Archivo de la categoría ‘Crítica’

Schwarzenegger aprueba con nota en ‘Maggie’, su debut en el cine de zombis

Maggie Schwarzenegger película poster

Ya no es el gran héroe de acción de antaño, pero la película Maggie, debut del director Henry Hobson, “quizás sea el primer y más genuino drama sentimentaloide en la carrera de Schwarzenegger” en el que “sus contracciones faciales prevalecen sobre los bíceps, ofreciendo una notable interpretación, más que cualquier otra de las anteriores que haya hecho”. Lo asegura Eric Kohn en su opinión para Indiewire:, y una de las críticas más positivas de la nueva película de Schwarzie (que en julio estrenará Terminator Génesis).

Maggie ha sido presentada mundialmente en el Festival de Tribeca y está previsto que llegue a los cines norteamericanos el 8 de mayo, en un número limitado de salas y simultáneamente en VOD (video bajo demanda). Es un filme inusual porque seguramente nunca habríamos pensado en ver a Schwarzenegger en una de zombis. A sus 67 años encarna al protector y sufrido padre (aunque por edad, incluso podría ser el abuelo) de la Maggie del título, una adolescente infectada por el virus de  los muertos vivientes y a la que da vida Abigail Breslin (la niña de Pequeña Miss Sunshine y la ya casi mujer de ¡Bienvenidos a Zombieland!).

“Como en la antiheroína de Carrie, Maggie pasa a ser de inocente a agresora con una fluidez natural, y la interpretación de Breslin tiende puentes con la  condición de las inseguridades propias de una adolescente y ocasionales petulancias”, escribe Guy Lodge en Variety que concluye afirmando que “el maquillaje de Larri Farris nos sirve para recordar, pese a la ternura de la película, que al fin y al cabo se trata de una de zombis”.

Lee el resto de la entrada »

Cine íntegro (‘El año más violento’)

Si alguien dijera “¡Ey!, este viernes estrenan la nueva película de Chandor”, nadie se inmutaría, nadie movería ni un solo músculo de su cuerpo para mostrar alguna reacción de alegría o expectación. Como mucho una escueta pregunta ¿Quién es el tal Chandor?

Director y guionista norteamericano, J. C. Chandor (Jeffrey McDonald Chandor) ha estrenado su tercer largometraje, El año más violento. La odisea de un emprendedor neoyorquino de origen colombiano, Abel Morales (Oscar Isaac), decidido a cumplir su sueño de levantar un negocio de distribución de gasoil a hogares y empresas. La empresa empieza a ser próspera, pero debe lidiar con las envidias y amenazas de otros empresarios competidores locales del sector, y con las triquiñuelas de juego sucio de corruptos individuos establecidos en posiciones de poder.

La gran determinación de Morales es la de prosperar sin ser un gángster, sin recurrir a tácticas mafiosas o ilícitas. Alguien que intenta hacer lo correcto, o lo más correcto que le sea posible porque la mierda le salpica de una manera u otra, a la vez que aprenderá de su esposa (Jessica Chastain) que cuando se trata de dominar los números y cuentas, sean del propio hogar o la empresa, nadie mejor que una mujer.

Lee el resto de la entrada »

Las crónicas del desencanto de “Doc” Sportello (‘Puro vicio / Inherent Vice’)

La narradora, y voz en off, de Sortilège inicia su relato. Descriptivo, poético. ¿Realidad o ensoñación? Estamos en Gordita Beach, una población ficticia de California, en 1970. “Doc” Sportello es un hippie que se gana la vida como detective privado y que se pasa el día, y la noche, colgado de marihuana hasta las cejas. En su cabeza el único recuerdo que parece insuflarle algo de sangre a sus venas es el de la mujer que más ha amado, Shasta.

Ella, Shasta, femme fatale, se presenta repentinamente en su casa para solicitarle ayuda. Ahora es la amante de un magnate de la construcción y está envuelta en las intrigas de la esposa de éste y su amante playboy para encerrarlo en un manicomio y quedarse con el dinero. Le solicita a “Doc” que contacte con su amante actual, una asistente del fiscal del distrito, por si puede intervenir. En un abrir y cerrar de ojos, y antes de saber cómo o porqué, “Doc” irá conectando varios casos hasta verse inmerso en una paranoica trama que le supera, avanzando de manera tan imprevisible como acelerada.

