamientos toxicos, metales, medicamentos para matar moscas a cañonazos, contaminacion por garganta y nariz, ojos y piel, ojú una jartá de suerte, para seguir medio sano. Resistiré, si puedo, no me cabe otra.

    26 marzo 2011 | 20:02

  6. Dice ser Puros y santos.

    Los santitos pro nucleares:

    GRAVE ACCIDENTE EN ASCÓ

    En noviembre del año pasado se produjo un accidente relevante en la central nuclear de Ascó 1 durante las tareas de limpieza efectuadas tras completar la carga de material fisionable en el reactor. El mismo aconteció cuando varios litros de fango y de agua contaminada, que habían sido recuperados manualmente mediante bombeo y aspiración, fueron vertidos ‘por error’ cerca de una rejilla de ventilación en la piscina del combustible gastado. La puesta en marcha del sistema de aspersión provocó que material radiactivo entrase en la rejilla de captación de aire y quedara retenido en los filtros de seguridad. Una incorrecta maniobra de descontaminación, que no tuvo en cuenta la limpieza de los filtros y tuberías exteriores, favoreció la evacuación de partículas ionizantes al sistema de ventilación general y su posterior expulsión fuera del recinto nuclear.
    Sea como fuere, la contaminación no se detectó hasta el 14 de marzo del presente año 2008, si bien el suceso no se dio a conocer a la opinión pública hasta principios del mes de abril. Y todo sucedió de una forma rocambolesca pues, a pesar de los intentos de ocultación del accidente por parte de la Asociación Nuclear Ascó-Vandellós, una filtración interna al grupo ecologista Greenpeace puso en alerta al Consejo de Seguridad Nuclear, hasta ahora ignorante de lo acontecido, a pesar de ser el organismo encargado por velar de la seguridad en las instalaciones atómicas. A nivel oficial, se intentó calmar a los ciudadanos afirmando que se trató de una diminuta fuga de partículas en las inmediaciones del recinto del reactor. Pero, en sucesivos días, la intensidad del escape y su radio de acción fue ampliándose, paulatinamente, conforme se encontraban nuevas partículas cerca de las terrazas del edificio de combustible, en el doble vallado que rodea la instalación, en el límite de los terrenos que son propiedad de la central y en el exterior del recinto industrial, hasta que finalmente se ha aceptado que se han hallado trazas de contaminación junto a la línea de ferrocarril y en las inmediaciones del río Ebro.
    Las organizaciones ecologistas afirman que el grado de contaminación emitida al exterior supera considerablemente al admitido por la central, lo que constituye un fenómeno sin precedentes en la historia nuclear catalana desde el incendio de la, hoy en día clausurada, central Vandellós 1. La desinformación que caracteriza a los comunicados de la ANAV, incompletos, parciales, y tan técnicos que sólo los ingenieros nucleares pueden entenderlos, hace que se haya exigido mayor transparencia informativa, de cara a los medios de comunicación, para evitar suscitar la alarma ciudadana. Urge la elaboración de un mapa completo de la composición y difusión de las partículas contaminantes y una explicación de las medidas adoptadas para solventar el problema, tanto de los operarios de propia central como de lo técnicos del CSN y del CIEMAT. Lo que está claro es que alguien está mintiendo y se precisaría depurar responsabilidades. Porque lo que inicialmente fue clasificado como ‘anomalía de nivel 1’ en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares, más tarde se reconoció como ‘incidente de nivel 2’. La pequeña fuga de partículas en realidad fue un escape de radiactividad en toda regla, con una intensidad 750 veces superior a la notificada inicialmente por los responsables del complejo atómico.
    Los ciudadanos tenemos la obligación de cuestionarnos cómo es posible que se haya llegado a este nivel de dejadez, de ineptitud y de manipulación. Y una de las preguntas más evidentes es cómo pudo producirse semejante fuga de elementos ionizantes sin que se activara ninguno de los sensores de radiactividad existentes en la planta nuclear y, sobre todo, cómo es que no se puso en marcha la Red de Alerta Radiológica (RAR) en Tarragona. La respuesta es tan espantosa como sencilla, pues en ambos casos hubo mala fe y comportamiento criminal al haberse ordenado, por parte de los responsables de Ascó 1, la manipulación de los sensores para evitar la activación de las alarmas. Y fue tal la intencionalidad a la hora de encubrir el suceso que incluso, para no levantar sospechas, se permitió la entrada al recinto de la central a visitas escolares tan sólo dias después de que se descubriera la fuga, según ha denunciado la organización Ecologistas en Acción. Al día de hoy, ya sabemos que el Plan de Emergencia Nuclear no se activó por razones meramente económicas, ya que el paro de los reactores para la descontaminación podrían haber supuesto importantes pérdidas para Endesa, la compañía energética propietaria de la central, a lo que debería sumarse una multa del orden de los 30 millones de euros. Esto explica que se tardara 21 días en informar al CSN de la situación, una vez que se encontraron los primeros trazos de contaminación -al día de hoy más de 300 ‘puntos calientes’-.
