BLOGS
Estado crítico Estado crítico

"Ya no se hacen películas como las de ahora"

Mi noche con Charlize Theron

Fue por el estreno de Blancanieves y la leyenda del cazador, la obra maestra que me sirvió para entrevistar a Charlize Theron.

Fue uno de esos momentos que todo periodista cinematográfico espera que alguna vez llegue. Un momento que sólo pasa en las películas de indeseables como Hugh Grant o Sandra Bullock: tú eres el/la periodista, te toca entrevistar a una belleza del cine y, por una conjunción de astros inexplicable (los milagros ocurren, piensa en lo de Rajoy), la estrella se encapricha de ti.

Charlize Theron

No sé muy bien que la pregunté, pero sí que no balbuceé demasiado. No era fácil: rubísima, altísima y bellísima, Theron iba con un vestido rojo escotado y yo me había pasado durmiendo la mitad de la proyección, por lo que apenas sabía de qué hablar. Improvisé y, recordando de qué iba la película, le pregunté si le gustaban más las manzanas reineta o las golden: Theron se dio cuenta de que era el primer periodista heterosexual que la entrevistaba en Madrid y, milagro, propuso a los responsables locales de prensa que me llevaran a la cena de esa noche.

¿Que si fui? Aunque me hubieran servido troceado como aperitivo habría ido, así que fui. Charlize debía estar afectada por el jetlag o por las tonterías que tuvo que hacer en El Hormiguero, porque no sólo se acordó de mí sino que hasta pidió al camarero que me sentara a su lado. El hombre así lo hizo antes de servirnos el plato típico del lugar: unos huevos estrellados con jamón.

Crecidísimo por el vino y los huevos, me lancé a explicarle a Charlize que el jamón ibérico estaba hecho realmente de ardilla, y que cada loncha era un trozo de animal al que habían despellejado con vida.

Como buena sudafricana Theron se declaró muy aficionada a los chistes sobre despellejamientos, y celebró con efusividad la broma.

Después de eso vinieron más bromas, más vinos y, como suele pasar, las confesiones. Yo confesé que no había visto Monster, pero que sin ninguna duda su Oscar me parecía súper merecido.

Ella me habló de Jackson, el pequeño bebé negro al que hacía poco había adoptado. Me dijo que le había cambiado la vida, que el niño era huérfano porque un doberman de la policía había matado a sus padres y que, cada vez que lloraba por la noche, ella cruzaba corriendo su mansión para cogerle en brazos y meterle con ella en la cama.

Yo lamenté que a mis padres nunca les hubiera mordido ni un caniche para que ella pudiera hacer lo mismo conmigo.

Sería por eso, o por cualquier otra cosa, que el asunto quedó ahí. La acompañé al taxi e incluso al Hotel Villamagna, donde se alojaba. Nos despedimos en la puerta de su habitación y quedamos en volver a vernos cuando estrenaran la secuela. Aproveché, de paso, para mandarle muchos besos para Nelson Mandela.

Fuera por la emoción del momento o, más probablemente, por la electricidad estática acumulada en la moqueta del Villamagna, lo último que recuerdo fue el enorme calambrazo que me sacudió la entrepierna nada más llamar al ascensor. Sí, al mismo ascensor que me mandaba a la recepción del hotel o mejor dicho, a la cruda realidad.

12 comentarios

  1. Dice ser indio

    Es una de esas mujeres a la que no podría zumbarme….me correría antes….

    18 Noviembre 2013 | 09:55

  2. Dice ser elah

    Si querías dar envidia lo has conseguido.

    18 Noviembre 2013 | 11:15

  3. Dice ser luis

    Diré como dijo Cyrano de Bergerac …. Sí, me he quedado sin blanca, pero qué momento..!!

    18 Noviembre 2013 | 12:32

  4. Dice ser trolero

    trolero mas quisieras

    18 Noviembre 2013 | 12:34

  5. Dice ser Gato arrabalero

    Mas quisieras tu haber pasado la noche con esa diosa….FANTASMA!!!

    18 Noviembre 2013 | 12:43

  6. Dice ser Sicoloco del casting de Foolyou

    ¿Que le podriamos decir nosotros,vulgares hombres del monton,a una hembra maravillosa como Charlize? no tenemos nada valioso en nuestro cerebro como para compartir con Charlize.

    18 Noviembre 2013 | 13:53

  7. Dice ser Warp

    ¿”Blancanieves” una obra maestra?

    Es broma ¿verdad?

    Como todo lo demás…

    18 Noviembre 2013 | 14:30

  8. Dice ser Alex

    Indio tranquilo campeón, no se te presentará la ocasión, a pesar de lo romántico que eres.

    18 Noviembre 2013 | 14:48

  9. Dice ser Desmon

    Comienzo a leer, estoy apenas en la primera línea y pone “La obra maestra”.
    Tratándose de “Blancanieves”, bazofia cinematográfica en la que sólo merece la pena quedarse por ver a Charlize, dejo de leer. Tu opinión ya no cuenta. Eres un descerebrado inculto.

    19 Noviembre 2013 | 14:53

  10. Dice ser Desmon

    ¿¿¿OBRA MAESTRA???

    Eres un descerebrado inculto, he leído eso y ya no he seguido. No sé qué habrás puesto después, pero sólo por eso no vuelvo a meterme en blogs estúpidos de estos que probablemente están escritos por los monos del Sr. Burns.

    Indignante.

    19 Noviembre 2013 | 14:55

  11. Dice ser Pumaker

    Rafita, cachetada a la nalga, la pegas del pelo y para el cuarto. Es que no te he enseñado nada?
    Sea quien sea, el estrógeno funciona del mismo modo.

    19 Noviembre 2013 | 21:50

  12. Dice ser Dani Cinowski

    Pues para ser el único periodista heterosexual que la entrevistó, tienes una pinta de maricón (sin ofender) de la hostia. Sobre todo por tu voz, que te he visto en algún pase de prensa a los que solemos ir los bloggers como tu y como yo y no los periodistas de verdad, que van a otros. Un abrazo, Dani.

    23 Noviembre 2013 | 11:11

Los comentarios están cerrados.