La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Los piratas salvan a las ballenas

Piratas para unos, terroristas para otros e incluso héroes para un tercer grupo. Son los activistas de la Sea Shepherd Conservation Society, los autodenominados Pastores del Mar. Un grupo escindido de Greenpeace liderado por su ex directivo Paul Watson y que defiende la “acción directa” en la defensa de ballenas y focas.

Cuentan para ello con una numerosa flota denominada Neptune’s Navy, repartida por los océanos para interferir con violencia en las operaciones de caza de los buques balleneros. Se autotitulan “Piratas Ecológicos” y afirman haber hundido diez barcos desde 1979, dos de ellos españoles. Tampoco les ha salido gratis. Por ejemplo, a comienzos de año han perdido el futurista trimarán ecológico Ady Gil (valorado en 2 millones de dólares), al ser partido en dos por el ballenero nipón al que perseguía.

Cuando supe de su existencia me pareció una locura condenada al fracaso e incluso a la cárcel, pero para miles de ballenas han sido su salvación.

Este año, el número total de capturas de la flota japonesa se ha reducido de 1.000 rorcuales a 507, un 60% de lo previsto, gracias a la intervención de tan polémico grupo. Poniendo en marcha toda clase de actos de sabotaje, incluido el lanzamiento de objetos y ácido corrosivo a las cubiertas, bloqueos del timón e incluso abordajes al más puro estilo de Jack Sparrow, la matanza de cetáceos estuvo paralizada durante treinta y un días.

Como sabéis, la caza comercial de ballenas está prohibida en todo el mundo desde 1968. Sin embargo, Japón, Noruega e Islandia son los únicos países que las cazan por miles alegando falsos “fines científicos”.

Personalmente me repugna toda violencia, venga de donde venga. Por eso tampoco acepto el comportamiento salvaje de estos piratas, como no aceptaré nunca el maquiavélico lema de que “el fin justifica los medios”. Confío más en la fuerza de la razón, en el impulso de la concienciación de la sociedad contra tantas barbaridades. Sin embargo, estoy seguro de que entre vosotros habrá opiniones para todos los gustos. Y por eso os pregunto:

¿Está justificada la “acción directa” para salvar a las ballenas de una muerte segura? ¿Son estos nuevos “piratas ecológicos” unos delincuentes o unos valientes?

Os dejo a continuación un vídeo de la propia organización donde se aprecia con contundencia hasta qué punto su lucha no es dialéctica.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

52 comentarios

  1. Dice ser dejavu

    es increible que permitan a estos japoneses a romper la ley y matar ballenas y nosotros que no hacemos nada a diferencia de los sea shepherd valientes!

    05 mayo 2010 | 21:20

  2. Dice ser Heptia

    A mi parecer es bueno que gente como esta trate de hacer algo mas directamente por los cetaceos, focas etc. muy poca gente haria algo similar la mayoria con algo de conosimientoy conciencia por el planeta estara deacuerdo con que hay que ahcer algo para mi soy algo ecologica y me gustaria saber si alguna ves no ahn intentado grabar el sonido de las ballenas con una alerta de peligro para que puedan huir antes de” ” no es tan violento pero puede ser alguna opcion si hay gente que no le gusta esta violencia porke no lo intentan, por que la gente no simplemente deja de consumir productos derivados de”” los japos no se van a morir de hambre si no tragan ballena al = que mucha gente no se morira de las arrugas por que no use una crema derivada de estos animales….

    06 mayo 2010 | 02:32

Los comentarios están cerrados.