    En un primer momento, se ha descartado que la contaminación detectada suponga un riesgo radiológico, hecho avalado por la Conselleria de Politica Territorial de la Generalitat cuyo titular, Joaquim Nadal, ha afirmado que los niveles de radiación son insignificantes. La campaña desinformativa que se ha puesto en marcha intenta minimizar el impacto medioambiental y sanitario que se haya podido producir, insistiéndose en la idea de que la dosis total que pudiera haber recibido un trabajador o un ciudadano está muy por debajo de los límites oficiales reglamentarios. Una mentira impía ya que, al día de hoy, la comunidad médica sabe que no existe dosis radiológica mínima que no suponga un riesgo para la salud y que los diferentes tipos de radiacciones artificiales son peligrosos en dosis y exposiciones diversas, no necesariamente elevadas. El problema principal consiste en que se carece de datos sobre la cantidad total de sustancias tóxicas que ha podido ser dispersada por el viento, en todo caso muy superior a la oficialmente reconocida. De esta manera, tampoco es posible saber la cantidad de personas que han sido expuestas a la contaminación. A pesar de las diferencias ideológicas que nos separan, podríamos consensuar que la salud ciudadana debería prevalecer por encima de intereses políticos y económicos. De esta forma, habría que exigir un control radiológico independiente para las personas potencialmente afectadas –trabajadores, vecinos y visitantes de las instalaciones- y la elaboración de un análisis epidemiológico en la población. El doctor Eduard Rodríguez Farré, médico especializado en toxicología y farmacología, coautor de la obra Casi todo lo que usted desea saber sobre los efectos de la energía nuclear, afirma que el vertido plantea muchas incógnitas y que nunca se sabrá la cantidad de radiactividad vertida al exterior por el retraso en su notificación.
    Debemos exigir un régimen sancionador más severo, cuya cuantía supere al de las ganancias anuales de las centrales nucleares si queremos un control efectivo de tan peligrosa actividad industrial. La cultura de seguridad está muy mermada debido a que la privatización del sector eléctrico ha facilitado la implantación de una política de reducción de gastos consistente en la subcontratación de trabajadores temporales, carentes de la formación técnica necesaria, mal pagados y sometidos a duras condiciones laborales por la falta de personal de refuerzo. Es evidente que anteponer el beneficio económico a las medidas de seguridad puede acabar pasándonos factura, tal y como aconteció en Chernobil, pero mientras que Endesa tenga ganancias del orden de los 662 millones de euros de beneficio neto, según informes de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), las cosas no cambiarán. Ante la desidia de nuestros políticos, el Sistema Judicial debería operar con celeridad y transparencia, dada la gravedad de los hechos. Tanto el titular de Ascó como la presidenta del CSN deberían, no sólo presentarse en comparecencia ante el Parlament de Catalunya para dar explicaciones de lo sucedido, sino ser juzgados por incompetencia y por delitos contra la salud pública al haberse vulnerado reiteradamente las directivas sobre protección radiológica de la población. Debería abrirse, a nivel nacional, un debate serio sobre la energía nuclear, en el que también se tuviera en cuenta la validez de las renovables, y se planificara un calendario de cierre de las ocho centrales atómicas que todavía siguen en funcionamiento en nuestro país -recordemos que es promesa electoral del presidente Zapatero- por deficitarias, ineficaces, peligrosas y altamente contaminantes. Además, se requiere, de una vez por todas, la creación de protocolos de actuación en caso de incidentes radiológicos, la realización periódica de simulacros de alerta radiactiva, que el Plan de Emergencia Nuclear pase a ser competencia de la Generalitat y que el CSN se convierta en un organismo limpio e independiente de las influencias del lobi nuclear.

