Entradas etiquetadas como ‘Congreso’

Análisis no verbal del: “¡Viva el 8M!” de Pedro Sánchez

En la sesión plenaria del Congreso de ayer, de nuevo, los reproches entre partidos continuaban. Y como no puede ser de otra manera, la controvertida celebración de la marcha feminista del pasado 8 de marzo continúa siendo el centro de las críticas al Gobierno.

Fotografía EFE

Fotografía EFE

(Aquí vídeo) Pedro Sánchez responde entonces con un reivindicativo: “Lo digo alto y claro: ¡Viva el 8 de marzo!”

Resulta que con su comunicación no verbal no lo dice ni alto, ni tampoco claro.

Su lenguaje corporal al inicio de la frase es coherente al enérgico mensaje: levanta la mirada, su rostro se torna severo, con ciertos visos de ira, en este caso, asociada a la trascendencia de lo que va a decir a continuación. Sacude fuerte el brazo para marcar contundente el “alto y claro”.

Pero finalmente, no sube la voz, de hecho, la baja sutilmente y lo que es más sorprendente, por la incoherencia con el momento, desciende la mirada y agacha la cabeza. No sostiene así la intensidad y convicción en lo que pronuncia con sus palabras. Rompe totalmente el culmen de su protesta.

Parece que hubiera algún estímulo que internamente (idea, pensamiento, recuerdo, emoción) interrumpe el disfrute emocional de tal afirmación, podemos hipotetizar sobre que es consciente de la polémica que despertará tal proclamación, arrepentimiento, culpa, vergüenza

Desde luego, lo que no vemos es orgullo, este sí sería un gesto esperado asociado a sus palabras, definido con una mirada intensa al frente, cabeza alta y postura expansiva.

De ser así, este instante hubiera quedado para la posteridad, pero tal y como lo expresó ayer, proyecta falta de convicción.

 

Tensión en Sánchez, indiferencia en Rajoy, ironía en Iglesias y respeto en Rivera en el primer debate de investidura

Foto Javier Lizón (EFE)

Foto de Javier Lizón (EFE)

Actitudes variopintas en el primer debate de investidura de Pedro Sánchez celebrado en el día de ayer en el Congreso de los Diputados.  Es especialmente revelador en estos casos no solo el análisis del que habla, sino también de los que escuchan, e identificar el abanico de posibilidades emocionales que se desencadenan en según qué momentos.

Pedro Sánchez comienza muy nervioso, su balanceo es constante (y este es el  indicador corporal más flagrante que podemos identificar como filtración de la tensión e inseguridad). No se pueden establecer emociones concretas en su rostro porque lee absolutamente todo el discurso (algo que no suele ser habitual en él), los gestos en la primera mitad de su exposición son artificiales, no consigue reproducirlos de forma natural y espontánea. Todo ello realmente da cuenta de la importancia del momento, es un momento relevante para él y le causa un impacto emocional tal que se bloquea su lenguaje corporal, como decía, sobre todo en la primera mitad de su intervención. Al final encuentra el equilibrio y se estabiliza emocionalmente, retoma la compostura, desprende una mayor firmeza y seguridad en su conducta.

Mariano Rajoy aparece en escena comiendo chicle, ‘ido’ durante toda la jornada, muy indiferente hacia el discurso de su rival político. Incluso podemos identificar expresiones de desprecio tras algunos de los aplausos de los asistentes (de los diputados del PSOE en mayor medida). Sánchez no merece su respeto y se considera en un plano superior a él y al momento en el que se encuentran. Lee el resto de la entrada »