BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

La moda de la cría en cautividad

Hasta hace apenas cinco décadas en España todo el monte era orégano. Los animales salvajes, o se cazaban y por lo tanto servían, o eran alimañas y no servían. Entonces se pagaba un duro por cada garra de águila matada. Luego descubrimos (gracias sobre todo a Rodríguez de la Fuente) que todas las especies servían al ecosistema, y a nosotros mismos nos hacían felices con sólo verlas, o intuirlas. Empezamos así a protegerlas de escopetas, lazos, venenos, carreteras y tendidos eléctricos. Recientemente hemos dado otro gran paso en la línea correcta. No sólo se trata de conservar la Naturaleza, de cuidar lo escaso, lo amenazado. Pretendemos mejorar lo que nos queda, sacar a esas especies del farolillo rojo del peligro de extinción. Y dentro de esta nueva política de mejora de la biodiversidad, los proyectos de reintroducción tienen un valor estratégico excepcional, hasta el punto de haberse convertido, si no en la principal herramienta de gestión de las administraciones, sí al menos en la de mayor peso mediático.

Osos eslovenos para el Pirineo, quebrantahuesos austriacos para Cazorla, linces de Sierra Morena para Doñana, tortugas bobas de Cabo Verde para Canarias, buitres negros extremeños para Cataluña y Baleares, calamones en Girona, cernícalos primilla, visones europeos, pinzones azules de Gran Canaria, fochas morunas, urogallos, sapillos, peces y docenas de plantas amenazadas. Está claro. Este tipo de conservación ex situ, de cría en cautividad y posterior liberación en terrenos apropiados, está de moda.

Desgraciadamente, no todos los proyectos se están realizando con las mínimas garantías científicas. En algunos casos se derrochan ingentes cantidades de dinero mientras se descuida lo más importante: el hábitat. Por muy bien que estas especies críen en modernos centros especializados, si antes de liberarlas no hemos solucionado los problemas que provocaron su extinción no habrán valido para nada tantos esfuerzos. Las estaremos enviando a una muerte segura. Y eso es algo que nadie quiere.

3 comentarios

  1. Dice ser Crear Blog

    Como mejor crecen los animales es en libertad, pobrecillos.

    09 mayo 2008 | 01:13

  2. Dice ser Fino

    Has dado y como sueles, en el clavo, primero y esencial recuperar hábitat y otra cosa importante, exigir a los seudos “criadores” formalidad y trabajo, pues a fuerza de mucho dinero para proyectos los han convertido en verdaderos “funcionarios”, de esas tormentas, los lodos de las últimas muertes de linces. (cachorros y adultos).Un lince criado en cautividad deja de serlo, para convertirse en un gato grande. Los animales salvajes libres¡¡¡

    09 mayo 2008 | 08:09

  3. Dice ser terran

    CRONICA VERDEHoy,tengo que felicitarte has dicho una verdad como un templo mientras no se rehabiliten habitas, y digo rehabiliten, todo esta perdido….Pero no solo con el habitad del lince o del buitre negro,sino enpezando por las garndes extensiones de siembra,controlando que los agricultores respeten las lindes y sobre todo controlar el uso de herbicidas….Ha estado bien que recuerdes al gran Felix Rodriguez de la Fuente

    09 mayo 2008 | 09:17

Los comentarios están cerrados.