BLOGS
Lo que no nos cuentan Lo que no nos cuentan

"Cerré mi boca y te hablé de mil maneras silenciosas". Rumi

¿Cómo fue el debate entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en términos de comunicación no verbal?

Mariano Rajoy  y  Pedro Sánchez a su llegada al debate (Juanjo Martín/EFE).

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez a su llegada al debate (Juanjo Martín/EFE).

La esperada aparición de Mariano Rajoy a debate ha llegado, y parece ser que no defraudó en cuanto a polémica se refiere. En materia de comunicación no verbal no vibró tanto. Vaya por delante que, como viene siendo habitual, en esta campaña los líderes políticos acuden a estos encuentros demasiado ensayados en sus formas y discursos, tanto en la elección del color para sus corbatas: ni siquiera en su atuendo improvisan o se salen del redil.

Nuestros candidatos al gobierno pierden la naturalidad y, por tanto, la comunicación no verbal espontánea carece de fluidez y efecto para conectar realmente con los votantes, que lo que ven les resultará plano y aburrido por no poder empatizar con actitudes francas y terrenales. Además el escenario en el que se recrea este debate concretamente no ayuda a que se expresen con soltura y a poder apreciar sus ademanes y verdadero estado emocional.

Mariano Rajoy comienza con la extensión amplia de sus ideas puestas sobre la mesa en formato papel, invade literalmente todo el espacio posible para repartir el esquema que lleva preparado. Este hecho da cuenta de la racionalidad y necesidad de estructuración de pensamiento que necesita y que perfila en él un estilo de personalidad analítica y concisa de los hechos. Se siente seguro con los textos por escrito, son amplísimos y además los consulta constantemente, le dan confianza, aunque en algunos momentos le pierde la necesidad de leer en exceso.

debate1

A veces la parte inferior del cuerpo, piernas y pies, nos dan una información más certera que rostro y brazos, puesto que al estar alejada de nuestra visión y mayor control se convierte en más inconsciente y automática. En este sentido vemos en Mariano Rajoy, cuando el plano nos deja, cómo sacude frenéticamente los pies bajo la silla, aunque la parte superior muestre un semblante sereno, tranquilo e impasible, estos movimientos inconscientes delatan su inquietud, nerviosismo e impaciencia.

A pesar de este detalle, comienza con una actitud general pasiva, muy comedido en sus intervenciones, escuchando más que hablando, esquivo en su mirada con el oponente ante el desafío constante al que le somete y prácticamente paralizado en expresiones faciales y corporales, actitud propia del miedo o tensión extrema. Se mantiene a la expectativa para después reponerse y recuperar el movimiento y la acción en un momento crítico del debate: cuando se siente insultado. En este momento Mariano Rajoy se defiende y despierta corporalmente, muestra expresiones marcadas de asco y desprecio hacia las acusaciones de Sánchez, se siente realmente agraviado y le desprecia por su actitud.

debate2

Este asunto le hace perder el control y su gestión emocional positiva y le desestabiliza ya para el resto del debate.

Pero el actual presidente también mostró aspectos positivos puntuales que podemos destacar: su tono al hablar era bastante emocional, defendía con vehemencia sus ideas dotándolas de altibajos en el ritmo vocal que ayudan a que se recuerde mejor su mensaje verbal. Previamente a su pérdida de control, se sentía a gusto y orgulloso con sus pequeñas intervenciones, podemos verlo en la sonrisa que expresa detrás de su participación, muy diferente a la sonrisa desdeñosa de Soraya Sáenz de Santamaría (que ya comentábamos del debate a cuatro), en esta ocasión la sonrisa era simétrica y expresaba satisfacción y suficiencia sobre lo dicho.

Por último, utilizó en varias ocasiones significativas un gesto favorable y de aspecto espontáneo “la mano en el pecho”, que influye directamente sobre las conductas y juicios morales de los observadores, este gesto está asociado a la sinceridad y a la honestidad de lo que se verbalice en ese momento.

debate3

El mayor triunfo de Pedro Sánchez en este debate fue el de conseguir desequilibrar, como hemos dicho, la gestión y el control emocional de Mariano Rajoy, aunque empezó fuerte, pero su gesto terminó fatigado de dar tanto golpe, como si de un combate de boxeo se tratara. Inició con soltura su lenguaje no verbal para luego ralentizar su gestualidad y denotar agotamiento: perdió energía. Cierto es que, en general, su conducta no verbal es imponente e impasible, no le captamos en renuncio alguno por el cuál se filtre tensión o una disposición negativa en su estado anímico, aunque para mí, este es su mayor problema, el exceso de perfección. Él mismo ya ha admitido que por ejemplo en su pasado debate a cuatro “le faltó naturalidad” y podemos comprobar cómo sigue sin saber superar esta cuestión de la que él mismo es consciente.

