Cinco de las claves del éxito de ‘Matrix’ hace 20 años

Cinefilia

Su impacto fue tan enorme que incluso se llegó a hablar de la “generación Matrix” entre los espectadores jóvenes que vivieron el apogeo de la película de ciencia-ficción de las hermanas Wachowski (por entonces aún “hermanos, Andrew y Larry, y ahora Lana y Lilly). Las aventuras de Neo se convirtieron en un clásico instantáneo.

Fue un 31 de marzo de 1999 cuando Matrix se estrenó en los cines norteamericanos, aquí llegaría el 23 de junio. Una producción que había costado 63 millones de dólares y que acabó recaudando en todo el mundo 463,5 (unos 412,7 millones en euros).

Matrix (1999)

( ©Warner Bros )

Se situó como la cuarta más vista aquel año por debajo de Star Wars: La amenaza fantasma (1.027 millones de dólares), El sexto sentido (672,8) y Toy Story 2 (485). En los premios Oscar ganó las cuatros estatuillas a las que aspiraba: efectos visuales, montaje, edición de sonido y efectos de sonido, y dio lugar a una trilogía con Matrix Reloaded y Matrix Revolutions (ambas de 2003).

La fórmula del éxito responde a criterios inescrutables, pero estos fueron algunos de los factores que elevaron a Matrix, protagonizada por Keanu Reeves, Carrie Anne-Moss y Laurence Fishburne, a los cielos nada virtuales del Olimpo cinematográfico.

“Bullet Time”

Matrix (1999)

( ©Warner Bros )

Un efecto de cámara lenta en una toma que puede verse girando a 360º. Las escenas más icónicas son con Neo esquivando las balas de los agentes de Matrix.

Además del impresionante efecto estético permite, en su ralentización del tiempo, aumentar la atención y el nivel de suspense.

Como curiosidad, el primer antecedente reconocido del “bullet time”, salvando las distancias y limitaciones presupuestarias, es en una modesta y muy poco conocida producción: Zotz! de 1962 y que dirigió William Castle (uno de los maestros de la serie B fantástica).

Filosofía Matrix

Matrix (1999)

( ©Warner Bros )

Ciencia-ficción comercial y con mucha acción. ¿Y si el mundo que nos parece real fuera solo el resultado de un programa informático? Más allá del cine palomitero, la película de las Wachowski ofrece distintos niveles de complejidad relacionadas con las cuestiones de algunos de los grandes maestros de la filosofía.

Desde el mito de la Caverna de Platón a las dudas existenciales y lo que significa la posibilidad de elegir de Sartre o el “Pienso luego existo” de Descartes. Por no hablar de David Hume, Simone de Beauvoir o Hilary Putnam. Sí, Matrix también tenía la capacidad de poner en plena ebullición nuestra cabecita.

Un superhéroe total

Matrix (1999)

( ©Warner Bros )

Neo es “El elegido” para liberar a los humanos de la esclavitud de las máquinas, pero además es un perfecto cruce entre la figura de un Mesías religioso, los héroes de acción más clásicos y los superhéroes que, sobre todo hoy en día, están arrasando en los cines.

En cuanto a emblemáticos, tampoco se quedaban atrás Trinity (Carrie-Anne Moss), una experta en artes marciales o conduciendo vehículos, y Morfeo (Laurence Fishburne), entre la actitud guerrera y la espiritual.

“Cool”, “fashion” y moderna

Matrix (1999)

( ©Warner Bros )

Sus protagonistas, y antagonistas, lucieron muy bien gabardinas y gafas negras, camisetas ajustadas de cuero (como las de Trinity), abrigos de “piel de cocodrilo” (como los de Morfeo), jerséis modelo posapocalíptico o el mismo traje de hombre de negocios serio que viste el agente Smith (Hugo Weaving).

Casi todo bañado en una fotografía de tonos verdosos (el color que se corresponde con el software o lo artificial del mundo de las máquinas), y una temática que sigue conectando con la actualidad, la de la relevancia de los ordenadores, la inteligencia artificial, Internet y el mundo digital.

Recordemos otro de los grandes momentos de la película, en su recta final: parte del combate cuerpo a cuerpo entre Neo y el agente Smith en el metro.

¿Cuál eliges, la pastilla roja o la azul?

Matrix (1999)

( ©Warner Bros )

Como dice Morfeo, el programa que ha creado Matrix es “una cárcel para tu mente”. Pero, y si la realidad fuera un asco. Deprimente o simplemente gris o tirando a muy negra. ¿Es mejor vivir en lo que se supone que es la cruda realidad o en esa simulación más segura, más placentera o simplemente más emocionante? ¿Tal vez dentro de nuestro videojuego o serie preferida?

La idea, cuestionando la realidad y ofreciendo una escapada perfecta, también estaba en Desafío total, la película de 1990 con Schwarzenegger y, naturalmente, en la historia de Philip K. Dick en la que se basaba. Entre otras, mucho más reciente es Ready Player One de Spielberg, adaptando la novela de Ernest Cline.

En Matrix, la píldora roja ofrecía la posibilidad de devolverte a lo que era “verdad” de la realidad; por el contrario, la azul permitía olvidarte de todo, mantenerte en el sueño, en esa ilusión de la realidad. Cuerpo y mente conviviendo en dos planos distintos. Y tú, ¿cuál elegirías?

Puede verse en streaming en HBO, y en blu-ray en la edición de septiembre de 2009.

Posts relacionados

John Wick 2

( ©Entertainment One Films Spain )

‘John Wick’ es lo mejor que ha hecho Keanu Reeves desde ‘Matrix’

Seis respuestas y una pregunta que esperamos ver en ‘Vengadores: Endgame’

Y en 20minutos: ‘Matrix’ cumple 20 años: así están sus protagonistas

Los comentarios están cerrados.