    26 marzo 2011 | 20:07

  7. Dice ser RAFA EL SEVILLANO

    Los grupos ANTIS, funcionan mas o menos asi; se busca un motivo, una idea, un gurú lider, mejor con labia, se le da forma, se hace un anagrama, logotipo, un decalogo, se coje a gentes de buena fe, que trabajen a tope, algunos se lo creen y arriesgan sus vidas, mejor subvencionados, no alineados, para eso ellos lo hacen mejor, algo despistadillos en sus lineas a seguir, se prestan a todo, desnudos, encadenados, polis y cachiporras, moratones y sangre, pagan cuotas y el jefe a poner la mano. Es que estamos muy englobados.

    26 marzo 2011 | 20:24

  8. Dice ser RAFA EL SEVILLANO

    Toda preocupacion, por nuestra salud es poca, y mas si viene del exterior, me explico, toda contaminacion que originen otros, a nosotros nos afecta en gran medida, somos inocentes a tanta perversidad economica y financiera, en manos de empresas capitalistas.
    Pero nadie repara en la contaminacion, aun mas peligrosa si cabe, en la que nosotros mismos nos infligimos, ALCOHOL, NICOTINA, PORROS ( ya se que me meto a contramano, pero tambien llevan resinas y toxicos) MALOS HABITOS ALIMENTICIOS, MEDICACIONES INUTILES, EXCESOS, pero es nuestra opción, y esa es sagrada, faltaria más, pero algo hay que hacer, asi que salgo a la calle, a que me escuchen, pero tambien fastidio al que tiene otros problemas que resolver, como pagar hipotecas, todo esto queda muy snob, muy progre, mucha filosofia, en veladores de terrazas y noches largas, pero ( he aqui mi pregunta) por que no existe una plataforma u ong, que defienda los que mañana se quedaran sin piso, por tres letras no pagadas, y personas con/en dificultades, paro, etc., eso no es tertulia y menos preocupacion para esas noches tan largas?. Pienso que es la edad, la insconciencia. Pobres en las calles durmiendo con frio. Pienso que no existe COMPROMISO, solo ruidos de cacharreria, y actuar en parcelas mas de ULTIMA HORA, hacerse notorio, pero lo que realmente interesa se hacen el longuis, ausente y frio(en Español), mejor dicho, demasiado congelados. Así, sres. implicados en temas banales, no teneis mi admiracion, solo si se empieza por los problemas de nuestra, casa, barrio, ciudad, region y pais. Asi lo entiendo y lo que es peor, cada dia mas claro.

    26 marzo 2011 | 21:01

  9. Dice ser D. Moss

    “Las organizaciones ecologistas afirman que […]” Apaga y vámonos.

    27 marzo 2011 | 13:25

  10. Dice ser Para D. Moss

    “En contra de los vegetarianos y demás especímenes yo no tengo nada…”, que hayas usado el término especimen en tu respuesta ya me dice mucho de ti…

    29 marzo 2011 | 09:20

  11. Dice ser D. Moss

    He utilizado correctamente el término, te dejo la definición de la RAE ya que al parecer no conoces el significado.

    http://buscon.rae.es/draeI/SrvltGUIBusUsual?LEMA=esp%C3%A9cimen

    ¡Uy! Cómo me preocupa lo que pienses de mi…

    29 marzo 2011 | 15:54

  12. Dice ser Pronucleares mentirosos y manipuladores.

    Se os ve el plumero pro nucleares. Tomaos un poco de plutonio e iros 24 mil años a tomar por… Drogadictos del capitalismo, vuestro Dios el dinero y vuestro libro sagrado la tecnología que nunca falla. Dejadnos en paz que nos estáis matando con vuestras creencias sin sentido y con la ucranía (falsa utopía) en la que estáis inmersos.
    Para Moss: no soy vegano.

    28-03-2011

    Fukushima

    Información radiactiva

    Gorka Larrabeiti

    Rebelión

    Mientras el mundo se pelea por Libia, Fukushima sigue contaminando aire, mar y tierra. Yukiya Amano, director de la Agencia para la Seguridad Atómica japonesa, dijo que estaba lejos de ser resuelta. Ayer supimos que, cuando tres trabajadores pisaron agua en el sótano del reactor 3 de Fukushima, la Tokio Electric Power Company (TEPCO), ya sabía que la radiactividad en ese lugar estaba fuera de control. Lo sabía pero no lo dijo.