“Doc” es un Joaquin Phoenix sensacional, como siempre (y siempre que a uno le guste Joaquin Phoenix como actor, claro). Se hace inevitable ver a su personaje y no asociarlo con El Nota (Jeff Bridges) de El gran Lebowski. La fiscal es Reese Whiterspoon (recordando esos buenos tiempos pasados con Phoenix, cuando Reese ganó el Oscar por En la cuerda floja). El millonario Mickey Wolfmann, un Eric Roberts que protagoniza una única y breve escena, pero contundente; y Serena Scott Thomas su maquiavélica esposa. Sin embargo, el gran descubrimiento es Shasta interpretada por Katherine Waterston con aspecto dulce, joven y (casi) virginal, cuando precozmente ya ha pasado por la cama de demasiados tipos.

Lee el resto de la entrada »

Una lucha que no cesa, por la igualdad (‘Selma’)

Estados Unidos durante la década de los 60 se caracterizó porque lo de las armas había ido a más. Hubo un periodo en el que los objetivos eran personajes ilustres o magnicidios convocando el llamado “fin de la inocencia” de esa Norteamérica idealizada, también sobre todo a través del cine. El presidente Kennedy cayó abatido un 22 de noviembre de 1963 en Dallas; el activista beligerante Malcolm X, a favor de los derechos de los norteamericanos de raza negra, un 25 de febrero de 1965 en Manhattan. Pocos años tardaría en seguir su camino Martin Luther King jr.

Y tal vez sí que al sucesor de Kennedy, Lyndon B. Johnson, se le acumulaban los problemas, en casa y afuera. La imparable escalada bélica en Vietnam, la lucha contra la pobreza y los desequilibrios sociales, y mil cosas más. Pero a mediados de los 60, Norteamérica también tuvo que decidir si, en el país autoproclamado de las libertades y derechos, trataba a los afroamericanos como seres humanos o seguía, como ocurría especialmente en los estados del sur, considerándolos simples bestias, a las que dar de comer a parte, impidiéndoles mezclarse con los blancos, negándoles lo que su patria concedía a sus ciudadanos.

Lee el resto de la entrada »

‘El francotirador’, ¿héroe, asesino o simplemente un profesional?

¿El venezolano Simón Bolívar era un libertador o un dictador? ¿El conquistador extremeño Hernán Cortés era el ejemplo de un conquistador o un carnicero del siglo XVI en el imperio azteca? Cara y cruz. Blanco o negro. Naturalmente, las comparaciones con estas figuras históricas le quedan demasiado grandes a Chris Kyle, un navy SEAL, integrante de las fuerzas de combate de élite del ejército norteamericano con el reconocimiento de haber sido el francotirador estadounidense más certero y mortífero. El Pentágono le reconoce 160 muertes en terreno de Irak (ello significa con un testigo fiable dando fe de ello), mientras que Kyle se atribuía más de 250. Sus propios compañeros se referían a él como “la leyenda”. Libró su particular combate en dos frentes, en casa y en tierra hostil, en una guerra controvertida en busca de las armas de destrucción masiva de Al-Qaeda en tiempos del post 11-S, y en su mismo hogar con su esposa cuestionándole su sistema de valores y prioridades.

Se le ha criticado a El francotirador (American Sniper) su tono patriótico o el glorificar a un personaje que podría ser un asesino, matando a ciudadanos en su mismo territorio invadido (mujeres y niños incluidos, en decisiones que realmente ponen en un aprieto, en un conflicto interior hacia su deber, a su protagonista). Kyle era un asesino.

En el campo de batalla que se convirtieron ciudades como Ramadi, Anwar, Bagdad, Nasiriya o Faluya, Kyle era una garantía. Resguardado estratégicamente entre tejados, terrazas o detrás de una ventana esperando durante horas, observando a través de su mira telescópica por si aparecía algún objetivo, un “salvaje” (es el término que él mismo utiliza en su libro autobiográfico), al que era capaz de abatir a más de 2 kilómetros de distancia. Un ángel de la guarda que velaba por los marines norteamericanos. Reunía, mejor que nadie, las cualidades de un buen tirador: paciencia, puntería y rapidez. Kyle era un héroe.

