¿Y tú, ya te has ‘acostumbrado’ al confinamiento o cada vez lo llevas peor? (Procesos psicológicos)

Todos seguimos aislados por la pandemia del Covid-19, ya llevamos más de 30 días confinados en casa, pero no todos lo gestionamos de la misma manera.

Pxhere / CC0 Public Domain

Pxhere / CC0 Public Domain

Lo habréis comprobado vosotros mismos, habláis con amigos y familiares y hay personas que aseguran haberse acostumbrado ya a la situación y les afecta cada vez menos y otras que han empeorado, que tienen más ansiedad y lo llevan definitivamente peor que al inicio.

Os adelanto que ambas reacciones son totalmente normales y adaptativas. Estos dos mecanismos de afrontamiento psicológico se denominan: proceso de habituación (ahora lo llevas mejor) o proceso de sensibilización (cada vez te adaptas peor).

Un mismo estímulo, una misma circunstancia, puede provocar habituación o sensibilización dependiendo de la intensidad, de la experiencia previa y de la costumbre de aprendizaje de la persona.

Es un proceso muy cotidiano, por ejemplo, mi madre tiene un reloj antiguo en casa y cuando voy no puedo dejar de escuchar el ‘tic-tac’ de forma constante e irritante, mi madre se sorprende muchísimo ante mi malestar, ella no lo percibe, inconscientemente lo ignora, está acostumbrada al sonido, habituada, y yo sin embargo estoy sensibilizada, me afecta más el sonido y se convierte en el foco de mi atención.

En la habituación, ante un estimulo repetido la respuesta es cada vez menos intensa por continua presentación. En el lado opuesto, la sensibilización consiste en el aumento de la respuesta de un organismo a un estímulo por la mera presentación de este.

La teoría nos dice que la tendencia general es pasar primero por un proceso de sensibilización, ya que nuestro cerebro activa un ‘modo alerta’ ante estímulos o situaciones novedosas (más aún si entiende que tienen peligro) y después habituarnos con el tiempo.

La sensibilización no es mala por sí misma, si no has llegado aún a la habituación no te preocupes, es normal. Tendríamos que consultar a un especialista si tras el fin del estímulo o situación (cuando retomemos nuestra rutina) no conseguimos salir de ese estado de ansiedad o malestar, ya que podríamos desarrollar una fobia u otras patologías.

Ánimo a tod@s! Siempre, siempre, siempre somos más fuertes de lo que creíamos.

*También te podría interesar:

 

6 comentarios

  1. Dice ser Manuel

    Me da que acostumbrarse a esto es complicado…por mucho que en los medios de comunicación nos vendan el
    Confinamiento como alegria, aplausos y noticias color de “rosa” esto es todo lo contrario (salvo para los políticos en sus chalets con jardín y piscina, claro

    16 abril 2020 | 11:26 am

  2. Los extrovertidos nunca se acostumbrarán a estar encerrados. Cuando les den el alta saldan a la calle como salen los perros cuando les abren las puertas de casa.

    16 abril 2020 | 11:37 am

  3. Sabéis los loqueros si el narcotrafico también está prohibido? Si lo está la ocasión para desengancharse es mejor que la que te dan los curas del proyecto hombre.

    16 abril 2020 | 11:41 am

  4. Dice ser John

    Con este super-articulo deja al descubierto el número de casos reales de personas con problemas mentales.

    16 abril 2020 | 12:19 pm

  5. Dice ser Laura

    Una de las cosas más complicadas del confinamiento es adaptarse al teletrabajo, especialmente si tienes niños pequeños en casa.. Compaginar la educación “virtual”, las obligaciones del trabajo, y mantener la casa medianamente decente es muy complicado, y ésa sí que es una fuente de agotamiento psicológico para las madres trabajadoras…

    16 abril 2020 | 8:25 pm

  6. Dice ser Que

    Porque se habla de, sanitarios, policías, bomberos, militares…. Y no se habla de los funerarios? Lo único que e hoido son las mierdas que dijo el tal Risto, por lo visto no son nada y importan una mierda, pero son los que recojen todos esos cuerpos, sin ellos quien haría todo eso.

    17 abril 2020 | 7:09 am

Los comentarios están cerrados.