BLOGS

Cómics, tebeos, historietas, manga, BD...de todos los géneros, procedencias y estilos.

‘El asombroso swing del golem’: béisbol y antisemitismo en los Estados Unidos de los años 20

El asombroso swing del Golem es una novela gráfica que narra una historia ambientada en los Estados Unidos de los años 20, protagonizada por los Stars of David, un modesto equipo de béisbol judío cuyos miembros se ganan la vida viajando en autobús de ciudad en ciudad enfrentándose a equipos locales.  En un momento de necesidad económica, el manager del equipo acepta una curiosa propuesta de una agencia publicitaria: hacer pasar a un miembro del equipo por un golem, una criatura mítica del folklore judío, para aumentar así la espectación sobre el equipo en las ciudades que visitan. 

El cómic fue publicado originalmente en 2001 en Estados Unidos, donde recibió comentarios positivos entre prensa generalista (recibiendo reseñas positivas en Time o el Washington Post) e incluso una nominación a los Premios Eisner.  Se trata del trabajo más conocido de su autor, James Sturm (Nueva York, 1965) que cerró con esta obra una trilogía temática de historias dedicadas a diferentes aspectos de la historia y sociedad de Estados Unidos.  Sin embargo, la obra tiene como handicap prestar mucha atención a reflejar los partidos de béisbol desde una óptica realista (alejado del enfoque más dinámico del cómic japonés, como pueda ser el caso de Bateadores (Touch) de Mitsuru Adachi), a lo que dedica gran parte de la obra, por lo que el cómic requiere de una importante predisposición del lector.  Un factor que ayuda a explicar que esta obra haya tardado siete años en publicarse en España de mano de Ediciones La Cúpula, que también ha publicado las otras dos partes de la trilogía, Encima y debajo.

Se trata de un cómic curioso en tanto que refleja por un un lado el aspecto menos glamouroso del béisbol, el de aquellos que malviven del deporte, por otro el antisemitismo de la época que sufren los integrantes del equipo, y también la concepción del deporte como espectáculo, introduciendo elementos ajenos a lo puramente deportivo para "adornarlo" (una práctica muy estadounidense, y ahí están las cheerleaders o el show alrededor de la lucha libre para demostrarlo).  Todo ello envuelto en una historia que es una larga anécdota que busca un cierto paralelismo con la historia clásica del golem de Praga e incluso con un cierto toque "sobrenatural" en su desenlace, con el golem ficticio del equipo en cierta manera "protegiendo" a los jugadores.  Sin ser una lectura especialmente memorable, resulta un título curioso y digno de mención como ejemplo de la variedad de temas que pueden llegar a tratarse en forma de historieta.

Imágenes: Arriba, portada de la edición española del cómic, abajo, de la edición original, mucho más atractiva para mi gusto.

5 comentarios

  1. Dice ser Juegos

    Menos mal que aquellos tiempos ya pasaron.

    27 Mayo 2008 | 16:30

  2. Dice ser Judenbodem

    Mientras los judíos sean una secta excluyente habrá quien les excluya a ellos.No me gusta la palabra antisemintismo porque la mayoría de los judíos son Jázaros de origen caucásico y no semita, como falsamente pretendeden.En contraste, el 90% de los musulmanes si es semita. por ello palabro “antisemitismo” distorsiona tanto la realidad.

    27 Mayo 2008 | 17:31

  3. Dice ser xavi

    Judenbodem,El 90% de los musulmanes no son semitas, sino asiaticos (indonesios, indios, bangalis, pakistanis, etc…).Y lo de jazaros o no se quién, es pura fantasía tuya.todos los estudios geneticos, historicos y etnicos que se hicieron en las últimas decadas demuestran que los judios (tanto los askhenazis como los sefaradis) son del territorio que hoy se llama el levante.

    27 Mayo 2008 | 17:42

  4. Dice ser Mattu

    Tiene muy buena pinta el comic, y además refleja la realidad del deporte en los años veinte. Aunque parezca mentira, los judíos fueron buenos alguna vez en el deporte…Sobre temas religiosos y eso ya paso…

    27 Mayo 2008 | 21:46

  5. Dice ser Samu

    Bien dicho Xavi.

    11 Diciembre 2008 | 8:40

Los comentarios están cerrados.