    Desde siempre toda información que toca la energía nuclear parece estar altamente contaminada. Hace poco, en un programa de periodismo investigativo de Rainews 24, que se ha ocupado desde hace tiempo en desvelar secretos atómicos, el físico Emilio del Giudice reconocía su incapacidad para juzgar lo que ocurría en la planta de Fukushima por falta de información, la cual podía obedecer a dos causas: censura de la TEPCO y del gobierno japonés o bien impotencia de los técnicos de describir el cuadro actual en la planta. Pero los hechos son hechos. Los EEUU alejaron ocho buques de guerra desplegados en la zona; el Director de la Comisión de EEUU para la seguridad nuclear dijo que el daño registrado en al menos uno de los reactores era más grave de lo admitido por Tokio; la portavoz del ministro de Exteriores chino solicitó “detalles precisos” al gobierno japonés sobre lo ocurrido; el presidente de la autoridad nuclear francesa, André-Claude Lacostem, aseguró que la central de Fukushima había alcanzado el nivel 6 de alerta nuclear, el segundo más grave de la Escala Internacional de Sucesos Nucleares y Radiológicos, cuando el gobierno japonés lo había clasificado de nivel 4; EEUU y Reino Unido fijaron el límite de seguridad en un radio de 80 km. cuando Japón lo había fijado primero en 20 km. y luego en 30 km. Paolo Longo, corresponsal de RAI 3 en Tokio, confirmaba el descrédito general: no había encontrado a nadie en la calle que se creyera la información que daba el gobierno japonés.

    Desinformación, manipulación y censura son armas que el lobby nuclear emplea desde siempre. Pero, con los accidentes nucleares se eleva la tensión informativa, y llegan al conocimiento público cuestiones distintas al ya conocido problema de las escorias. Sólo los muy interesados en la materia saben responder a cuestiones como quién produce la energía nuclear, quién monitorea las centrales, qué combustible se emplea, cuánto cuesta una central, qué relación hay entre el empleo militar y el empleo civil de la energía nuclear.

    Cuando Chernobil, tanto el accidente nuclear como la censura informativa se explicaron fácilmente: eran la consecuencia de la decadencia del régimen comunista soviético. Aplicando la misma lógica, en Fukushima, presenciamos la decadencia del capitalismo japonés: por culpa de las privatizaciones, que conllevan corrupción y conflictos de intereses, los controles se relajan y el peligro aumenta. Todo vale, incluida la flexibilización y precarización de la seguridad, con tal de abaratar costes y no alterar los beneficios. Según Giorgio Parisi, catedrático de Física Teórica de la Universidad de Roma, medalla Max Planck, “lo grave es que el monitoraje y, por consiguiente, el cálculo del riesgo, se le deje a una empresa privada. Es absolutamente necesario que el monitoraje se deje a un ente estatal, no ligado a intereses de empresas que construyen o gestionan las plantas y capaz de controlar de modo preciso la situación. En cambio me parece que los comunicados sobre la situación de Fukushima no los difunde un ente estatal para la seguridad sino la empresa” (Il Manifesto, 19/3/2011, p.7). Las infracciones de la TEPCO habían sido tantas que podían ser consideradas un problema sistémico. En efecto, TEPCO había sido multada en 2002 por maquillar informes, en 2007 por fuga radiactiva, y diez días antes del terremoto había entregado un documento a las autoridades en el que reconocía haber manipulado los datos de los controles de mantenimiento.

    Oyendo a los expertos en física nuclear que trataban de explicar el cuadro apocalíptico de Fukushima, vinimos a saber que el reactor que más preocupaba era el número 3 debido al empleo de MOX (Oxido Mixto de uranio y plutonio). Vincenzo Balzani, físico de la Universidad de Bolonia, explicaba (Annozero, 17/03/2011) que esta mezcla se lleva a cabo con el fin de reciclar escorias. En Fukushima la fabricación del MOX la llevó a cabo la ARIVA francesa. El proceso industrial es el siguiente: Japón envía sus escorias a Francia. La ARIVA lo realimenta y lo devuelve a Japón, que lo emplea en tres o cuatro centrales. Un millonésimo de gramo de plutonio es letal para el hombre. 24.000 años de plutonio. Después de lo ocurrido en Fukushima nada ha cambiado. Greenpeace denuncia que Francia volverá a exportar la próxima semana otro encargo de MOX. ¿Cómo lo enviarán? ¿Cuánto gana la ARIVA por cada transporte? ¿No cabe contemplar la posibilidad de un accidente en el transporte? Preguntas sin respuesta de momento que surgen después de Fukushima.

