Entradas etiquetadas como ‘elecciones 26-J’

Comparecencias 26J: la elocuencia corporal de Errejón, la culpa de Sánchez, la conformidad de Rivera y la euforia de Rajoy

Los líderes de los principales partidos políticos comparecen tras una nueva campaña electoral y después de unos nuevos resultados electorales. Se trata de un momento interesante para el análisis de conducta puesto que es un instante que aunque ‘preparen’, todo lo que puedan y más, la situación posee un impacto emocional muy intenso, difícil de controlar. En este enlace también os dejo el análisis de las comparecencias tras los resultados de las pasadas elecciones para establecer diferencias y evolución (pinche aquí).

(Foto EFE)

Alberto Garzón, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón en su comparecencia tras los resultados del 26J. (Foto EFE)

En Unidos Podemos desaparecen las sonrisas por las que abogaban, rostros serios, muy serios; regresa el ceño fruncido en Pablo Iglesias, fruto de la carga cognitiva (concentración y esfuerzo por declarar) y también por la ira producto de la decepción y el abatimiento. Alberto Garzón, aparece con cara de circunstancia, inquieto, aunque intentando mantener la compostura. Pero si hay que destacar una comunicación no verbal muy elocuente, esa es la de Íñigo Errejón, y no ha sido la primera vez, ya hemos visto en momentos anteriores cómo su expresión le da significados interesantes a ocasiones importantes. En la noche de ayer apareció visiblemente afligido, y mientras posa ante los medios su rostro expresa un abanico de emociones muy amplio, aunque todas apuntan en la misma dirección: mirada perdida, suspirando profunda y frecuentemente, tragando saliva con dificultad, con el ceño fruncido por momentos en señal de enfado, con tristeza y decepción en otros y apretando la mandíbula en señal de tensión contenida.

Lo relevante en este sentido además no es que detectemos con dificultad todos estos elementos, es que se ven superficialmente a la perfección. Nos encontramos expresiones faciales completas, auténticas, bien ejecutadas, duraderas, repetidas, intensas, no son breves ni se intentan reprimir, es decir, Errejón está muy enfadado, triste y tenso con la situación, y lo más importante, quiere expresarlo, transmitirlo a conciencia, que todos lo sepamos.

Lee el resto de la entrada »

¿Qué proyectan las webs de los cuatro principales partidos políticos?

Hoy en día manejar todos los canales informativos se hace imprescindible para las formaciones políticas. Todas y cada una de ellas cuidan cada detalle de la imagen que pueden transmitir; esa gestión también es una conducta, y como decimos siempre, toda conducta comunica y es analizable. Lo que el equipo político decida o no plasmar en cada una de las vías de identidad del partido nos va a revelar información: actitudes, motivaciones, intenciones… Hace unos días analizábamos los eslóganes y carteles electorales elegidos para las nuevas elecciones del 26-J, hoy nos centraremos en sus páginas webs.

Es interesante, sobre todo, observar los cambios que se hacen en estos medios informativos, por ello comenzaré comentando la web de Ciudadanos, ya que es una de las que más ha llamado mi atención. Hace pocos días la imagen que ilustraba la página era la de Albert Rivera con Lilian Tintori en su visita a Venezuela, fue un hito importante que, supongo, el partido consideró como digno de destacar. En mi opinión, no fue nada acertado, vincular la imagen de partido con otro país que no sea España no tiene mucho sentido, denota que no tenían nada mejor a lo que aferrarse para destacar.

webciudadanos1Pero este diseño cambia a partir del único debate a cuatro que se organizará en esta campaña electoral, tal y como analizamos aquí, Rivera salió muy victorioso en lo que a comunicación se refiere, algo que también supieron reconocer en su organización, todos estaban contentos con su intervención y se sentían triunfantes ante la superación de los errores del líder de Ciudadanos en este tipo de enfrentamientos que siempre abordaba con nerviosismo, impaciencia y descontrol. Ahora sí pueden acudir a un hecho más relevante y del que realmente Rivera salió muy beneficiado, actualmente la imagen que protagoniza su web es la de un líder serio en su atril, afrontando una situación estresante, compleja pero de la que sale airoso y ¿cuál es el vídeo que encabeza la portada? Sí, su minuto de oro en el debate.

