Entradas etiquetadas como ‘muerte temprana’

Discutir con tu pareja te alargará la vida #EstudioCientífico

No se trata de un llamamiento a la ira descarnada con tu amor.

¡Para nada!

Pero todos sabemos que las discusiones en pareja son inevitables… Ahora bien, saber gestionarlas de forma constructiva es casi un don, pero se puede conseguir, y es más, ahora descubren que incluso puede ser la clave para una vida más longeva, pero hay que tratar de hacerlo ‘bien’, discutir en sintonía, supongo que sería el concepto que mejor lo define.

Investigadores de la Universidad de Arizona se plantearon la posible relación entre el ‘afrontamiento de la ira’ y la mortalidad. El equipo de psicólogos utilizaron una muestra de 192 parejas y analizaron las variables. Concluyeron que tanto ellos como ellas tenían un mayor riesgo de muerte temprana cuando la forma de reaccionar ante la ira de su cónyuge era muy distinta a la de su pareja.

Es decir, el grado de discordancia entre dos formas opuestas de reaccionar puede ser una valiosa señal a largo plazo del riesgo de mortalidad prematura en personas casadas, explica el estudio. Por ejemplo, las parejas que exteriorizan lo que cada uno siente poseen el menor riesgo de muerte temprana: un 24% para el hombre y el 18% para la mujer.

La moderación de la conducta por parte de cada miembro respecto al enfado del otro también ayuda a prolongar la vida. Por el contrario, si cualquiera de los dos suprime la ira buscando reconciliarse cuanto antes, el peligro de muerte aumenta al 51% en el hombre y al 36% en la mujer.

Las diferencias en la respuesta ante una pelea provocan que las discusiones se vuelvan cada vez más frecuentes con el tiempo.

«Es posible que uno de los cónyuges desee tener más desacuerdos, mientras que el otro no, dejando a ambos insatisfechos con la forma en que se manejan sus conflictos. Esto podría resultar en más estrés diario que afectaría la salud de las dos personas a largo plazo», detalló el psicólogo Kyle Bourassa, quien dirigió el estudio citado por Daily Mail.

Por tanto, las parejas que mejor concuerdan con sus maneras de discutir terminan generando menos conflicto en comparación con otras. Esta adaptación entre ambos se traducirá en un mejor estado de salud, sugieren los científicos.