BLOGS
Lo que no nos cuentan Lo que no nos cuentan

"Cerré mi boca y te hablé de mil maneras silenciosas". Rumi

¿Te muerdes las uñas? Esto es lo que indica sobre tu personalidad

Tradicionalmente siempre se ha asociado que un sujeto que se muerda las uñas tiene un alto grado de neuroticismo (o inestabilidad emocional). Un indicador inequívoco de un temperamento nervioso, inestabilidad, tensión constante y ansiedad. Sin embargo, y de acuerdo con un nuevo estudio, este y otros comportamientos repetitivos “centrados en el cuerpo” podrían ser señales de algo diferente.

La investigación, publicada en la Revista de Terapia de Comportamiento y Psiquiatría Experimental asegura que el morderse las uñas puede ser un indicador de perfeccionismo.

“Creemos que individuos con estos comportamientos repetitivos pueden ser perfeccionistas, significaría que son incapaces de relajarse y realizar sus tareas a un paso normal. Ellos son, por tanto, propensos a la frustración, la impaciencia e insatisfacción cuando no logran alcanzar sus objetivos“, comenta el Doctor Kieron O’Connor, autor del estudio.

En el experimento, las personas que se mordían las uñas fueron identificados como perfecccionistas organizacionales, un tipo de personalidad marcada por la tendencia a hacer planes detallados y a sobrecargarse de trabajo, y muchas veces se frustran por la falta de actividad. El morderse las uñas y otros comportamientos repetitivos similares es sólo una forma de liberar esa energía reprimida.

“Estos descubrimientos sugieren que los individuos que sufren de comportamientos repetitivos podrían beneficiarse con tratamientos diseñados para reducir la frustración y el aburrimiento, modificando su perfeccionismo”, dijo Sarah Robert, quien ayudó al autor del estudio.

 

 

*Fuente: Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry

 

13 comentarios

  1. Dice ser sentido de responsabilidad y angustias...

    Pues puedes tener razón. Soy bastante perfeccionista, aunque con experiencia adquirida, bastante menos. Llegaba a límites imposibles de soportar por el cerebro; angustia, revisión continua de lo que había hecho, responsabilidad que me hacía nudos en estómago, un sentimiento parecido al que se experimenta ante el tradicional “el qué dirán”, nunca miedo al reproche, pero sí a fallar, etc… No era cuestión de llegar a la meta que se me cruzara en el camino, y menos aún a costa de lo que fuera. Siempre puse antes los medios antes que los fines, pero no para conmigo mismo. Para los demás sí, pero yo podía sufrir angustias y estrés a tope que me daba igual incluso mi salud. Un sentido de la responsabilidad horroroso visto desde hoy, y sin tener por qué. Incluso me decían que no había que hacer las cosas tanperfectas, que daba igual, qeu no me preocupara. Peor no iba en mí razonar de esa manera. Hoy me tomo las cosas más a la ligera, si me salen bien y a tiempo, bien, si no pues también. Me ha salido má sel pelo, que ya amanecían clareas y me han dicho que estoy más joven y he ganado algo de peso. El cerebro, cuando se cierra, es de lo peorcito.

    24 abril 2017 | 10:46 am

  2. Dice ser Turay T

    Llevo mordiéndome las uñas básicamente desde que tenía 6-7, al día de hoy tengo 22.
    Estas son desde mi punto de vista personal las que han acertado:

    Perfeccionismo y ansiedad.

    Lo demás no lo padezco podríamos decir xD.

    24 abril 2017 | 11:20 am

  3. Dice ser Ford

    Uhmmmm quien diría que ese estudio había acertado…nunca pensé que las personas que tenían tal conducta, fuese por ser tan perfeccionistas…..

    24 abril 2017 | 12:02 pm

  4. Dice ser luicia

    Bueno, quizá ese “estudio” no sea más que otro “estudio”.

    Las personas que se muerden las uñas son ansiosas, pero no creo que alguien perfeccionista lleve las uñas roídas y mal cuidadas.

