Entradas etiquetadas como ‘La Fiesta del Cine’

La Fiesta del Cine debería ser de una semana, no solo tres días

Un monstruo viene a verme

( ‘Un monstruo viene a verme’ ©Universal )

2,6 millones de espectadores han pasado por nuestras salas de cine en estos tres días, del lunes 24 al miércoles 26 de octubre. La cifra, aún provisional y facilitada por ComScoreMoviesSpain, es impresionante. Ha superado el récord de 2,2 millones de espectadores en noviembre del pasado año. Y todo se traduce en que hay ganas de ver películas también en pantalla grande, o aunque al menos sea para salir y disfrutar de una tarde o noche distinta.

La primera edición de la Fiesta del Cine, en 2009, se limitó a tres días consecutivos al año. La excelente acogida hizo que a partir de 2014 adquiriera carácter semestral, tres días en primavera (mayo o junio) y tres en otoño (octubre o noviembre). Es de agradecer que se haya mantenido el precio de 2,90 euros desde su inicio, pero ahora se trataría de que sus organizadores, las asociaciones de productores (FAPAE), la Federación de Distribuidores (FEDECINE), la Federación de Cines (FECE) y el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), se atrevieran a dar otro paso adelante, que fuera durante toda una semana: de viernes a jueves, de lunes a domingo, no importa.

Lee el resto de la entrada »

La Fiesta del Cine… y lo que cuesta ver una peli cuando no es “fiesta”

Fiesta del cine

Esta semana empieza otra “Fiesta del cine”. Serán 3 días, a partir de este lunes día 27 de octubre, con las entradas a 2,90 euros en más de 3.000 salas, previo registro en una web y luego presentar la debida acreditación impresa o vía móvil en la taquilla de la sala. En la anterior ocasión, en abril pasado, fue todo un “taquillazo” y se registraron más de 1,8 millones de espectadores. Con lo que cuesta todo, y las entradas de cine, el precio es un chollo en estos tiempos de precariedad laboral y económica. Pero, ¡imagínense que “fiestaza” habría si se hiciera de jueves a domingo, 4 días y además cayendo en fin de semana! No es tan mala idea, y es que las cifras de asistencia de espectadores que, desde hace meses y meses, están teniendo los cines españoles son alarmantes.

Es realmente preocupante (¿apocalíptico?) el bajo número de asistencia a nuestros cines. Mientras grandes blockbusters como Guardianes de la galaxia, Perdida (Gone Girl), X-Men: Días del futuro pasado, Capitán América: El soldado de invierno…. por poner algunos ejemplos, han sido o están siendo un taquillazo en medio mundo, en el nuestro van acumulado cifras bastante normalitas, y en algunos casos, pongamos el de Godzilla o Divergente, incluso ridículas con algo más de 2 millones de euros de recaudación cada una. Y si esto ocurre con las grandes producciones que no afectará a películas más de cine de autor, independientes o con una comercialidad muy limitada que además tardan siglos en estrenarse entre nosotros. Curiosamente, ¿y quién lo iba a decir?, la tabla de salvación ha llegado este año gracias a producciones españolas (en 2012 ocurrió algo parecido, en el último trimestre del año, con el taquillazo de Lo imposible).

Viendo las largas colas que se forman en las “fiestas del cine” no estoy descubriendo nada si digo que hay hambre de ir al cine, pero a unos precios razonables. Esto y no otra razón, como las descargas y streamings “piratas”, es lo que está alejando a los espectadores y, lo que es más preocupante, a futuras generaciones de espectadores muy jóvenes que a este paso perderán la costumbre de acudir a una sala para ver una película en la llamada “gran pantalla”.

Cuando-despierta-la-bestia-cartel¿Por qué hay que pagar 8, 9 o más de 10 euros únicamente por una entrada de cine? Puede que el precio no sea realmente tan alto, pero en un país con graves problemas de empleo, sueldos míseros y el nivel de vida por los suelos, vamos sumando y sumando y luego es que ya no queda para poder ir al cine.

