Un estudio investiga el gran ‘spoiler’ de nuestra infancia sobre la “magia” de la Navidad

Siguiendo con mi línea de ayer, ¿por qué la RAE no acepta el término “spoiler“? Parece claro que su uso está muy extendido y que no va a desaparecer ni a ser reemplazado por una traducción. En algún momento los académicos deberán percatarse de que “no me hagas una descripción de un importante desarrollo de la trama de una serie/película/libro que si se conoce de antemano puede reducir la sorpresa o el suspense para quien la ve o lee por primera vez” (según la definición del diccionario de inglés de Oxford) es una frase que sencillamente no va a ocurrir (no, “no me cuentes el final” no es equivalente, ya que los spoilers no tienen por qué referirse necesariamente al final).

Pero en fin, a lo que voy: uno de los spoilers más memorables de la realidad de nuestras vidas es el que nos llega durante la infancia y que nos desvela cuál es la maquinaria real de esa magia de la Navidad. Es una revelación de tal trascendencia que muchos recuperamos aquella memoria durante toda nuestra vida, y la compartimos: y tú, ¿cómo te enteraste?

Imagen de pixabay.

Imagen de pixabay.

Sin embargo y curiosamente, ha sido una experiencia relativamente ignorada por los estudios, hasta que el psicólogo Chris Boyle, de la Universidad de Exeter (Reino Unido), decidió emprender la primera gran encuesta. La Exeter Santa Survey, actualmente en progreso, “tiene como objetivo obtener una mejor comprensión de las diferentes creencias que las personas tienen en torno a Papá Noel y a la Navidad”, dice la web del proyecto. Por cierto, estoy copiando literalmente en castellano; la encuesta tiene versión en nuestro idioma, por lo que pueden participar si les apetece. Imagino que a Boyle no le importará si en nuestro caso las respuestas se refieren a los Reyes Magos.

Boyle añade: “Mi interés se centra en comprender cómo se siente un niño/a cuando se entera de que Papá Noel xxxxxxxx” (elimino la última parte para no incurrir aquí en ese spoiler). “Por ejemplo, ¿qué edad tenías cuando te enteraste? ¿Viviste la Navidad de forma diferente después de eso? Este proyecto pretende ser una investigación informal sobre el fenómeno de Papá Noel y espero que puedas participar”.

Aunque el proyecto está en curso, las 1.200 respuestas ya reunidas han proporcionado a Boyle el suficiente volumen de información para extraer algunas conclusiones parciales. Por ejemplo, la media de edad a la que los niños suelen acceder al secreto mejor guardado de la Navidad: ocho años. Recordemos que la encuesta está dirigida a los adultos, por lo que los datos se refieren a tiempos pasados, no a los actuales. Al menos en mi sola experiencia personal y por lo que veo en mi entorno, hoy puede que este momento se haya retrasado, lo cual es una paradoja en estos tiempos de mayor acceso a la información; paradoja que tal vez se explique porque también son tiempos de mayor sobreprotección de los niños.

En cuanto al cómo, las respuestas son muy variadas. “La causa principal es la acción deliberada o accidental de los padres, pero algunos niños empezaron a unir las piezas por sí mismos a medida que crecían”, dice Boyle. El investigador cuenta cómo algunos errores de los padres descubren el pastel: un participante los descubrió disfrutando de las viandas y las bebidas que un rato antes habían colocado para Papá Noel y sus renos. Otro los pilló con las manos en la masa tras el estrépito causado cuando a su padre se le cayó uno de los regalos.

En otros casos la torpeza cayó a cargo de los profesores, como cuando eligieron para interpretar el papel del mismísimo y único Papá Noel a uno de ellos a quien los niños conocían sobradamente. Otro contó a sus alumnos de siete años que en el Polo Norte no vivía nadie, una metedura de pata con difícil vuelta atrás. Pero peor fue el caso de otro profesor que, seguramente sin mala intención, pidió a sus alumnos de siete años que escribieran una redacción sobre cómo descubrieron la verdad sobre Papá Noel.

En casos como estos últimos, los padres pierden el control de la situación, como cuando el rumor comienza a extenderse entre los propios niños. Algunos logran inmunizarse contra lo que consideran un flagrante ejemplo de fake news: un participante contó que a los siete años pegó a otro niño por tratar de convencerle de aquella absurda hipótesis, y continuó creyendo en la versión oficial durante tres años más.

En cuanto a la labor detectivesca de los propios niños, un participante contó que reconoció uno de los regalos para su hermana, que había visto en las semanas previas en la habitación de sus padres. Otro fue lo suficientemente astuto para percatarse de que la caligrafía de Papá Noel y la de su padre eran sospechosamente idénticas, mientras que otro encontró las cartas en la habitación de sus padres después de haber sido presuntamente enviadas a su destinatario. Los niños también ataron cabos cuando unos padres algo despistados dejaron las etiquetas de los precios en los regalos, o firmaron un libro destinado a uno de sus hijos como “mamá y papá”.

