De la nueva sociedad 3.0 organizada horizontalmente en red que ha enterrado la edad contemporánea. ¡Bienvenidos a la edad digital!

Entradas etiquetadas como ‘Diseño’

Diseñando espacios híbridos abiertos

La realidad física no existe. El mundo virtual tampoco. Ahora una frase-explicación: apenas existen los espacios híbridos, la mezcla de lo off y on, de lo digital y lo analógico. En esta nueva realidad híbrida las dinámicas del mundo digital contagian las inercias de los territorios físicos. Y el mundo físico es una pieza vital para la construcción de entornos digitales. La fusión de ambos construye un nuevo espacio, una cuarta dimensión que habían intuído Michel Foucault con su heterotopía o Edward W Soja con su tercer espacio. Las redes digitales – que algunos llaman redes sociales – se enredan con las comunidades del mundo físico. Y ambas se retroalimentan. Las interacciones digitales, los contenidos compartidos y/o geolocalizados, los streamings, transforman el espacio físico en un nuevo territorio emergente.

La imagen que abre esta entrada pertenece al proyecto Dream Hammar, del estudio Ecosistema Urbano. Fue llevado a cabo en la ciudad de Hamar, en Noruega. Y es, en mi opinión, un caso ejemplar de estrategia de creación de espacios híbrido. Como refleja el gráfico, la construcción de la plaza se basó en el diálogo y la co-creación en plataformas digitales y en el territorio. El laboratorio digital dialoga con el laboratorio físico; las acciones urbanas van de la mano de un contenido académico digital creado para la ocasión. Dream Hamar es una realidad híbrida. Construyó comunidad. Trabajó en red.

¿Existen algunas reglas para construir espacios híbridos? No creo que existan principios definitivos ni reglas absolutas. Sí algunas claves que hay que entender. He decidido remezclar tres textos que considero brillantes al respecto. Sirven tanto para diseñar una web como para construir una plaza. Algunos puntos son aportaciones mías. El primer texto es Principios de Diseño del Gobierno británico. El segundo, el Urban Versioning System 1.0.1 (UVS) del escritor Matthew Fuller y el urbanista / diseñador Usman Haque. El tercero, 12 principios para una arquitectura de la participación, de Rahul Srivastava y Matías Echenove, del estudio Airoots.

Aviso para censores: este texto es una creación mía. Es una remezcla, no “una copia”. Por si alguien no lo ha entendido, dos matices. El texto de Airoots es, de hecho, una remezcla de La catedral y el bazar, de Eric S. Raymong. Y el Urban Versioning System 1.0.1 (UVS) es también una remezcla de las libertades del software libre de Richard Stallman. Remezclar o morir, como ya dice el refrán. La mayoría de los puntos están relacionados entre sí.

1. Empieza con necesidades (necesidades de los usuarios no del Gobierno). El proceso de diseño debe empezar identificando y pensando las necesidades de los usuarios. Es fundamental encontrar mecanismos inclusivos. Por otro lado, encontrar una forma eficiente para conseguir un objetivo común es más importante que el proprio objetivo.

2. Haz las cosas abiertas. Debemos compartir lo que tenemos tan pronto como sea posible. Con colegas, con usuarios, con el mundo. Comparte el código, comparte diseños, comparte ideas, comparte intenciones, comparte los fallos. Cuantos más ojos estén puestos en algo, mejor será. La apertura del código es necesaria para una verdadera participación activa de la comunidad.

3. Comunica. Comunica siempre, comunica en tiempo real. Cualquiera tiene que tener acceso a las últimas informaciones. Escucha lo que la comunidad dice e incorpóralo de forma que pueda ser modificado/ajustado a lo largo del camino.

4. Crea procesos. Olvídate de los productos e incluso de los servicios. Esfuérzate apenas en construir las condiciones favorables para que surja un proceso compartido, abierto y creativo. Transformar un objeto – web o plaza – en un proceso requiere un cambio absoluto de actitud. El contenido del plan correrá a cargo de la red y/o comunidad. Céntrate en asegurar una infraestructura/arquitectura que incite la participación y en transmitir una actitud que garantice el proceso abierto.