Su mirada es directa, no desciende su cabeza en prácticamente ninguna situación; lee, pero muy poco, al menos en comparación con Mariano Rajoy. Este es un aspecto muy valorado por el público. Utilizó en este debate numerosos gestos ilustrativos que incluso se ejecutaban segundos por delante de lo que iba a decir, este es un elemento que correlaciona con la veracidad de lo que manifieste a continuación.
debatepedro

Aunque también escogió no pocos gestos de índole agresivo y amenazante, en el fotograma vemos el gesto del “dedo acusador” que utiliza hasta la saciedad, su dureza en la conducta es palpable, acompañada también por una exacerbada inclinación hacia la mesa en ciertos momentos acusadores, daba la sensación que se iba a abalanzar literalmente sobre su oponente. Todo esto es coherente también con repetidas emociones de ira y desdén. En general su conducta no verbal se come a la de Rajoy con un lenguaje corporal brusco y provocador. En definitiva, la fuerza y la firmeza siempre invaden visualmente a la pasividad y el descontrol. Y dicho esto, para gustos los colores sobre una actitud u otra.

Me quedo con el profundo deseo de haber analizado un debate Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias en un ambiente distendido, sin atriles, sin apuntes, en los que realmente hubiéramos podido ver a estos cuatro líderes debatiendo con franqueza, campechanía y sencillez, aspectos que realmente buscamos en un alguien que va a gobernarnos.

22 comentarios

  1. Dice ser Casandra

    El pie traiciono a Rajoy pues delato su estado de nervios en el que lo puso Pedro Sánchez

    15 Diciembre 2015 | 9:49 am

  2. Muy bueno el análisis, Alicia.

    Yo no vi el debate entero, pero sin entrar en valorar lo que dijeron, la actitud de Pedro Sánchez me resultó demasiado agresiva, no me gustó nada.

    Aprovecho para decirte que me encanta tu blog, soy muy fan de la serie Lie to Me, que está muy en línea con los posts que publicas.

    Te invito a que visites el mío http://lablogoteca.20minutos.es/lo-que-llevo-en-la-mochila-51699/0/

    Un saludo y Feliz Navidad a tod@s!

    15 Diciembre 2015 | 10:19 am

  3. Dice ser Carlos

    Los que estáis perdiendo el control sois vosotros viendo que ninguno de vuestros queridos va a ganar las elecciones…ni la banda criminal PSOE ni la extrema izquierda bolivariana de Podemos….jajajajaj estáis perdiendo el control totalmente con este tipo de “articulos” de “opinión”.

    15 Diciembre 2015 | 10:23 am

  4. Dice ser Cristina

    En mi opinión, a Pedro Sánchez, como siempre, le sobraron agresividad y mala educación, y le faltaron argumentos y datos. Y encima en plan estadounidense con su mujer de la manita, por favor, vomitivo.

    15 Diciembre 2015 | 11:34 am

  5. Dice ser la política es constructiva

    El mejor ejemplo de que algo está cambiando en la política, que parece ser es lo último que cambia respecto al empuje ciudadano.
    Anoche dos líderes de tiempo peleándose, insultándose, jugando a la gresca, y de otra parte dos nuevos políticos en la sexta, Pablo y Rivera, con todas sus diferencias, hablando bien y al final dándose un saludo de compañeros al despedirse Pablo.
    Con ese pequeño detalle se manifiesta una tremenda diferencia.
    Ojalá los países encuentren gestores positivos y las fronteras alfgún día, dejen de formar parte de un mapa irreal y de pasado también. L apolítica ha de ser constructiva, no recrearse en los “y tú más” supuestamente engrandecedores de los orgullos sectaristas, y tan estériles” para la gente.

    15 Diciembre 2015 | 12:07 pm

  6. Dice ser trole

    La unica validez del comportamiento no verbal y el engaño es creer que una opinión se convierte en norma…

    15 Diciembre 2015 | 12:09 pm

  7. Dice ser no vi fel presente ni sueños de futuro

    Sólo lo vi un poco el debate. Me sentí avergonzado de vivir en 2015, en un país que ha sufrido tanto y supuestamente avanzado. No smerecemos algo mejor.

    15 Diciembre 2015 | 12:09 pm

  8. Dice ser blancoynegro

    ¿Y un personaje tan agresivo, tan indocumentado, tan mentiroso, queréis que gobierne España? ¡¡¡Nooooooooooooooo!!! Por Dios, cuando llegue a Europa y le digan lo que no quiere oir, ¿qué y cómo va a decir las cosas?

