El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Margot Kidder, la mujer que cautivó a Superman y a toda una generación

Cápsulas de cine

Uno espera que la novia de Superman sea especial, única. Por alguna poderosa o grácil razón ha sido la mujer capaz de ganarse el corazón del hombre más fuerte que habita en la faz de la Tierra. Modélica, ejemplar, irresistible, pese a sus defectos o defectillos. O al menos esto es lo que debe rondar por la mente de un niño o niña respecto a los celebérrimos personajes de cómic creados por Jerry Siegel y Joe Shuster, o así lo debería pensar cualquiera que disfrutara de la adaptación cinematográfica de Superman que protagonizaron Christopher Reeve y la actriz canadiense Margot Kidder en 1978.

Ha llovido mucho desde entonces. Desde la televisiva Smallville con Erica Durance, a Kate Bosworth en Superman Returns (2006) o la siempre estupenda Amy Adams en las nuevas entregas relacionadas con La Liga de la Justicia. Pero en el papel de Lois Lane, la periodista intrépida y también a veces algo torpe e insegura del Daily Planet que enamora al hombre de acero, ninguna ha impresionado tanto ni ha dejado siquiera la mitad de la huella en el imaginario popular, de grandes y pequeños, como Margot Kidder y que interpretaría en tres secuelas más.

Superman 1978

( ©Warner Bros / Fox )

Antes de la gran oportunidad que representó Superman se marcó una de sus mejores interpretaciones en la retorcida y psicológica intriga de Hermanas (1973), de Brian De Palma emulando a Hitchcock, y con Margot haciendo el doble papel de gemela, una de apariencia muy dulce, la otra siniestra.

En Smallville intervino en un par de episodios, de la temporada de 2004, dando vida al personaje de Bridgette Crosby y a modo de homenaje; y se reencontró con su amigo el director Richard Donner, el que fuera también el director de Superman, para un cameo en el wéstern Maverick (1994) protagonizado por Mel Gibson y Jodie Foster.

Nunca dejó de actuar, en cine, en televisión, en teatro. Y seguramente no es justo, pero Margot Kidder fue y siempre será Lois Lane, como si hubiera sido el único trabajo de su carrera profesional. El impacto de ese primer largometraje de los 70 fue colosal. El fulgor de Kidder llegó a brillar en su máxima intensidad precisamente en esos finales de los 70, con Superman y con otro taquillazo, el del largometraje Terror en Amityville (1979). Años en los que la princesa Leia de Carrie Fisher resplandecía en las galaxias, y su Lois Lane aquí en la Tierra.

Tal vez fueron sus “quince minutos de fama”, pero más que suficientes para convertirla en inmortal. Y nadie, en ese momento, podía ni tan siquiera sospechar que esa novia perfecta tenía su particular kryptonita en forma de trastorno bipolar.

Margot fallecía este domingo, 13 de mayo, a los 69 años. E instantáneamente, un par de recuerdos me asaltan: la escena de Lois Lane en la terraza de su apartamento con Superman, entrevista profesional y al mismo tiempo velada romántica; y sobre todo el posterior vuelo nocturno de ambos a través del cielo de Metrópolis y acompañados por la música de John Williams.

Quizá de haber estado aún aquí su Superman, es decir, Christopher Reeve, la habría devuelto a la vida de la misma manera que lo hizo antes, en la famosa película de Donner de 1978. Pero Reeve (que sufrió un accidente de equitación en 1995 que le dejó tetrapléjico) se le adelantó varios años. Murió en 2004.

2 comentarios

  1. Thankful to you for such a carefully formed article. It’s overflowing with astute information and drawing in delineations. Your point of view is the best among many.

    15 mayo 2018 | 07:47

  2. Dice ser Lola

    ¡Me encanta esa película! Yo, es que siempre he sido muy fan del personaje de Superman y leía las historietas desde niña. Mi marido, que no es especialmente fan de este tipo de personajes, le gusta mucho la escena en que Superman devuelve a la vida a Louise.

    15 mayo 2018 | 13:07

Los comentarios están cerrados.