5. Construye más que diseña. Deja de mitificar el  diseño y el planeamiento. Apuesta por la construcción inmediata y colectiva. Vivimos en la época del prototipado, del manos a la obra, del trabajo colectivo, de las versiones en beta (no definitivas). Estamos entrando la era de los makers: necesitamos hacedores y no tantos pensadores. Apenas avanzaremos remezclando el learning by doing (aprende haciendo) desde lo colectivo.

6. Comparte. No te sientas propietario del plan. O mejor; deja que otros se sientan también propietarios del plan. El objetivo es tener las mejores soluciones para todos, no soluciones individuales.

7. Remezcla. No necesitas inventar la rueda otra vez. Averigua qué está funcionando en otro lugar y adáptalo a las necesidades locales y al presente. Que el copyleft guíe tus pasos. Si alguien está haciendo lo mismo, no repitas trabajos, incorpóralo a tu red. Copia, remezcla, para  incentivar la comunidad.

8. Construye vínculos. Entiende el vínculo no sólo como algo físico que mantiene varias cosas conectadas. El vínculo es más conceptual que material: es el lugar donde las fuerzas median y se enfrentas. El vínculo es donde las partes se unen, se esparcen y donde se transforman las tensiones. Las interfaces, los protocolos, las pantallas digitales son vínculos. Los vínculos son puntos de entrada para apoyar, contrastar o incluso para oponer sistemas.

9. Hazlo simple. Entiende de lleno la frase mítica del publicista Leo Burnett: ‘make it simple’. Hacer que algo parezca simple es fácil: hacer que algo sea simple de usar es más difícil, especialmente cuando los sistemas de base son complejos. La simplicidad hace algo accesible. Por eso, debes construir cosas/espacios lo más inclusivas y legibles posibles.

10. Crea un protocolo abierto. La llegada de la era 2.0 jubiló los portales de información centralizada y vertical. Entonces, crear plataformas, más horizontales y participativas pasó a ser el objetivo a conseguir. Construir plataformas, sigue siendo una buena idea. Pero en la era del procomún y de las nuevas conexiones P2P entre personas, colectivos, empresas, gobiernos, el objetivo es crear un protocolo replicable, abierto y libre. En informática,  un protocolo es una convención que posibilita una conexión, comunicación, transferencia de datos entre dos sistemas. Un protocolo es la regla que gobierna la sintáxis, semántica y sincronización de la comunicación. Una web/plaza tendrá éxito en la medida en que su conjunto de herramientas, metodología, infraestructura y contenido sean fácilmente replicables. El How to occupy de la plataforma Take the square  se convirtió en un protocolo abierto, compartido, remezclado y multiplicado de gran éxito.

11. Sé flexible. No impongas una forma y un proceso. Mejor: adapta tu diseño a las diferentes realidades. Que el responsive Web Design, que usa estructuras e imágenes fluidas para adaptar el sitio web al entorno del usuario y diferentes plataformas, te inspire. Y no sólo en entornos digitales. Entrégate al combinado adaptatativo de espacios abiertos, arquitecturas flexibles y materiales maleables.

 

#HackingelPrado, primera acción del 15Matón

La rendición de Breda, de Diego de Velázquez, pasa a ser La rendición de Génova. El pincel remix de Diego de Velázquez y el 99% transforma el lienzo en la claudicación del Partido Popular frente a Europa y los mercados. Mariano Rajoy entrega la llave a Ángela Merkel. La caballería europea se mea, literalmente, en la constitución española. El caballero se parte el pecho (se ríe de ti), de El Greco y el 99%, transforma a Rajoy en un bufón oscuro e irrespetuoso. El PPelele, de Goya y el 99%, nos muestra a los dirigentes globales manteando al pelele Rajoy. Así son los cuadros de la campaña #HackingelPrado, la primera accion del recién nacido colectivo 15Matón.

Pero #HackingelPrado no se queda en una galería de Flickr con licencia libre (Creative Commons). Cada uno de los cuadros tiene un código QR (legibles con teléfonos móviles) que generará una capa de realidad aumentada allá donde se pegue. La galería se llama Guerrilla QR. Y cada uno de los cuadros tiene una postal gemela para ser enviada. Aquí todas las Postales 15Matón. Dos de ellas fueron distribuidas en el último número de la revista Mongolia. Postales críticas del 99% para enviar al 1%, a los diputados. El 15Matón ha habilitado incluso una galería en Flickr para recopilar las postales enviadas: las postales indignadas.