La web del Partido Popular representa a un Mariano Rajoy con una imagen casi divina, ese blanco deslumbrante de la web y el de su camisa impoluta sobre un cielo azul nos recuerda a la recreación de el Salvador. Aparece muy natural (para mi gusto en exceso) con el cabello despeinado por el viento y mirando al infinito, por supuesto, también sin corbata (ya analizamos el porqué de este cambio). En definitiva, da una sensación algo extraña, ya me diréis que os parece a vosotros.

En la página del PSOE nos encontramos a un Pedro Sánchez en pleno mitin electoral, con aspecto algo desaliñado, en mangas de camisa, sutilmente sudoroso por el brillo que podemos apreciar en su rostro sonriente. Todo ello refleja acción, trabajo, esfuerzo, actividad, obvian el decoro y el cuidado de la fotografía, pretenden proyectar al candidato en plena faena, aplicado y ocupado. No me parece mala táctica. Además encontramos constantes alusiones a la naturaleza, antes aparecía una amapola, ahora una margarita, al respecto, mi compañero Martín Ovejero escribió un artículo explicativo fantástico, titulado: Pedro Sánchez o el voto de las amapolas, en el que nos cuenta cómo la visión de la naturaleza, del campo verde, de las flores, nos transmite sensaciones positivas. “Nos da tranquilidad y confianza. La belleza de las flores o el verde la naturaleza consiguen que no podamos desconfiar ante su presencia, sino al contrario, a nivel subconsciente, por nuestra herencia genética, lo asociamos a lugares donde hay vida, agua y comida, en consecuencia, parecen querer decirnos: puedes confiar en nosotros”.”Se puede desconfiar de una persona, de un partido, de la política, pero… ¿quién desconfía de la naturaleza?”.

En el proyecto web de Unidos Podemos aparece exactamente la misma imagen del cartel electoral, por tanto remito a un post anterior para ilustrar el análisis.

Ni que decir tiene que las cuatro poseen un manejo muy intuitivo, claridad en el diseño y sencillez impresionantes, sobre todo, porque todas se han centrado en mucha imagen y poco texto. Tal y como señalan en el blog ‘Mentiras con trastadas’: “Lo que prima es la síntesis, ideas claras, eslóganes grandes y sin hay confusión. El internauta que llega a esta página ve una solidez y equilibro total. Aplican algo que ya aprendió el diario Marca hace muchos años. Antes, la portada del diario Marca tenía una foto y mucho texto. Hoy en día el diario abre con una gran imagen y un gran titular, luego tiene dos o tres titulares más. Se dieron cuenta, gracias a unos estudios que se hicieron en periódicos de EEUU que la gente prefería leer infografías sin texto que con texto, y las ideas calaban más. Aquí están aplicando todo esto.

 

 

Análisis del debate a cuatro más allá de las palabras

debate para 16jPor primera vez los cuatro principales candidatos a la Moncloa debatieron anoche en un acalorado encuentro, repleto de momentos de tensión, impacto emocional y gestos significativos. Existieron notables diferencias con la comunicación no verbal del último debate a cuatro. La mayor novedad de esta nueva contienda es la participación de Mariano Rajoy, del que hemos comentado anteriormente que no es especialmente hábil en este tipo de situaciones de alto impacto, en esta ocasión, sorprendió tranquilo pese a ser la diana de todas las críticas y estar en la posición, sin duda, más difícil. Su lenguaje corporal ha fluido más y mejor que en anteriores ocasiones en las que su figura se paralizaba y exclusivamente leía sus apuntes, aun así, se percibe mucho más cómodo y con seguridad cuando se apoya en los datos.

