BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Una Berlinale de borrón y cuenta nueva

Cápsulas de cine

Las crónicas de esta edición, la número 68, del Festival Internacional de Cine de Berlín coinciden en señalarla como una de las más flojas de su historia. La ganadora del Oso de Oro, Touch me not, una desinhibida y provocadora mirada a la sexualidad, sin tapujos, a los 50 años y ópera prima de la rumana Adina Pintilie no ha sido precisamente del gusto de todo el mundo ni obtuvo buenas críticas.

Otros cineastas, como Gus Van Sant con Don’t Worry, He Won’t Get Far o Stephen Soderbergh con Unsane (esta fuera de la competición oficial) han decepcionado. En cambio, sí que parece haber unanimidad en reconocer como merecido el premio al mejor director a Wes Anderson por Isla de Perros, su segundo largometraje de animación.

Touch me not 2018

( ‘Touch me not’ ©Adina Pintilie Productions )

La sensación de que la Berlinale iba a la deriva se hizo aún más patente con la carta que, el pasado septiembre, firmaron varios cineastas alemanes como Fatih Akin, Maren Ade, Doris Dorrie o Volker Schlöndorff, pidiendo el relevo del director del certamen, Dieter Kosslick, 16 años al frente. Apostaban por un cambio de rumbo, “la oportunidad de renovar la programación del festival con un nuevo director que tuviera una personalidad destacada, “con los mejores contactos a nivel internacional, para que la Berlinale se sitúe al mismo nivel que Cannes o Venecia”.

Históricamente, la Berlinale siempre había dado grandes alegrías a los cinéfilos. Ahora nos toca contemplar no con cierta añoranza que hubo un tiempo en el que era un escenario modélico con el que tomarle el pulso a lo que podría ser el año cinematográfico que empezaba. Tanto en cine de autor como el de las películas de prestigio procedentes de Hollywood, proyectándose en la sección oficial a competición o fuera de ella.

Rain Man (1988), después ganadora en los Óscar, Grand Canyon (1991) de Lawrence Kasdan (1992), El escándalo de Larry Flynt (1996) de Milos Forman, La delgada línea roja de Terrence Malick (1998), Magnolia de Paul Thomas Anderson (1999) o, hace sesenta años, nada menos que Doce hombres sin piedad de Sidney Lumet (1957). Todas acabaron llevándose el Oso de Oro.

Cine de producción norteamericana sin reparos en codearse con obras, igualmente distinguidas con el máximo galardón, de Michelangello Antonioni (La noche), Jean-Luc Godard (Alphaville), Roman Polanski (Cul-de-sac), Vittorio De Sicca (El jardín de los Finzi-Contini), Pier Paolo Passolini (Los cuentos de Canterbury), Rainer Werner Fassbinder (La ansiedad de Veronika Ross), Zhang Yimou (Sorgo rojo), o más recientemente el iraní Asghar Farhadi con Nader y Simin. Una separación (2011).

Incluso hubo espacio para premiar obras maestras de la animación, El viaje de Chihiro de Miyazaki en la edición de 2001 (Oso de Oro ex aequo con Domingo sangriento del británico Paul Greengrass).

Deprisa-deprisa-1981

( ‘Deprisa, deprisa’ de Carlos Saura ©Disney Divisa )

El cine español también cosechó sus laureles y momentos de gloria. La sarcástica comedia coral Las truchas de José Luis García Sánchez y el drama desde la perspectiva de la madurez de Las palabras de Max de Emilio Martín-Lázaro compartieron Oso de Oro en 1978. El venerado Carlos Saura lo logró con Deprisa, deprisa (uno de los baluartes del denominado “cine quinqui”) en 1981 y la adaptación de La colmena dirigida por Mario Camus en 1983.

Tampoco es que fuera fruto de la casualidad o solo de la misma calidad de las películas. Eran también tiempos en los que la crítica europea volcó su mirada, siempre atenta al descubrimiento de nuevas cinematografías, a las producciones que se realizaban en esos primeros años de la España democrática, despojado de las censuras y el aislacionismo del Régimen Franquista.

Volviendo de nuevo al presente, la Berlinale cierra su balance este año con un borrón y esperando cuenta nueva. Aunque de momento Dieter Kosslick mantiene su postura de que no abandonará hasta después de la edición de 2019.

 

1 comentario

  1. Dice ser rodrigo

    Gana dinero siendo manager de tu propio equipo de futbol. En Goaltycoon podrás dirigir, entrenar, comprar y vender jugadores. Regístrate y estaré para ayudarte a progresar en el juego.

    Únete a la Liga de tu pais aquí:https://goo.gl/4wr6Lk

    26 febrero 2018 | 19:19

Los comentarios están cerrados.