    24 abril 2017 | 1:43 pm

  5. Dice ser Epicuro

    Conozco a tres personas que se muerden las uñas, y sólo de una podría llegar a decir que es perfeccionista, pero justamente cuando más se come las uñas es cuando está nerviosa, ya sea viendo una película o por una situación en la que no tiene el control. Los otros dos, se alejan bastante de lo que yo tendría por una persona perfeccionista. O eso, o es que le asocio a la palabra perfeccionista cosas más positivas que negativas, y por ende, morderse las uñas no encajaría con un comportamiento tal.

    24 abril 2017 | 2:18 pm

  6. Dice ser Ignotis parentibus

    Nunca me he mordido las unas, sin embardo durante unos meses al encender el ordenador comence a morderme las uñas cosa que dejaba de hacer cuando apagaba el ordenador. Se ha pasado, ya no me muerdo las uñas ¿por qué me las mordía?

    24 abril 2017 | 5:56 pm

  7. Dice ser Bah

    Pues yo me como las uñas desde hace 20 años y no soy ni perfeccionista ni ansioso.

    Simplemente estoy acostumbrado a teclear teniendo la punta del dedo “redonda” por así decirlo, y en cuanto me crecen un demasiado empiezo a “sentirlas” por lo que, al no estar acostumbrado, siento la necesidad de cortarlas.

    24 abril 2017 | 6:35 pm

  8. Dice ser hey!!

    Yo siempre casi todas las personas que se muerden las uñas que conozco son gente que se suelen ser muy ansiosas, quieren imponer su forma de hacer las cosas y cuando no consiguen sus propósitos, suelen pagar esa frustration con los demas.
    Ablo de mi experiencia personal, no he hecho ningun estudio.

    24 abril 2017 | 6:49 pm

  9. Dice ser Marcos

    Morderse las uñas es sencillamente de personas mal educadas y poco dadas a la higiene.

    24 abril 2017 | 7:34 pm

  10. Dice ser no se puede estar así toda una vida

    Pues yo no he pagado fustraciones con nadie, más bien muy mucho conmigo mismo. De hecho nunca acepté como perfecto nada de lo que hacía, siempre en contínua búsqueda de la perfección. Incluso profesionales de varias ramas del saber me pusieron como ejemplo en alguna ocasión por el trabajo interesante que realicé. Ni siquiera me suponía gratificación alguna el que tomaran mi trabajo como base para desarrollo de nuevas visiones de cierta ciencia. El estrés al que me sometía a mí mismo en ocasiones es imposible de comunicar incluso por mí mismo. Al estrés seguía l aangustia, el mantener la mente en un punto concreto que abstraía de este mundo, de manera súper enfermiza seguramente. En mi caso nunca ha sido para recibir aplauso o gratificación, qeu tampoco es sano, pero ese continuo ponerse a prueba y creer ser capaz de realizar trabajos sin previo conocimiento de l amateria y en tiempo récord tener que dar fruto valorable incluso por los más altos cargos de determinada profesión, pues casca. El agobio, la angustia, la no plena satisfacción de lo conseguido, de lo creado, ni siqueira queriendo recibir premio por ello, no se lo deseo a nadie. Pero a naidie, y digo naidie y me paso por el forro que se me trastabilleen las letras y tenga faltas porqeu es un goce hacerlo sin qeu me autocondene, eleeee. Viva la imperfeshión y la natural equibokashjiones de l ajenteh.

    24 abril 2017 | 7:44 pm

  11. Dice ser perterito perfecto compuesto

    Marcos (9),

    Seguro que las tienen más limpias que una patena al no tener entre ellas la mugre que algunos fermentan por ahí.

    No es cuestión de mala educación sino de falta de control al dirigir la atención a cosas que les descentran.

    24 abril 2017 | 8:29 pm

  12. Dice ser Ignotis parentibus

    hey!!

    A varios megalomanos de esos he conocido y conozco.

    24 abril 2017 | 8:47 pm

  13. Dice ser Sam

    Llevo 48 años comiéndome las uñas y es la primera vez que leo algo que coincide en bastantes cosas con mi comportamiento, creo que han acertado, ahora le pregunta sería, donde y como me quito la manía?

    24 abril 2017 | 10:34 pm

Los comentarios están cerrados.