En mi opinión, existen siempre tan bajas expectativas sobre su comunicación no verbal y verbal que por algo bien que lo haga ya resulta victorioso en su participación, quedando esa sensación de: “pues mira, al final, no lo ha hecho tan mal”Su expresión corporal más significativa: orgullo. Se mostraba altamente satisfecho con sus intervenciones, finalizaba su turno de palabra siempre con una sonrisa, postura erguida y cabeza alta. Sus palabras iban constantemente asociadas a conceptos como la sabiduría, experiencia y veteranía, menospreciando a los que todavía no han pasado por el gobierno.

En general, todos han dotado de demasiado protagonismo a los datos, apuntes, gráficos y encuestas. El discurso más emocional, natural, anecdótico y coherente con su corporalidad fue el de  Albert Rivera, que comienza, y se mantiene, más calmado de lo normal, ganó su comunicación no verbal por la ‘superación’ (por fin) de todos sus errores conductuales en este tipo de intervenciones. En esta ocasión, participaba con un ritmo lento, sin movimientos acelerados, ha trabajado sus tics nerviosos, no interrumpía, no se impacientaba y cambió la dominancia por el sosiego. Utilizó los gestos ilustradores con genialidad, uno de los mejores recursos en comunicación no verbal efectiva, ya que transmiten credibilidad y convicción. Demostró buena sintonía con Sánchez y cierta inquina hacia Iglesias.

Pedro Sánchez tenía muy claro su objetivo: fue a por Rajoy, a veces diera la sensación incluso de que fuera un cara a cara entre ambos. Sus expresiones de desprecio hacia el líder del Partido Popular eran incesantes. Utilizaba el gesto del dedo acusador, lo que denota la agresividad en el flujo de la conversación. La mirada del representante socialista era directa y penetrante, desafiante en sus reproches hacia Rajoy, quién no le devuelve la mirada, le resulta imposible sostener la abrumadora inspección de su contrincante más feroz. Su actitud fue especialmente provocadora con Rajoy e Iglesias, sin embargo menos beligerante y más comprensiva con Rivera.

Pablo Iglesias sigue fiel a su apariencia más informal y a su bolígrafo en mano para descargar tensión, pero también corrigió errores: usar camisa blanca en lugar de azul para controlar la visibilidad de la sudoración que enturbió su imagen en el debate a cuatro de las pasadas elecciones. Le faltó fuerza en su comunicación no verbal, era muy plano, sin fluctuaciones emocionales, pareciera cansado. Resultó llamativo el hecho de que sus expresiones emocionales más intensas fueran provocadas por Rivera, veíamos por ejemplo una profunda ira, sonrisas irónicas y desprecio, en numerosas ocasiones, mientras se dirigía al líder de Ciudadanos o le escuchaba. Sin embargo, se detecta tristeza y decepción cuando es atacado por Pedro Sánchez. Le enfada la postura combativa de Rivera, le duele la de Sánchez.

El minuto final, o minuto de oro, adquiere una relevancia importante, aunque se trate de un espacio totalmente preparado, ensayado y no dando lugar alguno a la improvisación, sí que la elección del mensaje y de las palabras empleadas también exhibe el concepto que subyace a cada posición política:

Pablo Iglesias repite varias veces en pocos segundos la palabra “miedo”, anima a la superación de esta emoción que paraliza a quien la sufre, y alude a la alegría y las sonrisas. Su intención es la de provocar energía positiva que se asocie con el credo de su partido.

Albert Rivera, nombra a los sentimientos y se dirige a los ciudadanos: “si ustedes sienten como yo…” Con esta sentencia implica al publico y lo hace cómplice de su ideal, proyecta la sensación de que están en un mismo barco, acorta distancias.

Si en Mariano Rajoy decíamos que predominaban las emociones de orgullo, en este minuto final la nombra directamente, se centra en destacar lo bueno que ya tenemos, omite palabras como cambio o futuro, apuesta por la continuación. En esta intervención sí que se le aprecia más nervioso de lo que está en el debate.

Por último, Pedro Sánchez se dirige al público hablando de tú, se aleja de los protocolos y los formalismos para hablar de un modo más cercano con el votante. El líder del PSOE invita a la reflexión y al cambio.