Además, cualquier persona puede enviar sus cuadros ‘tuneados’ al colectivo 15Matón: 15maton15@gmail.com. La manchita rosa de #HackingelPrado está disponible en una galería digital llamada Caja de herramientas. Cualquiera puede usarla. La lista in crescendo de postales #HackingelPrado está ahora en manos de la comunidad.

 

¿Pero qué es exactamente el 15Matón? Un fotomatón ácido, según su propio site, “para retratar visualmente (diseño, vídeos, animación, fotografía remix) información relacionada con la realidad que combate el movimiento 15M”. El 15Matón, que se define como una identidad colectiva sin líderes ni jerarquías, intentará ‘fotomatonear’ la realidad “de una forma ágil, rápida y post it. Sin embargo, el 15Matón no se limitará a describir el absurdo: prometen campañas concretas para mejorar y transformar la realidad: “frente al presente distópico, pildoritas emotivas y remezclables para llegar a otro futuro posible. Intentaremos, siempre, buscar un nuevo prototipo para la realidad. Un wikiprototipo para todas”.

El 15Matón sigue la senda de otras iniciativas del entorno 15M donde el humor y la ironía se convierten en un arma poderosa contra el poder. El 15Maton, esa especie de anti agencia de publicidad del 99%, bebe de la inspiración de Voces con Futura (recopilación gráfica), de Gila Grupo de Intervención (responsables de campañas como #OpLolaFlores o #TubasuraalBanco), Cajero Electoral, #CierraBankia o la eXlandia que está emitiendo pasaportes de eXpaña. Acciones colectivas llenas de ironía para luchar contra la crisis. Nada mejor que un párrafo del site 15Matón para concluir: “Soñaremos, sí, porque juntas, mordiendo como avispas, saldremos del túnel deformante y alienante de los mercados. Porque co-inspirando juntas encontraremos la salida. Porque la encontraremos sin ellos”.

Ciudad en tiempo real

La ciudad como un conjunto inconexo de fotografías. La ciudad como un flujo de imágenes distribuidas, geolocalizadas, compartidas. Tu ciudad como una suma de miradas subjetivas. El funcionamiento del proyecto This is Now es simple: presenta en tiempo real las fotos realizadas en la red social móvil Instagram que contengan geolocalización. São Paulo, por ejemplo, a las  07.19.02 Pm del pasado lunes, configuraba la imagen que abre esta entrada. This is Now, del estudio australiano LexicalLabrecopila información en tiempo real de ciudades como Nueva York, Los Ángeles, Madrid, São Paulo, Londres, Sydney o Tokyo, entre otras. Y prueba que estamos asistiendo al nacimiento de una ciudad en tiempo real construida en red alrededor de la no jerarquía. Una ciudad con nuevas capas de información, de datos compartidos, de nuevas relaciones humanas. Las ciudades ya son, como afirma la socióloga Mimi Sheller, “flujos de personas, vehículos e información”.

This is now no es el único proyecto que crea una nueva piel digital informativa sobre ciudades físicas. El proyecto Stweet, del estudio We Love the net, superpone mensajes de Twitter geolocalizados sobre imágenes de Google Street Map. Más disruptivo y libertario es el proyecto Canal Motoboy, que el artista catalán Antoni Abad lanzó en São Paulo: un canal informativo en tiempo real realizado por los populares motoboys (mensajeros). El canal incluye noticias, vídeos, la situación del tráfico de muchas calles. Y compite con ‘inteligencia colectiva’ contra los medios de comunicación clásicos. Aquel periódico de Hong Kong que despidió a algunos fotógrafos y entregó cámaras a los ágiles pizzeros de la ciudad (explicado en el Manifiesto posfotográfico de Joan Fontcuberta) entendió algo del nuevo paradigma del real time. Los viejos medios, casi nada: siguen queriendo llegar primero.

Propongo una remezcla. El ingrediente primero sería el concepto de media building (edificio informativo) de Paul Virilio, “un edificio que alberga más información que viviendas”, como metáfora de la nueva ciudad. Segundo: la ciudad distribuida propuesta por el urbanista brasileño Caio Vassão, una ciudad sin centro ni periferia, con una topología de red distribuida y nodos interconectados. La resultado sería una ciudad no centralizada, con nuevas capas de información ciudadana y nuevas interacciones en red. Una especie de ciudad transmedia que incumbe por partes iguales a medios de comunicación y a instituciones urbanas.