Lee el resto de la entrada »

Estimado Sr. Grey: Ya he visto su película… (‘Cincuenta sombras de Grey’)

Cincuenta sombras de Grey

Estimado Sr. Grey:

He de decirle que, al fin, he podido ver su película. No he leído sus novelas, al menos al completo (no pasé de las primeras 50 páginas del primer libro), pero estoy contento. Al fin he podido verle, en la gran pantalla, en todo su esplendor, con los pantalones bajados y encarnado en ese actor irlandés de enormes ojazos azulados llamado Jamie Dornan. Y he podido verle sin camisa e incluso un par de veces (si mal no recuerdo) su trasero. No me interprete mal, mis inclinaciones sexuales se orientan más hacia su socia, esa Anastasia a la que da vida Dakota Johnson, la hija de Melanie Griffith y Don Johnson, y nieta de Tippi Hedren a la que otro sádico (ese sí, genial) Alfred Hitchcock se empeñó en atormentar con pájaros picoteándola.

Y he podido verle exhibiendo sus dotes pianísticas, también su tarjeta de crédito (de manera elíptica) rodeado de toda clase de lujos, secretarias de buen ver que parecen salidas de un estilizado filme de ciencia-ficción, cochazos y otros medios de transporte (privados) aéreos. ¡Eso sí que es poder de seducción! Y además, detallista y con la habilidad de presentarse raudo y veloz, casi en el momento, a cualquier lugar sea de noche o día. Incansable.

Sr. Grey, no sé si la película le hace justicia o no. En cualquier caso no permita que aquellos que le critican hagan mella en su ego. Cantidades ingentes de lectoras, y ahora espectadoras, en todo el mundo le avalan. Y el mundo a sus pies a los 27 años, con ese pasado y presente que tanto le atormenta, con su reticencia a enamorarse y su predilección por el sexo duro. Usted, Sr. Grey, ha sido bendecido con el don de poner cachondas a millones de mujeres (¡sí señor! y esa es nuestra fantasía, la de los hombres. Le envidio). Aunque sí he de decirle que sus cincuenta sombras quedan algo en entredicho (o al menos yo conté bastantes menos).

Lee el resto de la entrada »

Los dictadores no se ríen (‘The Interview’)

Hay gente con muy poco o nulo sentido del humor. Pero que yo sepa, quien menos humor tiene en todo este planeta es Kim Jong-un, de profesión (por herencia, no por méritos propios o elección popular) jefe de estado de Corea del Norte. El mandatario que rige los destinos y leyes de su pueblo no tiene humor. Y si lo tiene es de perros. Muy negro y cruel. Macabro.

La primera vez que me horroricé ante uno de sus actos fue hace más de dos años. La noticia era que Kim Jong-un había indultado de la horca a un alto cargo de su ejército acusado de “no respetar el periodo de luto” por la muerte de su padre, el también tiránico Kim Jong-Il. El oficial en cuestión había cometido el grave crimen de haber consumido alcohol durante esos días. Pero la decisión de Kim Jong-un no fue un gesto de indulgencia sino, simplemente, un cambio de planes. Le había reservado otra muerte. Sería tratado como hombre-bala, utilizado de proyectil y lanzado a través de un mortero campo a través “para que no quedara ni rastro suyo”. Ni un pelo.

Las purgas y castigos, o las amenazas nucleares, parecen ser uno de sus pasatiempos predilectos. Vayamos con otro caso. En agosto de 2013 apareció la noticia de que se había cargado a otro grupo de personas, en aquella ocasión músicos y bailarines y entre ellos a una exnovia suya, la cantante Hyon Song-wol, acusados del delito de grabar y vender pornografía (ellos mismos eran los actores). Además, y lo que podría ser contradictorio con lo primero, les fueron encontradas e incautadas varias biblias, con lo que el delito tenía el agravante de “disidencia política”. Lo curioso es que, tiempo después, Hyon Song-wol reapareció cantando en un acto televisivo. ¿Qué hay de real y qué de bulo en todas estas noticias y la leyenda negra de Kim Jong-un? Desde Corea del Norte lo único que trasciende oficialmente es que allí todo va bien.

Lee el resto de la entrada »

¿Qué dice la crítica norteamericana sobre ‘Cincuenta sombras de Grey’?

Ya está aquí. Se estrena este mismo viernes. La esperada (para muchas lectoras) adaptación de Cincuenta sombras de Grey está cosechando en Estados Unidos críticas aceptables. En el momento de escribir estas líneas un 50 sobre 100 de puntuación media en Metacritic y algo  menos, un 44, en Rotten Tomatoes.

