Entradas etiquetadas como ‘sonrisa falsa’

Usar máscaras emocionales para lograr el engaño

Las emociones son recursos para expresar lo que sentimos o lo que queremos que los demás ‘crean’ que sentimos. Sobre todo la sonrisa es un arma letal para manipular a los demás en una primera toma de contacto, su poder puede ser muy beneficioso para conseguir lo que deseamos; y no solo de adultos… ¡lo hacemos desde que somos bebés! Hay estudios que demuestran que los bebés sonríen cuando se sienten felices pero también expresan la mejor de sus sonrisas deliberadamente para complacer, despertar la atención y para que los demás incluso repitan conductas que quieren ver de nuevo; dulce y tierno, pero es una forma más de sutil persuasión.

Cualquier expresión emocional puede ser falsificada y utilizada para ocultar cualquier otra emoción. La máscara de la sonrisa, que es la más utilizada de las máscaras emocionales, sirve como la expresión opuesta de las emociones negativas: miedo, ira, angustia, disgusto, etc. Esta máscara se utiliza a menudo porque muchas mentiras requieren de alguna señal de felicidad o similar para lograr engañar con éxito. Otra razón por la que la sonrisa se usa como máscara es porque la sonrisa forma parte de muchos saludos estándares y, por tanto, tenemos asimilado que significa cortesía en la mayoría de los intercambios sociales.

Las máscaras emocionales funcionan porque la ignorancia es felicidad. Parece que, independientemente de conocer las diferencias entre una sonrisa real y una sonrisa falsa, los verdaderos sentimientos de una persona no se detectan. Esto no se debe a que la sonrisa sea una máscara infalible, sino a que en las relaciones sociales superficiales, rara vez nos importa cómo se siente realmente la otra persona; todo lo que se espera es un pretexto de amabilidad y agrado sin más.

Este ‘engaño’ (no) se realiza siempre con mala intención. En raras ocasiones las sonrisas se escudriñan con atención, la gente está acostumbrada a pasar las mentiras por alto en el contexto de un simple saludo cortés. Uno podría argumentar que es incorrecto llamar a estas máscaras emocionales “mentiras” debido a la regla implícita de que la mayoría de los saludos educados no permiten la expresión de emociones verdaderas y negativas. Quizás hemos tenido un día horrible pero no queremos contarlo a una persona con la que no tenemos confianza, o simplemente no nos apetece dar explicaciones y respondemos que ‘estamos bien’ con una sonrisa fingida. Otra razón, quizás más sencilla que todas las anteriores, de la popularidad de usar la sonrisa como máscara sea que se trata de la expresión facial emocional más automática y fácil de realizar de forma voluntaria.

 

 

*Fuente: “Telling Lies” de Paul Ekman

¿Sabrías distinguir una sonrisa verdadera de una falsa? (Y por qué es importante)

En la sonrisa auténtica se activa el músculo orbicular. Salen las conocidas como 'patas de gallo'

En la sonrisa auténtica se activa el músculo orbicular. Salen las conocidas como ‘patas de gallo’

Continuamente vemos sonrisas a nuestro alrededor, cientos de ellas al día. La sonrisa es la expresión facial que refleja exteriormente la emoción de alegría, de felicidad, sin embargo hay muchos tipos de sonrisa y no todas están expresando este sentimiento de gozo de forma auténtica. El saber diferenciarlas se lo debemos al neurólogo francés Guillaume Duchenne, que en el siglo XIX investigó la fisiología de la sonrisa de una forma algo macabra, ya que aplicaba descargas eléctricas a personas ‘voluntarias’ para descubrir la activación muscular y precisar qué movimientos concretos intervenían en la sonrisa. Aquí podemos ver un interesante muestrario de las fotografías realizadas en sus experimentos.

¿Y qué importancia puede tener desvelar esta distinción entre sonrisas verdaderas y falsas? La expresión facial de la emoción y la comunicación corporal, en general, son fundamentales para el ser humano ya que somos seres sociales, y esto nos ha ayudado a sobrevivir, necesitamos del grupo para desarrollarnos, protegernos y evolucionar (primitivamente aun más). Los primeros segundos del contacto con otra persona van a marcar en buena medida nuestra percepción sobre cómo es el otro y si nos gusta o no nos gusta. Esta primera impresión queda grabada en nuestro cerebro y es muy complicada que pueda modificarse posteriormente. Por este motivo es muy conveniente en nuestras relaciones interpersonales tener una actitud sincera, espontánea, sin tratar de ocultar información a los demás. El sonreír es una forma de comunicación no verbal muy empática que nos acerca a los demás. Pero la sonrisa, para que sea efectiva, debe ser sincera, no fingida ni forzada.

La sonrisa verdadera (o sonrisa Duchenne) implica la acción muscular del músculo cigomático mayor y menor de la boca (hace que se eleven las comisuras de los labios), pero además también debe activarse el músculo orbicular cerca del ojo (hace que se eleven las mejillas y produce arrugas alrededor de los ojos, ‘patas de gallo’ más marcadas). Esta combinación es la que realmente es genuina de felicidad, ya que la mayor parte de las personas no podemos contraer el área orbicular a voluntad, e inspira naturalidad y simpatía.

Lee el resto de la entrada »