BCNoids Reel from enrique soriano on Vimeo.

Para entender esta ciudad transmedia, distribuida, informativa y en tiempo real tenemos que hablar de una nueva ecuación: datos abiertos y visualizaciones. En este blog ya he citado algunos proyectos de visualizaciones en Gran Bretaña (bicicletas y taxis de Londres, tráfico aéreo) o el Ville Vivante (llamadas móviles de Ginebra). El investigador Fran Castillo, en la web del estudio Complexitys, repasa algunos proyectos que visualizan datos ciudadanos de esta nueva e inspiradora real time city. Cita casos como el BCNoids Reel (visualización del uso de las bicicletas alquiladas en Barcelona) o el Live Singapore (realizado por el Senseable City Lab del MIT para visualizar en tiempo real Singapur). Visualizaciones dinámicas de nuevos sistemas complejos conformados por los ciudadanos, gracias a la tecnología móvil, al movimiento open source y a las nuevas herramientas digitales. La exploración de nuevas formas, códigos y lenguajes de las visualizaciones, como destaca Fran Castillo, “nos permiten imaginar nuevos paisajes, máquinas constructoras, que generan nuevos territorios emergentes”. Además, matiza Fran, los datos son la “llave de un nuevo empoderamiento ciudadano”. Un empoderamiento ciudadano que cuestiona el control vertical de medios e instituciones sobre las urbes, sobre la sociedad.

Uno de los mejores inventarios sobre esta incipiente ciudad en tiempo real es el catálogo Habitar. Redibujar el entramado urbano que el periodista, comisario e investigador José Luis de Vicente, preparó para el Laboral Centro de Arte de Gijón. En él aparecen proyectos como Visualizando el tráfico de Lisboa, In the Air (que mide la contaminación del aire gracias a sensores ciudadanos) o el Sentient City Survival Kit (que explora las implicaciones sociales, culturales y políticas de la computación ubicua). Pero lo más interesante de Habitar son algunas de las reflexiones de los autores invitados. El británico Usman Haque piensa en crear ciudades participativas con las mismas reglas del diseño de plataformas web. La arquitecta Molly Wright, en su texto Urban software: the long view, teje ideas alrededor del “nuestros cuerpos son el hardware, nuestro comportamiento, el software”. La ciudad, en definitiva, como un conjunto de edificios de información, como una red de cuerpos que conforman un hardware que facilita nuevos softwares/procesos compartidos.

San Francisco. ‘Locals and tourists’, por Eric Fischer.

Y aquí llegamos a otras perspectivas, a otras preguntas. ¿Cómo coagulará esta instantaneidad en la memoria? ¿Cómo será recordada esta vertiginosa ciudad en tiempo real? ¿Servirán para algo las hemerotecas de los periódicos? Los antropólogos Alberto Corsin y Adolfo Estalella, en su ensayo The city as archive, hardware, method, abordan las  asambleas de barrio del movimiento 15M español – reuniones en espacio público, procesos de diálogo colectivo, información compartida en redes – con un ángulo interesante. Las asambleas conformarían un nuevo hardware, un suelo común, un método, sobre el que se basa la nueva ciudad en tiempo real. Las asambleas – ese hardware – serán un archivo vivo en red. El proyecto Personal Positioning System (PPS), del Near Future Laboratory, mencionado en el catálogo de Laboral, es otro caso de posinstantaneidad: crea mapas dinámicos sobre la posición de un persona, una verdadera cartografía del flujo del yo.

La arqueología de la ciudad en tiempo real tendrá que ver con las personas, no tanto con los objetos. Estará compuesta de procesos compartidos, no de las normas legales que rigen (prohibiendo) las ciudades. Será aqueología hecha de información en red, no un conjunto de noticias verticales. Se parecerá a los mapas sociales que Eric Fischer compone con fotografías geolocalizadas en Flickr. O al proyecto A more perfect Union, de Luke Dubois, en el que las ciudades llevan el nombre de la palabra más repetida en redes sociales en ese espacio. La ciudad en tiempo real será un arqueología moldeada por todos, un espacio que fue construido para ser habitado, una suma de wikicalles, de wikiplazas, basado en relaciones humanas.