Pero, ¿qué cuentan? ¿Hay química o no entre Dakota Johnson y Jamie Dornan? ¿Cómo están en sus personajes? ¿Qué diferencias (algunas ya conocidas) hay respecto a la novela? ¿Colmará expectativas entre las innumerables admiradoras de la novela de la escritora británica E. L. James? A continuación, unas breves pinceladas de algunas críticas ofreciendo estas primeras opiniones:

 

Jamie Dornan como Christian Grey

Jamie Dornan

Grey está adecuadamente interpretado por Jamie Dornan, es esencialmente un diablillo con relojes que cuestan centenares de dólares, multitud de corbatas y una flota de Audis (y eso cuando no usa su helicóptero particular con el nombre de “GREY” grabado)” ( Jordan Hoffman, The Guardian )

Lee el resto de la entrada »

Cumberbatch no es de este mundo (‘The Imitation Game’)

“Es muy británico, posee un físico poco convencional y es simpático en general”. Más o menos lo que yo pensaba. Y es que Benedict Cumberbatch, el actor londinense, de 38 años, se ha convertido en la celebridad masculina más deseada en su país. O al menos así lo aseguraba la web de Evening Standard, citando una encuesta realizada hace un par de semanas por el portal de Internet especializado en encuentros y citas DatingPriceGuide.co.uk., e imponiéndose a otros cotizados famosos como Brad Pitt, Johnny Depp o el exfutbolista David Beckham.

Ojos azules, más de metro ochenta de altura y catapultado a la fama internacional a partir de la serie Sherlock. Un carisma todoterreno que en el cine había destacado hasta ahora en personajes (secundarios) tan dispares como el que interpretaba en Agosto, haciendo de hombre casadero apocado y algo corto de entendederas; un individuo muy distinto, en carácter y época, al del desquiciado amo de plantación en la Norteamérica décimonónica de 12 años de esclavitud o del ambiguo y poderoso Khan en Star Trek: En la oscuridad. Y espléndido está en su primera gran oportunidad en la gran pantalla como protagonista absoluto en The Imitation Game (Descifrando Enigma). Le ha valido nominaciones al BAFTA de la academia de cine británica y al Oscar.

Cumberbatch está de moda. En The Imitation Game, como ya saben, o deberían saber, se pone en la piel del profesor Alan Turing (1912 – 1954). Un genio solitario, arrisco, absorto en su trabajo y una vida entre estudios y cavilaciones filosóficas, matemáticas y cibernéticas. Alguien que pensó que si él, como ser humano, era capaz de actuar como una máquina, éstas a su vez también deberían poder actuar como seres “pensantes”. Matemático y criptógrafo, desarrolló sobre el papel el primer programa capaz de jugar una partida de ajedrez, fue uno de los pioneros de la informática moderna y del desarrollo de la inteligencia artificial. Y era un gran aficionado a los crucigramas.

Lee el resto de la entrada »

Una sesión de cine intenso y adrenalítico (‘Whiplash’)

Contaba François Truffaut, a propósito de La ventana indiscreta (Rear Window, 1954) de Hitchcock, una anécdota con un crítico norteamericano. En 1962 el director francés estaba en Estados Unidos promocionando Jules et Jim, y muchos periodistas le acostumbraban a preguntar, extrañados, ¿por qué los críticos de Cahiers du Cinéma toman en serio a Hitchcock? Es rico, tiene éxito, pero sus películas carecen de sustancia. Con uno de ellos se había pasado una hora alabando las virtudes de la película, aún así el periodista le soltó un “A usted le gusta La ventana indiscreta porque, no siendo habitual de Nueva York, no conoce bien Greenwich Village”. A lo que Truffaut replicó: “No es una película sobre Greenwich Village, es una película sobre el cine, y yo conozco el cine”.

Con Whiplash, en otro sentido, ocurre algo parecido. Damien Chazelle, con 30 años recién cumplidos, y con experiencia sobre todo como guionista, ha alargado su propio cortometraje y ha mantenido al mismo tirano profesor, y actor, de aquel trabajo. Como fuente de inspiración también dice haberse basado en sus propias experiencias personales de cuando era estudiante de música. En Whiplash, rodada en 19 días y presupuesto muy limitado, plantea un singular enfrentamiento entre alumno y profesor en un prestigioso conservatorio de música y logra momentos de cine adrenalítico y adictivo hecho a base de un montaje irresistible, enfático, en sus escenas más efectivas. Primeros planos de los personajes cansados, atemorizados, planos detalle de platillos empapados en sudor, tambores manchados de sangre, baquetas retocando una y otra vez, y también planos de él… el temible profesor Fletcher.

Lee el resto de la entrada »