BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

¿Por qué las cosas duran cada vez menos?

Apenas un mes después de la Navidad, la mayoría de los juguetes de mis hijos ya no funcionan. O se han roto o resulta imposible repararlos. Lo mismo ocurre con el móvil, es más barato comprar uno nuevo que cambiarle la batería. Y con la impresora, cuyo cartucho resulta más caro que todo el aparato completo, incluido el cartucho. ¿Por qué las cosas duran cada vez menos? La respuesta es evidente: han sido diseñadas para romperse en poco tiempo, para quedarse anticuadas en unos meses, para empujarnos en esta loca carrera del consumo compulsivo. Se llama “obsolescencia programada” y está provocando el mayor derroche de recursos de todos los tiempos.

Comprar, tirar, comprar” es un documental recientemente emitido por Televisión Española (TVE 2) donde se descubren los orígenes de este maquiavélico diseño industrial, motor de la economía global y azote del planeta. Una práctica empresarial surgida a comienzos del siglo XX que reduce de forma deliberada la vida de los productos para incrementar su consumo porque, como ya instruía en 1928 una influyente revista de publicidad norteamericana,

“un artículo que no se desgasta es una tragedia para los negocios”.

Empezaron con las bombillas. Todavía hay una en un parque de bomberos de California que lleva encendida ininterrumpidamente desde 1901 [la puedes ver a tiempo real en una webcam], pero se modificó el exitoso diseño inicial para que no duraran más de 1.000 horas. Lo mismo se hizo con las medias de nylon. Las primeras no se rompían ni a mordiscos y ahora no resisten una mañana sin hacerse carreras y acabar en la basura. La moda rápida nos ha troquelado aún más en este despilfarrador comportamiento del usar y tirar, en el deseo de tenerlo todo un poco más nuevo, un poco mejor, un poco antes de lo necesario.

El consumo nos dará la felicidad, o no, pero producirá miles de toneladas de desechos cuidadosamente programados para terminar en el vertedero. Y a este ritmo, queridos amigos, nuestra sociedad se acercará demasiado pronto a su fecha de caducidad.

Os dejo a continuación el vídeo de “Comprar tirar comprar”, el espléndido documental sobre la caducidad programada dirigido por Cosima Dannoritzer.


**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

12 comentarios

  1. Dice ser A R

    es así, ya no interesa que las cosas duren, ahora lo que interesa es que se rompan pronto y que vayas a comprar otra. todo esto nos está llevando a un consumismo salvaje. el planeta no lo cargaremos…

    saludos

    http://fotoceuta1.blogspot.com/

    11 febrero 2011 | 06:30

  2. Dice ser SRyA

    De todos modos a veces pienso que se podrían ahorrar tanto esfuerzo en ver cómo pueden reducir la durabilidad de las cosas, porque nos han programado a nosotros mismos para que no queramos cosas que duren.
    Cambiamos nuestro vestuario cada año (ya se encargan de ir modificando modas), nuestro móvil una vez al año ¡qué mal quedas si no tienes un iphone, o al menos uno con pantalla táctil! Los que tienen coche, y pueden, lo cambian cada tres años (incluso recuerdo una campaña de márketing donde nos ofrecían, no sé si contínua vigente, cambiarlo cada poco por otro modelo)

    11 febrero 2011 | 08:49

  3. y si esta todo tan programado para que sea “comprar, tirar, comprar”, ¿por qué ninguna empresa apuesta para salirse de esta cadena y ofrecer un producto que no se rompa? arrasaría….


    consulta las mejores cuentas remuneradas en:

    http://www.miseuritos.com/mejores-cuentas-remuneradas/

    11 febrero 2011 | 10:01

  4. Dice ser maria b

    todo lo que compras nuevo tiene 2 años de garantia y lo de segunda mano un año, es por ley, a mi me ha pasado que hay cosas que se me han estropeado y he recurrido a la garantia, y me las han arreglado, alguna vez se han puesto tontos pero en cuanto vas a denunciar se acaba la tonteria, a mi no me toman el pelo, por lo menos mientras tenga la garantia vigente

    11 febrero 2011 | 11:47

  5. Efectivamente vivimos en un mundo corrupto y absurdo en el que el consumo desenfrenado llena los bolsillos de algunos y arruina nuestro ecosistema.

    Si queréis podéis leer un artículo que escribí y que salió publicado en la vanguardia.

    http://www.articulo.org/articulo/33481/un_mundo_de_despilfarro.html

    11 febrero 2011 | 12:19

  6. esto tiene su tiempo no?

    Un saludo 😉 y clica 😉 mi nombre 😉

    11 febrero 2011 | 20:05

  7. Dice ser Pedro Moreno

    Un video, estupendo, curioso, e informativo.( En hora buena, por su trabajo de recopilación, y de insertarlo, en el post). Por lo demás poco puedo decir, nada más, que las cosas de antes, al ser prácticamente artesanales, o con poca, o primitiva, tecnología, duraban eternamente. No como ahora, con la vida frenética de la sociedad, con un sistema de consumo brutal, y exagerado, no permite económicamente, fabricar productos de mucha duración, sino, más bien, al contrario, para que la maquinaria, de la producción, no pare, ni ralentice.

    11 febrero 2011 | 22:04

  8. Dice ser estasfumad@?

    Yo en dos años llegué a tener tres mp4, todos rotos sin siquiera un golpe. Volví al discman, con unos diez años de antiguedad y la tira de caídas

    14 febrero 2011 | 14:23

  9. Dice ser David A. C. V.

    Estimado César Javier,

    quiero agradecerte profundamente el haberme descubierto, gracias a tu columna en el diario 20 Minutos, la absurda y abominable existencia de la obsolescencia programada, algo que para ser sincero suponía que existía, pero no pensaba que estuviese tan implementado, documentado y hasta admitido, ¡¡¡si hasta la enseñan!!!. Tras leer tu columna busqué en Internet sobre el tema, vi el reportaje y es increíble cómo por dinero se puede llegar a hacer cualquier cosa, es indignante.

    Afortunadamente, desde siempre he tenido el suficiente sentido común como para sólo ir comprando aquello que necesitaba, siempre he pasado de modas y de la estupidez de “renovar” un aparato electrónico sólo porque los fabricantes así lo querían. Pero algo he aprendido: no dar por muerto a algún producto averiado, seguro que en muchas ocasiones el producto vuelve a funcionar con una “descarga de software” o equivalente 😉

    Lo dicho César Javier, muchas gracias por tu columna del pasado viernes en particular y por todas las demás columnas en general, debes saber que son un aire fresco entre tanta noticia, pero lo más importante es que son un gran toque de atención: con tus palabras remueves muchas conciencias, o esa al menos es mi impresión.

    Recibe un cordial saludo.

    David A. C. V.

    16 febrero 2011 | 03:40

  10. Dice ser pucca

    es muy bien la tecnologia

    17 febrero 2011 | 22:15

  11. Dice ser wikiobs

    Si quereis saber más sobre obsolescencia programada entrad en http://www.wikiobs.org

    01 marzo 2011 | 19:12

Los comentarios están cerrados.