El pasado viernes, la película de terror danesa Cuando despierta la bestia se estrenó en VOD (bajo demanda) en una plataforma digital legal de reciente creación. El precio, también razonable para lo que es un estreno en nuestro territorio, es de 2,99 euros (su adquisición permite el acceso al visionado de la película durante 48 horas). Naturalmente no es ni el Interstellar de Nolan o Los juegos del hambre 3, pero no quiero ni pensar en manos de las grandes multinacionales lo que costaría alquilar una película de estreno online: 8 o 9 euros mínimo.

Las “descargas piratas” permiten ver más películas, series o audiovisuales, y lo permite simplemente porque no hay que pagar (al menos no más de lo que cuesta tu tarifa de ADSL), ¡vaya! lo que quisiéramos todos, o lo que viene haciendo la televisión desde hace años. Que medio millón de usuarios se hayan “descargado” una película no significa que ese medio millón habría acudido al cine a verla, y no se trata de hacer apología de nada ni populismo, pese a que desde algunos sectores les interesa señalarlos como el gran Mal.  Tendrán su parte de culpa, claro, pero el problema también es esa sensación que ya no se nos quita de encima de que cuando se hace todo por la “vía legal” otros (unos pocos, se aprovechan más de la cuenta), el precio final parece hinchado, y es que con tanta corrupción y comisiones ilegales, uno llega a pensar que esto se ha extendido a todo.

Lo ilícito y reprobable es que se pueda hacer sin el consentimiento del autor o del propietario de los derechos. No me niego a pagar para ver una película, al contrario, nada más lejos de mi intención contribuir a quitarles el pan a los profesionales que puedan vivir de ello o el que no lleguen a producirse más obras; pero viendo los precios abusivos que hay que pagar y pensando que podrían ser más bajos, y viendo como están las cosas o el tejemaneje que se traían los de la SGAE. Pues, eso, el dinero mejor en mi cartera que en la de otros. Yo mismo también me estoy acostumbrando, cuando no hay “fiesta del cine”, a acudir a sesiones matinales del domingo porque los precios son más reducidos, o comprar DVDs o Blu rays aprovechando las jugosas ofertas que hay ahora de 3×2, 2×1 o descuentos que pueden llegar al 50 %. ¡Eso son precios asequibles!.

Los-cazafantasmas-2-VHS¿Pero, en qué medida perjudican las “descargas piratas”? En tiempos anteriores el cine ya ha vivido, y ha debido sobreponerse, a otros competencias legales cargadas de contenidos también masivos en materia de audiovisuales como fueron la llegada de la televisión sobre todo en los cincuenta o el auge de los videoclubs en VHS, Beta o 2000, y ello no excluyó, pese a lo cómodo y tranquilo que resulta ver una película en casa, el querer contar con otras experiencias, yendo también al cine.

Volviendo a la Fiesta del Cine, los empresarios del sector, exhibidores, dicen (y me lo creo) que no sería viable que las entradas costaran siempre 2,90 euros, o incluso 4 o 5, y sus esfuerzos, desde hace años, para ir sobreviviendo son encomiables. Ya ni hablo de lo del gobierno, con el 21 % de impuesto para cultura (por otro lado normal en un gobierno que lo único que le preocupa en materia de “cultura” es preservar la fiesta nacional de los toros). El ivazo, por sí sólo, ya colocó el coste de una entrada media en España en los 7,20 euros, cuando lo que se necesita es un IVA cultural reducidísimo, simbólico.

En fin. Lo importante aquí es que aún podamos alegrarnos de hablar de “fiesta del cine”, porque cuando se hable de “el día del cine” es que la cosa está jodida, significará que las salas de cine están definitivamente o casi extinguidas. Obsoletos lugares de exhibición de películas que pertenecen al pasado, y ese “día del cine” serviría para honrar su memoria o quizá recordar que todavía subsiste alguna sala de cine con pantalla grande y que estaría bien que, alguna vez, nos pasáramos por ella.

Mientras, aprovechen estos días, que hay una oferta variada y películas muy buenas en cartelera.

( Foto cabecera: Jorge París )