Imagen de pixabay.

Imagen de pixabay.

Pero sin duda el premio al joven científico lo merece el encuestado que a los nueve años “había aprendido lo suficiente sobre matemáticas, física, viajes y la relación entre el número de niños del planeta y el tamaño del trineo”. O el que decidió poner en marcha su propio experimento independiente, enviando una carta sin conocimiento de sus padres; ni uno solo de los juguetes de aquella lista apareció al pie del árbol. O el que notó la imposibilidad de que un hombre notablemente obeso pudiera deslizarse por el hueco de su chimenea… sobre todo, estando encendida.

Por su parte, el premio a la sensatez se lo lleva el niño al cual, a sus ocho años, nadie supo explicar “por qué Papá Noel no llevaba comida a los niños de los países pobres”. Finalmente, uno de los casos más curiosos es el del niño de cinco años a quien sus padres tuvieron que tranquilizar porque le aterrorizaba la idea de que un extraño allanara su casa en plena noche.

Quizá la faceta más llamativa del estudio es la que descubre cómo reaccionan los niños cuando conocen la realidad de esa magia navideña: la tercera parte de los encuestados recibieron la noticia con disgusto, pero un 15% se sintieron traicionados por sus padres y un 10% incluso furiosos; a un 30% aquella revelación les minó su confianza en los adultos. “En los últimos dos años me he sentido apabullado por la cantidad de gente cuya confianza resultó afectada”, dice Boyle. En el otro extremo están los más pragmáticos, el 65% que prefirió no darse por enterado y seguir actuando como si no hubiera pasado nada.

Lo cual es sin duda una manera bastante conveniente de afrontar esa transición a la madurez; según el estudio de Boyle, a un 34% de los encuestados les encantaría volver a creer en Papá Noel, pero también un 72% de los padres se sienten aliviados de revelar la verdad a sus hijos y, pese a todo, continúan representando esa ceremonia anual dejándose llevar por el juego y la ilusión de estas fechas. Al fin y al cabo, nada nos impide seguir disfrutando de la fantasía… siempre que sepamos distinguirla de la realidad. Y siempre que no confiemos en ella para que nos deje al pie del árbol nada más milagroso que una guitarra nueva, si he sido lo suficientemente bueno este año.

6 comentarios

  1. Dice ser Nelson Arias

    Ay por favor, que tontería de texto este poniendo como spoiler que papa noel son los padres del niño.. MADRE MIA EL ESTUPIDO BUENISMO HASTA DONDE HA LLEGADO..

    24 diciembre 2018 | 20:27

  2. Dice ser yo

    Si está en la RAE y se dice “Destripe”, toda la vida se ha dicho “No me destripes el final”, por ejemplo.
    Spoiler siempre de ha usado como alerón inferior de los coches.
    http://dle.rae.es/?id=DV96tNu

    24 diciembre 2018 | 22:36

  3. Dice ser Lin

    No recuerdo haber creído nunca en los Reyes Magos, se veía a la legua que era hombres disfrazados, pero yo hacía que creía en ellos porque se suponía que los niños teníamos que creer y tenía miedo de decirlo. Logré mantener la farsa hasta los siete años, mi hermana mayor se chivó a mi madre. Fue un alivio cuando vi que nadie se escandalizaba o se enfadaba conmigo.
    Por lo demás no me supuso ningún trauma no creer en ellos, Reyes era el único día del año en el que recibía algún juguete y me daba lo mismo que lo hicieran los reyes, una oruga coja o mis padres con nocturnidad y alevosía, para mí lo importante no era quién sino qué me traían y realmente no creo que hubiera sido más feliz de otro modo.

    25 diciembre 2018 | 01:50

  4. Dice ser Gatea

    Pues cuando se enteren que los otros amigos imaginarios y que dan tanto dinero a las religiones no existen imagínate…

    Y si es lo mismo, siento que alguno se sienta ofendido.

    25 diciembre 2018 | 09:03

  5. Dice ser Arruinador

    Arruinador, propongo el palabro arruinador como equivalente en casstellano de spoiler. “Atención, el párrafo siguiente contiene arruinadores”. Máj claro, agua.

    25 diciembre 2018 | 10:42

  6. Dice ser claudia_ig

    Es que hay palabras muy difíciles de traducir y desde luego “spoiler” podría ser una de ellas! Es como “top” por ejemplo… Por más que soy traductora y quizás debería usar siempre el equivalente en español, a veces la traducción a Español pierde matices que tenía el término original en Inglés. Hace años publiqué un artículo sobre esto (dejo el enlace aquí)

    02 enero 2019 | 10:44

Los comentarios están cerrados.