Peter Mayhew, ¡adiós entrañable “felpudo con patas”!

Cápsulas de cine

Le bastó con unos cuantos gruñidos, enfundado en una piel y una cabeza que no era la suya, para hacerse famoso. Su cara nunca la vimos en la película que le convertiría en mito instantáneo, La guerra de las galaxias (Star Wars) de 1977. Tampoco escuchamos su voz. El lenguaje wookiee fue creado por el diseñador de sonido Ben Burtt recurriendo a una mezcla de osos, morsas, tigres, camellos y tejones.

Su Chewbacca, “Chewie” para los amigos, aparecía por primera vez en La guerra de las galaxias (después retitulada Star Wars: Episodio IV – Una nueva esperanza por el mismo George Lucas) a los 45 minutos y en la no menos famosa escena en la cantina de Mos Eisley en Tatooine acompañado por BoShek (Frances Alfred Basil Tomlin), con Luke y Obi-Wan Kenobi buscando a un piloto que les llevara hasta el sistema de Alderaan.

La guerra de las galaxias

( ©Lucasfim / Disney )

Después llegarían El imperio contraataca (1980) y El retorno del jedi (1983). Aunque Peter Mayhew seguiría poniéndose en la piel de Chewie en el Episodio III: La venganza de los Sith y, con 70 años, también en el Episodio VII: El despertar de la fuerza.

Su estatura de 2,18 metros fue precisamente la que le hizo conseguir el papel del peculiar copiloto del Halcón Milenario de Han Solo, en principio destinado al también británico David Prowse, de 1,98 de altura. Pero Prowse escogió meterse en el traje del icónico Darth Vader.

Mayhew empezó trabajando como celador en el departamento de radiología del hospital King’s College de Londres. Por entonces, ¿quién le iba a decir que acabaría siendo un actor de talla?, empezando por sus enormes pies que es la parte que llamó la atención de los productores del equipo de Simbad y el ojo del tigre (estrenada unos meses antes que La guerra de las galaxias). Lo descubrieron en la fotografía de un periódico y debutó en la gran pantalla, sin acreditar y sin una sola línea de diálogo (o gruñido), oculto bajo el armatoste que simulaba su minotauro de bronce.

Y ese sería su destino en el cine, disfrazado o interpretando personajes breves de gigante en una muy reducida filmografía, en producciones de ínfimo presupuesto y casi nula distribución a excepción de Star Wars. La última fue la película de terror Killer Ink estrenada (es un decir) en EE UU en 2016.

Peter Mayhew

( ©Lucasfilm/Disney )

“Felpudo con patas” era uno de los adjetivos “cariñosos” que le dedicaba la temperamental y rebelde princesa Leia. Y así fue, el felpudo con patas sin duda más memorable que ha dado el cine.

Peter Mayhew falleció el pasado 30 de abril a los 74 años, en Texas.

(Nota: el actor que interpreta a Chewbacca en las nuevas entregas es el finlandés Joonas Suotamo).

Posts relacionados

Lando-Calrissian-t1

( ©Disney/Lucasfilm )

Siete grandes momentos del tráiler de ‘Star Wars: The Rise of Skywalker’

La princesa Leia y otras sorpresas del making of de ‘Star Wars VII’

Los comentarios están cerrados.