¿Eres adicto a la infelicidad?

Piénsalo. Te cuesta ser feliz, o lo que es peor, a todos nos cuesta reconocer que somos felices. Sí, la felicidad es muy subjetiva, realmente podría existir una definición de felicidad por ser humano sobre la tierra, pero tenemos que revisar nuestras expectativas.

En el libro titulado “Adictos a la infelicidad“, sus autores, investigadores de la Universidad de Chicago, Martha Heineman Pieper y William J. Pieper, exponen el criterio de que los seres humanos tenemos una serie de hábitos y conductas que nos impiden disfrutar de la vida que uno desea.

El origen de esta ‘carga emocional’ puede desarrollarse en la niñez. En la etapa infantil asimilamos los patrones de comportamiento afectivo que nos acompañan en la adultez y que son muy difíciles de modificar, pero no imposible. A lo largo de nuestro crecimiento incorporamos una serie de creencias, hábitos, costumbres y actitudes, que entorpecen la búsqueda de la felicidad. Ésta es una característica del comportamiento adictivo (de ahí el título).

Pero ¿por qué? Según el psiquiatra  Jaime Adán Manes (y creo que no le falta razón): “En la actualidad, estamos acostumbrados a obtener una satisfacción inmediata de todos los caprichos, con lo que desarrollamos una tolerancia muy baja a la frustración.

Esto también fomenta que busquemos una solución rápida a los problemas optando, por ejemplo, por tomar una pastilla para que nos ‘anestesie’, sin solventar realmente la razón por la que nos encontramos mal”.

Muchas personas aprenden a ser felices con el pasar de los años.

A esta conclusión llegaron los investigadores de la Universidad de Stanford, California, en la que utilizaron una muestra de individuos entre 18 a 90 años, mostrando que los ancianos son menos propensos a tener mal humor persistente, que sabían escuchar las críticas de otros y controlar mejor sus emociones y se llegó a la conclusión de que los ancianos aprenden a tener una mejor calidad de vida porque son conscientes de que el tiempo que les queda es menor y evitan las situaciones que puedan desestabilizarles y hacerles sentir mal.

Aún estamos a tiempo de encontrar nuestra felicidad, nuestro bienestar, antes de que sea tarde, sin esperar al final de nuestras vidas. Como si tu día de hoy, tengas 20, 36 o 78 años, fuera el último.

 

9 comentarios

  1. Dice ser Lopidana

    Totalmente de acuerdo, la felicidad es algo tan subjetivo que nosotros mismos la basamos (en muchas ocasiones) en cosas tan superfluas como un viaje o un capricho… pero lejos de eso, podemos sentirnos felices si al menos tenemos satisfechas nuestras necesidades más básicas

    11 junio 2019 | 10:31 am

  2. Dice ser ignotis parentibus

    Hay mucho amargado sin motivo y mucho pletórico que dice ser feliz a pesar de que sabe que es una gran mentira pero si ellos se lo creen no somos nadie para hacerles ver la realidad.

    11 junio 2019 | 2:10 pm

  3. Dice ser ignotis parentibus

    La felicidad es un estado de ánimo y como tal no puede ser eterna.

    11 junio 2019 | 2:12 pm

  4. Dice ser ignotis parentibus

    Dicen que los realistas siempre ven el vaso medio vacío y los ilusos medio lleno ¿es la felicidad un medidor preciso de la realidad o es un estado en el que todo se ve de color de rosa independientemente del momento día o circunstancias que vivimos a diario?

    11 junio 2019 | 2:19 pm

  5. Dice ser ignotis parentibus

    Nadie busca la infelicidad Querer ser infeliz está fuera de loas metas de los humanos otra cosa será que las altas dosis de infelicidad parezcan fruto de una búsqueda contante por obtenerla. En cualquier caso felicidad no tiene el mismo significado para todos nosotros y de hay que se escuche lo de CADA UNO ES FELIZ A SU MANERA (va en gustos)

    11 junio 2019 | 2:30 pm

  6. Dice ser ignotis parentibus

    Lopidana – Es fácil confundir la felicidad con el bienestar. Por eso muchas personas tienden a equivocar el sentido de los bienes materiales en sus vidas, creyendo que les dará una felicidad que nunca encuentran. Y es que las cosas materiales nos dan bienestar: es más cómodo viajar en un coche que en un transporte público, es agradable tener abrigo cuando hace frío, ese necesario tener algo qué comer. Pero ese bienestar no tiene nada que ver con la felicidad.

    12 junio 2019 | 4:14 pm

  7. Dice ser ignotis parentibus

    El dinero ayuda, pero no da ni es ni compra la felicidad.

    12 junio 2019 | 6:44 pm

  8. Dice ser ignotis parentibus

    Yo no quiero a nadie y no permito que nadie me toque pero si es necesario, por el motivo que sea, toco, todo lo que haga falta y permito que determinadas personas me toquen cuanto quieran y deseen ¿como se llama a eso? Probablemente sea debido a algunas cosas que me ocurrieron en la infancia pero no es una fobia ni me siento mal por ello.

    CONTESTA, SU SABES COMO SE LLAMA ESO EN PSICOLOGÍA.

    12 junio 2019 | 9:37 pm

  9. Dice ser ignotis parentibus

    La moza busca nubes en el cielos o está a punto de comenzar una tormenta?

    13 junio 2019 | 5:59 pm

Los comentarios están cerrados.