La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Somos un punto azul pálido en el firmamento

No sé si conocéis esta fotografía. Fue tomada en 1990 por la nave espacial Voyager 1 a una distancia de 6.000 millones de kilómetros. Esa pequeña, insignificante mota de polvo que flota en un inmenso mar de estrellas es nuestro planeta, la Tierra.

Carl Sagan, el popular astrónomo y divulgador norteamericano, quedó sumamente impresionado al verla. Tanto que inspirado en ella escribió un libro magnífico, considerado el colofón a su fantástica serie televisiva Cosmos. Se titula Un Punto Azul Pálido: Una Visión del Futuro Humano en el Espacio (1994), y en él hace un emocionante relato entre científico y filosófico sobre nuestro lugar en el Universo, su testamento intelectual:

Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es casa. Eso es nosotros. En él se encuentra todo aquel que amas, todo aquel que conoces, todo aquel del que has oído hablar, cada ser humano que existió, vivió sus vidas. La suma de nuestra alegría y sufrimiento, miles de confiadas religiones, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de la civilización, cada rey y cada campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, cada esperanzado niño, inventor y explorador, cada maestro de moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí – en una mota de polvo suspendida en un rayo de luz del sol.

(…)

La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar. Visitar, sí. Colonizar, aún no. Nos guste o no, en este momento la Tierra es donde tenemos que quedarnos.

Se ha dicho que la astronomía es una experiencia de humildad y construcción de carácter. Quizá no hay mejor demostración de la tontería de los prejuicios humanos que esta imagen distante de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros más amablemente, y de preservar el pálido punto azul, el único hogar que jamás hemos conocido.

Eso es aquí. Ese pálido punto azul es el único hogar que tenemos. ¿No seremos capaces entre todos de salvarlo de nosotros mismos?


**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

59 comentarios

  1. Dice ser larrosa pirate del pais

    a nadie le interesa lo que tu “pienses” sobre un cientifico que ya te molaba a ti llegarle a la punta del rabo. autopublicidad?? y que es lo que haces tu? que eres mas pesao que una vaca en brazos arrelavirgen! deja de rayar y emigra por favor. mira que criticar a carl sagan…empieza por hacerte una autocritica a ti mismo, despues podras empezar a criticar al resto del mundo

    25 noviembre 2010 | 05:17

  2. Dice ser Jose

    Esto me llegado al alma, solo pienso que cada ser humano vive en su propio planeta con beneficio a el y a los suyos y cada vez mas descuidamos el planeta real en que vivimos somos solo un punto invisible en el basto universo pero vivimos en un mundo creados por nosotros mismos, peliando y preocupandonos por idioteces, y eso no nos deja ver mas alla de nuestra realidad.

    25 noviembre 2010 | 05:55

  3. Dice ser Gus

    Una foto muy simbólica sin duda. Pero hay un pequeño detalle: el Voyager no dispone de telescopio, sólo un lente de 60mm y otro de 176mm con los cuales es imposible distinguir un cuerpo oscuro como la Tierra a 6.000 millones de km. Ni siquiera como un simple punto. Tengamos presente que en el mejor de los casos la Tierra le presentaría solo una muy pequeña fracción de su cara iluminada. Hablamos también de tecnología de imágenes de 1976/77, no de la del Hubble. Y para hacerlo aún más difícil, en la foto se interpone lo que perece ser una densa cortina de asteroides. En suma, la Tierra efectivamente es solo un punto en el espacio observada desde la lejanía, no objeto ese hecho, pero esta imagen es apenas una fotocomposición para hacernos filosofar un poco.

    25 noviembre 2010 | 07:41

  4. Dice ser Guifré de Maians

    No sé si conocéis esta fotografía. Fue tomada en 1990 por la nave espacial Voyager 1 a una distancia de 6.000 millones de kilómetros. Esa pequeña, insignificante mota de polvo que flota en un inmenso mar de estrellas es nuestro planeta, la Tierra.”
    Ese punto es el SOL no la TIERRA… a ver si aprendemos un poquito más de ciencia básica.

    Desgraciadamente es muy común leer a supuestos profesionales cometiendo cagadas como esta y otras similares cada vez que les encargan escribir sobre temas “especiales” (astronomía, zoología, tecnología…etc.).

    Obviamente el punto brillante no puede ser la Tierra y, de ser lo que dicen que es, sería el Sol.

    25 noviembre 2010 | 07:50

  5. Me ha gustado mucho el articulo. Gracias

    25 noviembre 2010 | 12:03

  6. Dice ser Daniel Hansen

    Hola. Soy Cordobés, de Argentina, abogado de 45 años, pienso que el sistema solar entero pierde un poquito de masa con cada satélite que se sustraiga a la gravedad del Sol, desestabilizándolo a la larga, o provocando movimientos de acomodo equilibrándolo; por otra parte, el logro astronómico es muy loable sin embargo el mismo dinero hubiera solucionado en muy gran parte los problemas de hambre en el mundo, de enfermedades, y hasta del cambio climático. Hoy vivimos un mundo distinto al que había cuando éramos niños, el aire es diferente, la gente es diferente, piensan de otro modo de pensar. daniel31hansen@yahoo.com.ar

    02 diciembre 2010 | 21:13

  7. Dice ser REC

    independientemente de la creencia que tenga cualquier persona debe admitir que la unica forma de evolucionar de la ignorancia al conocimiento es por medio de la experimentacion, de aceptar nuestros propios errores, admitirlos y corregirlos y es algo que solo la ciencia esta dispuesta ha hacer y no la religion.

    03 diciembre 2010 | 01:41

  8. Dice ser Carmen

    ¡¡¡¡Qué maravilla!!!
    ¡¡¡qué poco somos y cómo nos hacemos daño los unos a los otros!!!
    Tendríamos que aprender tanto de todo ésto, que no nos damos cuenta que la vida, los años, los días, las horas, los minutos pasan sin que hagamos nada por intentar que los que nos hayamos sobreviviendo en este pequeño punto, al final creamos que lo que se nos ha dado, que es la vida, haya merecido la pena.

    04 diciembre 2010 | 10:51

  9. Dice ser Gustavo A, Campanelli

    Estimado Antonio Larrosa:

    Leyendo sus comentarios en esta pagina, noto que no comparte en general el pensamiento de Sagan.Puedo compartir con usted que algunos hechos historicos fueron interpretados por él a su manera. Pero tenemos que pensar tambien que cualquier visión histórica va estar orientada a lo que cada uno quiere llegar. No pensar asi, implica, dentro de mi punto de vista como historiador, un grave error.Y creo que lamentablemente usted cae en esta trampa llegando a conclucsiones equivocadas de Sagan.
    Noto ademas algo de intolerancia en sus argumentos, cosa que tambien es muy preocupante, sumado a que no creo que haya leido ni entendido al menos parte de su obra, ni visto la serie Cosmos : Justamente esta ultima tiene un grado de universalidad muy amplio y abarcativo. De ahi su gran popularidad. Lamento decirle, por lo que se desprende de sus escritos que no comprendíó
    a que apunta su legado de ideas.
    Estoy a su disposición si quiere que se las explique para entenderlas y debatirlas, como asi también de escucharlo a usted, con la condición de respetarnos mutuamente, Si no, lo lamento por usted.

    Gustavo A. Campanelli.

    16 diciembre 2010 | 22:50

Los comentarios están cerrados.