Entradas etiquetadas como ‘Morten Tyldum’

Cumberbatch no es de este mundo (‘The Imitation Game’)

“Es muy británico, posee un físico poco convencional y es simpático en general”. Más o menos lo que yo pensaba. Y es que Benedict Cumberbatch, el actor londinense, de 38 años, se ha convertido en la celebridad masculina más deseada en su país. O al menos así lo aseguraba la web de Evening Standard, citando una encuesta realizada hace un par de semanas por el portal de Internet especializado en encuentros y citas DatingPriceGuide.co.uk., e imponiéndose a otros cotizados famosos como Brad Pitt, Johnny Depp o el exfutbolista David Beckham.

Ojos azules, más de metro ochenta de altura y catapultado a la fama internacional a partir de la serie Sherlock. Un carisma todoterreno que en el cine había destacado hasta ahora en personajes (secundarios) tan dispares como el que interpretaba en Agosto, haciendo de hombre casadero apocado y algo corto de entendederas; un individuo muy distinto, en carácter y época, al del desquiciado amo de plantación en la Norteamérica décimonónica de 12 años de esclavitud o del ambiguo y poderoso Khan en Star Trek: En la oscuridad. Y espléndido está en su primera gran oportunidad en la gran pantalla como protagonista absoluto en The Imitation Game (Descifrando Enigma). Le ha valido nominaciones al BAFTA de la academia de cine británica y al Oscar.

Cumberbatch está de moda. En The Imitation Game, como ya saben, o deberían saber, se pone en la piel del profesor Alan Turing (1912 – 1954). Un genio solitario, arrisco, absorto en su trabajo y una vida entre estudios y cavilaciones filosóficas, matemáticas y cibernéticas. Alguien que pensó que si él, como ser humano, era capaz de actuar como una máquina, éstas a su vez también deberían poder actuar como seres “pensantes”. Matemático y criptógrafo, desarrolló sobre el papel el primer programa capaz de jugar una partida de ajedrez, fue uno de los pioneros de la informática moderna y del desarrollo de la inteligencia artificial. Y era un gran aficionado a los crucigramas.

Lee el resto de la entrada »