La ciudad en tiempo real será una arqueología de redes o no será.

Mi web: bernardogutierrez.es Fundador de la red futuramedia.net En Twitter soy @bernardosampa

 

La baraja de cartas del 99%

El 99% ya tiene su baraja de cartas. El movimiento Occupy Wall Street ya tiene un nuevo puñetazo visual. Una nueva narrativa cargada de imaginarios. Contra el 1%, ilustraciones inspiradores. El proyecto se llama 52 shades of greed (52 sombras de la avaricia). Y necesita nuestra ayuda: buscan financiación vía Rocket Hub, una plataforma de crowdfunding. La iniciativa partió del grupo de Banca Alternativa de Occupy Wall Street. Hicieron una llamada a ilustradores. Y rápidamente respondió Marc Scheff, que ahora comanda la dirección de arte de este proyecto al que se han sumado 28 artistas de todo el mundo.

Vale la pena observar las cartas una a una en su versión digital. Porque además del impacto visual, de la guerrilla lúdica, cada carta tiene valiosa información. Los ases están reservados a bancos, instituciones o fondos de inversión. Goldman Sachs es el As de Diamantes, por ejemplo. Hacia abajo, aparecen personas con nombres y apellidos. Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, es el Rey de Diamantes. Greg Lippman, del Deutch Bank, es el Jack de Diamantes. Y así, uno a uno, conoceremos a algunos de los grandes culpables de la crisis económica. En los comodines, nos topamos con una bella Carta Salvaje de Occupy Wall Street. El 1% tiene su baraja. Y está trucada. Siempre gana la banca (y Alemania). Pero proyectos como el 52 shades of greed aportan otro granito/pixel de arena en la batalla jiu jitsu del 99%.

Mi web: bernardogutierrez.es Fundador de la red futuramedia.net En Twitter soy @bernardosampa

 

Diseño abierto, innovación abierta

“El diseño gráfico intenta que las personas compren cosas que no necesitan con dinero que no tienen para impresionar a personas a las que no le importa”. El diseñador austro-americano Victor Papanek escribió esta frase polémica en el libro Edugrafologia, en 1975. Y automaticamente comenzó a ser reverenciado y odiado a partes iguales. Bestia negra para unos, gurú mega cool para otros. Pero en estos últimos años tan convulsamente dulces, el mundo está reconociendo la influencia y visión de Victor Papanek. Sus libros Diseño para un mundo real: Ecología Humana y Cambio social (1971) y Muebles nómadas (1973), anticiparon conceptos como open design,  participación, innovación abierta, vínculos transversales, incubación, colisión creativa… El vídeo reciente Where good ideas come from,  producido por los catacraks de RSA Animate para ilustrar un libro de Steve Johnson, es Papanek 100% (ver el vídeo que abre esta entrada). John Thackara, uno de los eco-diseñadores más reconocidos, aplica ideas de Papanek constantemente. ¿Apropiación, remix o inspiración? Lo mismo da. La sombra de Papanek es rizomática y alargada, decíamos.  La consultora vasca Conexiones Improbables tiene una receta I+D propria que mezcla economistas, urbanistas, pensadores y artistas.

Victor Papanek, de alguna forma, intuyó algunas de las tendencias más importantes de los últimos años:  el crowd funding, la sociedad  peer-to-peer (P2P), la transparencia de los procesos, el procomún, el wikimundo, las redes sociales. Por todo esto, como homenaje particular, rescato  algunas ideas de Crack Papanek. Social Design remix aplicado a cualquier variable. No te cortes. Fagocita a Papanek, remezcla. Agita el cóctel. Y aplícalo a innovar en tu sector.

-Las escuelas enseñan a pensar analiticamente, tolerando que la creatividad ocurra solamente dentro de las rígidas fronteras institucionales.

-El diseño debe permitir que las personas participen directamente en todas las fases. Los equipos deben estar compuestos por productores multidisciplinares y usuarios.

-Deben ser creadas nuevas alianzas de diseñadores, productores y usuarios; nuevas alianzas de productores y usuarios; nuevas alianzas de usuarios de productos reciclados.

-La tecnología ofrecerá herramientas ilimitadas para que la participación deje de ser un mito.