    15 Diciembre 2015 | 12:16 pm

  9. Dice ser jose

    Me da igual no me guio por debates sino por programas, no me gusta Rajoy pero yo con el marxismo en el otro lado que ya me lo conozco como las ha gastado y las gasta. Mi termómetro para medir a la sociedad y al ser humano es la moralidad tradicional con la que se creó al ser llamado humano, y veo que el aborto sigue avanzando y sigue asesinando legalmente.

    15 Diciembre 2015 | 12:27 pm

  10. Dice ser Fistro

    Pedro Sanchez faltó al respeto llamándole personalmente indecente , y Rajoy dijo que su “intervención es ruin y miserable” , no fué un insulto personal como parecen decir algunos titulares.
    Para mí Pedro Sanchez ha meado fuera del tiesto.

    15 Diciembre 2015 | 2:35 pm

  11. Dice ser carmela

    No creo que P. Sánchez dijera nada que muchos españoles estamo deseando soltarle a la cara a Rajoy. Para mí se quedó corto.

    15 Diciembre 2015 | 2:45 pm

  12. Dice ser paco el de la porra

    A Sanchez deberían ponerle una denuncia por acusar sin pruebas, no se puede acusar a nadie sin pruebas y eso debería ser delito.
    A mi me pusieron una denuncia falsa y sin pruebas, porque al ser falsa no existian, pero todos incluido el juez que me condenó fueron engañados por aquél energúmeno y a mi no me hicieron ni caso y me condenaron siendo inocente de las acusaciones.
    Sanchez hizo muchas acusaciones sin aportar ni una sola prueba y como he dicho antes, eso debería ser un delito grave castigado severamente.

    15 Diciembre 2015 | 3:38 pm

  13. Dice ser Isa

    Me da vergüenza que un personaje como Pedro Sanchez llegara a gobernar España.
    No tiene modales y debería aprender de muchos politicos que tiene a eu lado.

    15 Diciembre 2015 | 5:11 pm

  14. Dice ser pepeito

    Un insulto es salvar a los bancos y los mas ricos a costa de dejar sin ayudas y en el paro a muchas personas eso si es un insulto

    15 Diciembre 2015 | 7:54 pm

  15. Dice ser Sabu

    Cuatro años de plasma continuado y reiterado es lo que tiene, que cuando bajas del cielo de la complacencia, te lleven las hostias por todos lados. Basta ver como está el país como para andarse con mllongas pperas.

    15 Diciembre 2015 | 9:15 pm

  16. Dice ser Victoria

    “Cuando el debate está perdido, la calumnia es el arma del perdedor”.

    (Sócrates)

    15 Diciembre 2015 | 9:34 pm

  17. Dice ser alberto

    Como se ha dicho siempre – si no quieres aparecer como un mal educado, no tienes que hablar con nadie que lo sea-.

    15 Diciembre 2015 | 9:49 pm

  18. Dice ser cuando el río suena es que poca nata lleva

    Buneo, a todas estas… lso medios de comunicación que se dicen libres, los grandes periosdistas, los analistas inevitables, ¿pueden decir de qué fue el debate aoparte de eso del insulto y el insulto más?
    ¿Algo de programas, de futuro, de ilusión? ¿O acaso el insulto también va a servir para que no se hable del verdadero fracaso programático de fondo?

    16 Diciembre 2015 | 1:01 am

  19. Dice ser Marta

    Muy buen análisis Alicia! da gusto poder leer este tipo de artículos en los que la objetividad sobre el tema de los mismos no deja que tanta presión de “este es mejor que el otro” influya en ellos…

    Adelante y Gracias!

    16 Diciembre 2015 | 9:30 am

  20. Dice ser Pedro

    Que cierto es lo del pie debajo de la mesa!! se veía perfectamente cómo ese detalle traicionaba el aparente semblante de tranquilidad de Rajoy…te pillaron amigo!!

    16 Diciembre 2015 | 9:31 am

  21. Dice ser Adelante

    La verdad no me extraña que digan que Pedro Sánchez ganase el debate, en un país en el que hay programas como el Salvame en los que lo único que le gusta a la gente es la gresca y las peleas, este se llevaría la palma…que triste que en vez de ataques personales se hubiese debatido de política y de los problemas que tenemos

    16 Diciembre 2015 | 9:33 am

  22. Dice ser Lucas

    al final la falta de espontaneidad en estos debates dificulta el trabajo de esta estupenda blogera…espero que cómo deseas haya debates en los que la improvisación te permita realizar un análisis más completo y así todos podamos aprender mas

    gracias!

    16 Diciembre 2015 | 10:05 am

Los comentarios están cerrados.