La comunicación no verbal de Iglesias y Garzón protagonista en el acto de posesión del cargo

Esta mañana, los ministros del nuevo gobierno, con Pedro Sánchez a la cabeza, han tenido que prometer el cargo ante el Rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela, no ha habido grandes sorpresas y el protocolo se ha seguido con naturalidad por parte de todos.

Pero era una buena oportunidad para enviar mensajes sin palabras; al menos, así lo han considerado Pablo Iglesias, el nuevo vicepresidente, y Alberto Garzón, nuevo ministro de Consumo, que no han querido desaprovechar la ocasión para mostrar su aparente espíritu reivindicativo y rebeldía.

Y digo bien ‘aparente’ porque lo han hecho a través del canal de la apariencia, mediante dos símbolos: un pin en la solapa y la ausencia de corbata. Ambos emblemas les hacían únicos y demarcados del resto de los presentes.

El significado del triángulo rojo invertido en las chaquetas no ha pasado inadvertido y ha trascendido de inmediato a la prensa, lo recogen ya mis compañeros en este mismo medio. Un símbolo nazi que ahora se identifica con la lucha antifascista (toda una declaración de intenciones en cuanto a sus objetivos).

Ambos han sido fieles a su indumentaria informal, renuncian a guardar ‘las apariencias’ ni siquiera ante el Rey, proyectando así el mensaje de que la expresión personal tiene que ‘destronar’ a la identidad corporativa, que ya la individualidad es superior a la institución. En general, los políticos prescinden de la corbata para parecer más accesibles, cercanos, alejados de la imagen tradicional y burguesa de la política clásica, pero ojo, que esto no quiere decir que lo sean.

Por último, me sigue llamando la atención la moderación recientemente adoptada en los discursos de Pablo Iglesias, hoy de nuevo en su comparecencia tras la toma de posesión de su vicepresidencia, habla ante los medios con un estilo comunicativo que pareciera impensable en él tan solo un par de años atrás.

En el pasado, su forma de hablar guardaba una innegable semejanza con los discursos más revolucionarios característicos de países latinoamericanos, tanto en el tono, como en los gestos, como en sus expresiones faciales; era fuerte, enérgico, vehemente en su semblante, intenso e imponente con su ceño fruncido, rápido y ‘agresivo’ en los movimientos corporales.

Ahora directamente parece otra persona y a mí no me deja de fascinar el cambio, me hipnotiza, asombra y descoloca a parte iguales.

Fijaos en su tempo en el discurso, es lento, delicado, aséptico en sus emociones, con mirada profunda, con cierta tristeza en la triangulación de las cejas, postura estática y apocada, adoptando una actitud tímida y casi sermonaria. En el gesto se aprecia frecuentemente el cabeceo lateral, su significado ya lo analizamos también en el cambio de comunicación de Anna Gabriel desde Suiza, un gesto que, según las últimas investigaciones, se asocia directamente con la afiliación, la sumisión, cierto grado de victimismo y desprotección. 

¡Estoy deseando leer también vuestras opiniones! El tema da para mucho… 🙂

12 comentarios

  1. Dice ser Primate

    Creo que es fruto de un proceso de aprendizaje y maduración política: un Pablo Iglesias más moderado, contenido y prudente VALE más políticamente que el puro Ideal “revolucionario”…es más eficaz; además, el tono respetuoso le distingue de sus adversarios siendo una ventaja comunicativa de primer orden: transmite confianza ( a pesar del “chaparrón” político y mediático) y seguridad.
    En suma: se llama coherencia, inteligencia política y pragmatismo social.

    13 enero 2020 | 10:32 pm

  2. Dice ser Luis

    ¿Os acordáis aquello de “La Casta” , del PPSOE, la “trama”?

    Pues eso. Ya tiene chalet, cargo, y traje.. Que de ilusiones no se vive ni se come. ¿Quién necesita asaltar los cielos si te esperan con los brazos abiertos?

    13 enero 2020 | 11:04 pm

  3. Dice ser Nando

    Puro postureo ni mas ni menos y cobrar de por vida y vivir como burgueses

    13 enero 2020 | 11:43 pm

  4. Dice ser Jose

    Primate, totalmente de acuerdo,no se puede decir mas claro

    14 enero 2020 | 1:07 am

  5. Dice ser CuRro

    Luis… Tú cómo lo harías? Por aquello de aportar y convertir tu crítica en algo constructivo, simplemente…

    14 enero 2020 | 2:38 am

  6. Dice ser Portaco

    Claro que si, Primate.
    10 años llamando a las barricas el Pablenin, insultando, voceando, cuando eso apenas pasaba en la politica española y ahora se nos pone en plan “coherencia, inteligencia política y pragmatismo social.”
    Todo para ti.

    14 enero 2020 | 2:58 am

  7. Dice ser Ignacio

    ¿ Que es mas fuerte ? ¿ El leon o el raton ?

    14 enero 2020 | 3:05 am

  8. Dice ser Ignacio

    ¿ Quien es mas fuerte ? ¿ El León o el ratón ?

    14 enero 2020 | 3:11 am

  9. Dice ser wert

    Y aquí ni pasa nada. Los españolitos mayores jugando a la petanca y otros tocando la pandereta. Sobre todo que no falten los calamares y la cervecita, los goles y los salvamés… Pero, ojo, mucho ojo, porque, ese españolito que mira para otro lado, que prefiere no saber porque piensa que esto no va con él, que no le va a afectar, debe saber que luego irán a por él, pero ya será tarde. Y entonces lloraremos como mujeres lo que no quisimos defender como hombres…, como españoles.

    14 enero 2020 | 7:25 am

  10. Dice ser Manuel

    Me acuerdo que se hablaba en la época del 15-M que la solución era el poder. Ahora toca cortar el despilfarro y la corrupción. Haber si es verdad.

    14 enero 2020 | 8:24 am

  11. Dice ser Jajjajajajaj

    9@
    Como los del sur de lan península ibérica, vinieron al norte y decían que con el terrorismo se vivía mal pero por si acaso se quedaron, luego se jubilan y vuelven a los pueblos que nacieron y 4 veces al año suben para pasar la revisión médica, que por lo visto en el pueblo está muy mal, anda y que os den, país de bananeros.

    14 enero 2020 | 2:23 pm

  12. Dice ser Santiago

    Otro asociado para la causa. Y luego dicen los fachas de la clase baja que no sigue mandando Paquito.

    14 enero 2020 | 4:02 pm

Los comentarios están cerrados.