BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

El turismo amenaza a las Galápagos del Índico

El Archipiélago de Socotra, en Yemen, acaba de ser declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

Con toda justicia sus islas, con una superficie semejante a Mallorca, están consideradas las Galápagos del Océano Índico. El 37 % de sus 825 especies de plantas (como la mítica mirra o el raro drago cinnabari), el 90% de sus reptiles y el 95% de sus caracoles terrestres no existen en ningún otro lugar del mundo. Reino de las aves donde los alimoches todavía pasean confiados por las calles picoteando basura como si fueran gallinas, en sus mares de playas infinitas se han catalogado 253 especies de corales, 730 peces costeros y 300 especies de cangrejos, bogavantes y camarones.

Por no hablar de sus habitantes, apenas 50.000 personas aferradas a su cultura tradicional y a un idioma semítico propio, sin escritura, el soqotri, que viven humildemente de la ganadería y de la pesca.

Curiosamente, la protección no vino ordenada desde fuera. Ha sido promovida por el propio presidente yemení, Alí Abdala Salih, enamorado de tan idílico lugar, y cuya consecución convirtió en una prioridad de Estado.

Para mi, que siempre he soñado con poder visitar alguna vez tan paradisíaco rincón del planeta, esta noticia supuso una gran alegría. Un gobierno pobre apostaba al fin por el desarrollo sostenible, empeñado en proteger de la especulación a su joya natural más valiosa.

Craso error. Quería daros por fin una buena noticia, pero desgraciadamente tampoco esta vez lo he logrado. Acabo de enterarme de que, paralelamente a la protección de Socotra, inversores árabes preparan la explotación turística a gran escala del vergel.

El aeropuerto construido por los rusos, única puerta de acceso a este aislado mundo situado a 250 kilómetros del continente africano, acaba de ser renovado y las compañías aéreas de bajo costo pujan ya por llegar a él.

Al mismo tiempo, empresarios de los Emiratos Árabes Unidos han anunciado inversiones de cinco billones de dólares en la edificación de una gran ciudad turística.

Y para favorecer este nuevo desarrollo económico, ha comenzado a construirse una desmesurada carretera de circunvalación de la isla que facilite el acceso de los turistas a toda la costa virgen. Una vía que está poniendo en peligro sus más bellos lugares y sus especies más amenazadas y frágiles.

No me lo puedo creer. Parece que protegemos sólo para vender mejor los sitios y atraer con más fuerza a la especulación mundial más salvaje. Como se hizo en Baleares y Canarias, y hace bien poco hemos exportado a Cabo Verde. El medio ambiente se ha convertido en una mera marca más de calidad.

Socotra significa en sánscrito “la isla de la felicidad”. ¿Vivirán más felices los socotrís entre hoteles y turistas? Lo dudo. Ni ellos ni los frágiles ecosistemas conservados sabiamente durante siglos por sus antepasados, más amenazados ahora que nunca.

La primera imagen muestra una excavadora abriendo una nueva carretera junto a una zona deshabitada de la costa de Socotra. Las demás son una pálida muestra del hermosísimo lugar al que me refiero.

También os dejo un mapa de Google, para que al menos podáis viajar con vuestra imaginación a tan idílico lugar.


Ver mapa más grande


3 comentarios

  1. Dice ser Fino

    no, no, no es el turismo, es el hombre, serio tumor maligno que sufre el planeta.

    21 julio 2008 | 08:19

  2. Dice ser Cornelio

    También es muy fácil llorar por el paraíso perdido, sin pensar en el derecho de sus pobladores a tener carreteras, coches y luz en casa. Si no viven allí del turismo, ¿de qué otra cosa pueden vivir?

    21 julio 2008 | 15:52

  3. Dice ser Lau

    Estem…cornelio, que no sabes leer?VIVEN DE LA CAZA Y DE LA PEZCA, y asi estan bien, y no necesitan ni luz eléctrica ni nada de esas pavadas con las que lamentablemente crecimos todos y dependemos absolutamente, ellos no quieren nada de eso, solo seguir viviendo como lo hicieron hasta ahora..ojala yo pudiera vivir asi…

    05 septiembre 2008 | 21:43

Los comentarios están cerrados.