    Otra de las herencias de Fukushima es la caducidad de las centrales nucleares. Los expertos ahora hablan de 30 o 40 años de duración para las centrales, lo que da al traste con todos los cálculos sobre su sostenibilidad económica. A los costes de construcción y mantenimiento, que se supone que crecerán a partir de ahora, hay que añadirles el de desmantelamiento. Y cuesta mucho más desmantelar que construir.

    Así pues, si no es rentable, si sus escorias son eternas, y el uranio no abundará siempre, ¿cómo se explica la insistencia en la energía nuclear? El físico Emilio del Giudice lo explica así: “Porque la energía nuclear también es militar y entonces, como las sociedades no democráticas se basan en la violencia y las sociedades democráticas se basan en la estafa y el engaño, hay que convencer a la gente de que el Estado opera con buenos fines, no se prepara para la guerra; y si la hace, es sólo en respuesta a una agresión externa. La energía nuclear civil es un modo para ocultar la militar y para que se vea que nuestros presupuestos de defensa son pequeños porque una parte del gasto de defensa militar se le endosa a los presupuestos de otros ministerios”. Añade: “No es verdad que la energía nuclear cueste menos. La energía nuclear francesa se vende barata porque es el subproducto de una producción militar”. Ignoro cuánto hay de verdad en lo que dice Del Giudice, pero una cosa es cierta: hay un nexo entre ambos usos, y reina el secreto.

    Para terminar, un último embuste mediático. Ya han recibido un nombre los mártires atómicos de Fukushima: son los “50 héroes”. Planteando la cuestión en estos términos épicos, se pierde la dimensión humana y laboral del problema. En una excelente crónica de Pio D’Emilia desde Onagawa (Il Manifesto, 27/3/2011, p. 5), se nos cuenta que a los trabajadores de las centrales atómicas los conocen con el nombre de “los gitanos del átomo”. En Japón hay 70.000 trabajadores en las centrales nucleares: 63.000 son precarios con contratos temporales o mensuales para efectuar trabajos de manutención o de emergencia. Cobran como máximo 90 euros al día. “Se trata de trabajadores originariamente pescados en los guetos de Sanya en Tokio y Kamagasaki en Osaka, sin especializaciones particulares, pero que con el paso de los años se han convertido, pagando el precio de contaminaciones graves, en expertos. Representan casi el 90% de la fuerza de trabajo y los pagan, a fin de cuentas, para ser contaminados”. No serían 50 sino 300 los trabajadores que están entrando en Fukushima a turnos. 20 han sido ingresados, 3 de ellos muy graves. Entre tanto, TEPCO se disculpa por haber difundido un dato falso: los niveles de radiactividad no superarían 10 millones de veces el límite permitido, sino sólo 100.000. Aunque la contaminación informativa persiste, el tsunami nuclear ya ha llegado a Alemania, donde los Verdes gobernarán -en coalición con los socialdemócratas- en Baden Wütenberg, primera región económica.

    Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

    29 marzo 2011 | 22:37

  13. Dice ser D. Moss

    A mi como si chupas piedras, que tienen muchos minerales. Come lo que te de la gana que yo también lo hago.

    ¡Dios, mira que eres pesado!, ¿para que narices me pones artículos escritos por economistas (ni me molesto en leerlo)? ¿Qué saben ellos de física o ingeniería nuclear? Tú, cuando te encuentras mal ¿acudes a que te haga la revisión el panadero?. De las cosas tiene que hablar quien tiene que hablar, ya lo dije antes. Además de ignorante, terco. Las tienes todas chaval, hazte vegano para completar el pack de “ciudadano modelo”.

    30 marzo 2011 | 00:56

  14. Dice ser D. Moss te preocupa lo que piensen de ti

    Cuando contestas de esa forma tan agresiva… debes hacertelo mirar, de verdad.

