BLOGS
Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

Entradas etiquetadas como ‘Ocean Infinity’

El avión de Malaysia Airlines pasa a la historia de las desapariciones en el mar

Esta semana se ha anunciado que se suspende definitivamente la búsqueda del vuelo MH370 de Malaysia Airlines, un Boeing 777 desaparecido en el océano el 8 de marzo de 2014 mientras volaba de Kuala Lumpur a Pekín con 239 personas de 14 nacionalidades a bordo.

En cualquier caso estaba previsto que este último intento, iniciado a comienzos de 2018, finalizara este mes, pero ante la falta de resultados el gobierno malasio ha decidido abortar la búsqueda y ahorrarse 93 millones de dólares: la compañía encargada del rastreo, la estadounidense Ocean Infinity, había firmado un contrato bajo la condición de que solo cobraba si encontraba los restos.

El avión desaparecido, fotografiado en 2011. Imagen de Laurent ERRERA from L'Union, France / Wikipedia.

El avión desaparecido, fotografiado en 2011. Imagen de Laurent ERRERA from L’Union, France / Wikipedia.

La anterior búsqueda, dirigida por Australia y que terminó en enero de 2017, exploró más de 120.000 km² del fondo del océano Índico sin ningún resultado. A raíz de esta primera expedición se definió un área prioritaria de 25.000 km² que ha servido como base para la intervención de Ocean Infinity. Esta compañía dice contar con la flota más avanzada de vehículos submarinos autónomos del mundo, que en solo tres meses han cubierto un total de 112.000 km² de lecho oceánico en busca del MH370, una extensión casi similar a la rastreada por los investigadores australianos en dos años y medio.

Pese al fin prematuro de la operación, no puede decirse que los esfuerzos se hayan quedado cortos. Según declaraba en un comunicado el CEO de Ocean Infinity, Oliver Plunkett, “simplemente nunca antes se ha emprendido una búsqueda submarina de esta escala llevada a cabo con tanta eficiencia y efectividad”. Basta repasar la historia de la búsqueda, tanto de esta que ahora concluye como de la primera, para comprobar que los medios tecnológicos empleados han sido espectaculares.

El buque Seabed Constructor de Ocean Infinity, con uno de sus submarinos autónomos. Imagen de Ocean Infinity.

El buque Seabed Constructor de Ocean Infinity, con uno de sus submarinos autónomos. Imagen de Ocean Infinity.

Pero todo ello no ha servido para resolver el misterio de qué le sucedió al MH370 y cuál fue su último paradero. Frente a todo el despliegue de tecnología, los únicos testimonios mudos del siniestro han aparecido por sí solos, fragmentos dispersos del avión transportados a la deriva por las corrientes marinas.

Dada la atracción del ser humano por los misterios (y lo rentables que resultan para quien sabe explotarlos), casos como el del MH370 son los que han alimentado mitos que nunca decaen: exageraciones, datos falsos, verdades a medias y mucho cherry-picking (como llaman en inglés a quedarnos solo con la parte que nos interesa) dieron origen a productos comerciales como el Triángulo de las Bermudas.

Pero lo cierto es que todavía en el siglo XXI es posible que el mar se trague más de 200.000 kilos de avión sin dejar rastro. La tragedia del MH370 se suma ahora a otros muchos casos históricos de desapariciones aéreas inexplicadas, entre las cuales hay algunas muy célebres como la del explorador noruego Roald Amundsen, que el 18 de junio de 1928 se desvaneció sobre el Ártico con otros cinco tripulantes, o la de la aviadora estadounidense Amelia Earhart y su navegante Fred Noonan, esfumados en el Pacífico el 2 de julio de 1937.

Por su parte, Ocean Infinity ha manifestado su deseo de reemprender la búsqueda del MH370 en el futuro, pero según lo publicado no parece muy probable que el gobierno de Malasia vuelva a encargar una nueva operación, al menos mientras no existan nuevas pruebas que pudieran orientar el rastreo en una nueva dirección con ciertas garantías de éxito.

La pulsera de Saint-Exupéry, hallada en 1998. Imagen de Fredriga / Wikipedia.

La pulsera de Saint-Exupéry, hallada en 1998. Imagen de Fredriga / Wikipedia.

Tal vez algún día, por casualidad o no, nuevas pistas dejen otro hilo del que tirar que pueda conducir hacia los restos del MH370. Ocurrió con otra famosa desaparición, la de Antoine de Saint-Exupéry, el autor de El principito. En 1998 el hallazgo casual en el mar de una pulsera identificativa de plata supuestamente perteneciente al escritor llevó entre 2000 y 2003 al descubrimiento de los fragmentos del avión cerca de la costa de Marsella.

A su vez, la localización de estos restos pudo vincularse a la aparición del cadáver de un aviador francés en la costa solo días después del último vuelo de Saint-Exupéry el 31 de julio de 1944. Por cierto que las técnicas actuales permitirían al menos investigar si aquel cadáver sin identificar, enterrado en la localidad de Carqueiranne, podría ser el del escritor. Si se quisiera saber. Que, al parecer, no se quiere. Pero esta es otra historia que, si acaso, ya contaremos otro día.