    30 marzo 2011 | 09:30

  15. Dice ser D. Moss

    Tienes razón, al estar escrito, mis palabras pueden interpretarse como dices. Pero no, mi intención no es ser agresiva. Cierto es que tu n-ésimo intento desesperado de tener la razón sin aportar nada me ha llevado a la exasperación. Pero ya se me ha pasado, gracias por preocuparte.

    Lee el penúltimo comentario que escribiste. El párrafo inicial a lo mejor si que está fuera de tono y refleja la frustración, agresividad y rabia que albergan los ejemplares “verdes”. Te devuelvo tu consejo, míratelo.

    30 marzo 2011 | 11:31

  16. Dice ser menchu

    Hola César, te dejo una noticia de ayer que puede llegar a resultar muy interesante: http://tecnomagazine.net/2011/03/29/una-botella-de-agua-residual-puede-darle-a-tu-casa-la-energia-que-necesita/
    Y por cierto, hay que mencionar la energía geotérmica, que es una muy buena opción, aunque como con casi todo, hay reticencias a cambiar a algo nuevo.

    30 marzo 2011 | 13:14

  17. Muchas gracias Menchu. Tienes toda la razón. Existen alternativas a los combustibles fósiles pero hay que querer desarrollarlas.

    30 marzo 2011 | 14:49

  18. Dice ser D. Moss te preocupa lo que piensen de ti

    “El párrafo inicial a lo mejor si que está fuera de tono y refleja la frustración, agresividad y rabia que albergan los ejemplares “verdes””.
    No sé de dónde sacas esa afirmación y tampoco se por qué le tienes tanta manía a la gente que se preocupa un poco por lo que pasa en su entorno.
    La energia nuclear es barata y eficaz, aqui nadie discute eso, pero no cerreis lo ojos a una evidencia: es muy muy muy peligrosa. Preguntadselo a los que viven en Ascó donde hubo una fuga hace años o a los habitantes de Chernobil (si es que alguno ha sobrevivido de aquella época) o a las autoridades japonesas… ¿somos lo peor por alertar de ello?. ¿Por querer que se desarrollen otras formas de generar alternativas menos perjudiciales?. Pues venga va, suelta tu retahila de insultos y quedate tranquila ¿Un vegetariano es mala persona porque ha decidido libremente no comer carne? tengo varios amigos vegetarianos y NUNCA JAMAS EN LA VIDA han intentado convencer a NADIE! de que deje de comer carne. Pero parece ser que se merecen tu odio y tu mala leche, ups! mejor me callo que te exaspera que te lleven la contraria y te pones agresiva.

    31 marzo 2011 | 09:02

  19. Dice ser D. Moss

    Bueno, no puedo rebajarme más a tu nivel de necedad, me ganarás ya que en este terreno tienes experiencia.

    31 marzo 2011 | 15:23

  20. Dice ser D. Moss te preocupa lo que piensen de ti

    Y sigues insultando, esto es increíble… pero los necios encima somos los demás…

    31 marzo 2011 | 16:42

  21. Dice ser Pronucleares mentirosos y manipuladores.

    La energía nuclear barata dicen. Y qué más. Con dinero público se construyen, con dinero público de desmantelan, con dinero público se gestionan los resuduos durante nadie sabe cuantos cientos o miles de años. Eso no sale en la factura de lo que cuesta la energía nuclear. En la factura sólo sale los beneficios de Iberdrola o Endesa que se encuentran con el negocio montado y sólo pasan los recibos. Entonces dicen que es barata pues no tienen en cuenta los gastos que antes he comentado.
    A mi que me monten una panaderia y me aseguren que todo el pan que haga me lo van a comprar a buen precio. Un negocio redondo. Eso sí, todos los gastos que lo pague la gente del municipio, lo que cuesta el local y todo lo demás, yo a vender pan y con todos los clientes que necesito para forrarme asegurados.
    Dice que no es cara la nuclear, y qué más.
    Como siempre, se socializan los gastos (construcción, desmantelamiento de las nucleares y gestión de los residuos) y se privatizan los beneficios, las empresas a forrarse vendiendo la energía que todos los ciudadanos hemos pagado ya una vez y encima nos pasan los recibos para que paguemos otra vez y ellos se lucren.
    D.Moss, prefiero preguntarle a un panadero sobre la energia nuclear que a ti.
    No soy vegano.

    03 abril 2011 | 18:02

Los comentarios están cerrados.