Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘trueque’

Nueva edición de ‘Renueva tu ropa’

Del 10 al 30 de noviembre tiene lugar una nueva edición de Renova la teva roba, Renueva tu ropa, la red de puntos de intercambio de ropa de Barcelona, coincidiendo con la 6ª Semana Europea para la Prevención de Residuos.

CartellRenovaRoba2014ok

Renova la teva roba es una iniciativa para fomentar el consumo consciente y la prevención de residuos promovida por entidades, asociaciones y equipamientos municipales de la ciudad con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona. Los intercambios permiten reutilizar, compartir y consumir de forma responsable. Consumir más no equivale a vivir mejor y lo que para uno puede ser un residuo, para otro puede ser una oportunidad.

Los intercambios de ropa se llevan a cabo en 25 puntos de intercambio distribuidos por toda la ciudad. Los participantes tienen que llevar su ropa al punto de in­tercambio, donde la cambiarán por “re­noves” que después podrán intercambiar de nuevo por la ropa que deseen en cualquier punto de la red.

Por complementos y camisetas: 1 renova
Pantalones, camisas, faldas, vestidos, jerséis y jaquetetes: 2 renoves
Ropa de vestir, chaquetas grandes, conjuntos, trajes chaqueta: 3 renoves

La ropa tiene que estar limpia, sin agujeros ni descosidos ni manchas.. Se podrán llevar como máximo 10 piezas. Ysólo se aceptará ropa de vestir. No se admiten zapatos, ropa interior ni del hogar.

Cada uno de los puntos de intercambio cuentan con unos días de recogida. Además, tendrán lugar talleres, charlas y espectáculos sobre con­sumo responsable, prevención de residuos, o creatividad, entre otros.

Espacios de intercambio

Wallapop se muda al trueque y a las ofertas de empleo

Wallapop, la aplicación móvil española de compra-venta de productos de segunda mano, ha anunciado nuevas categorías que permitirán a los usuarios ofrecer productos gratuitos y fomentar el intercambio de aquellos que ya no utilizan.

Las novedades de la plataforma no se quedan ahí, también van a incorporar ofertas de empleo y ofertas inmobiliarias de compra-venta o alquiler de viviendas.

Ahora acaba de incorporar las secciones  Gratis e Intercambio, respondiendo a las demandas de los usuarios, según los responsables de la compañía, que señalan que la búsqueda de cambios, trueques y productos gratuitos en Wallapop ha crecido de manera acelerada desde el lanzamiento de la aplicación.

Wallapop

“Poder intercambiar objetos y ofrecer productos gratuitos nos acerca más a un modelo de consumo colaborativo. Es innegable el auge que están teniendo las propuestas que permiten a los usuarios hacer realidad su deseo de buscar alternativas de una economía sostenible para maximizar sus recursos y, al mismo tiempo, dar una nueva vida útil a los productos que ya no utilizan habitualmente”, señalan.

Al mismo tiempo, pondrá en marcha la categoría Ofertas de empleo, donde empresas o particulares podrán insertar sus ofertas, con una breve descripción del puesto disponible y el perfil que deben cumplir los posibles candidatos y otra de anuncios del sector inmobiliario, que incluirá todo lo relacionado con la compra-venta o alquiler de viviendas.

En este apartado se notificarán las características y fotografías del piso en venta o habitación en alquiler y ambas partes interesadas podrán establecer un primer contacto a través del smartphone. La red permite a los clientes encontrar la oferta que más se ajuste a sus preferencias y filtrar los resultados de búsqueda por zonas geográficas.

Además, como Wallapop basa su uso en la geolocalización, esto facilitará un ‘de tú a tú’ más rápido y más eficaz entre particulares, facilitando las gestiones a la hora de poder enseñar y ver las instalaciones en persona.

En la actualidad, Wallapop cuenta con tres millones de usuarios, supera los cuatro millones de referencias y mueve un volumen diario de casi dos millones de euros en transacciones.

Más trueque en la vuelta al colegio

En este estado de crisis permanente del que no salimos, los gastos de la vuelta a las aulas, que aumentan cada año, suponen un problema para muchas familias, que buscan y rebuscan recursos para reducir el enorme desembolso que supone el comienzo del curso.

La plataforma de microcréditos  Kredito24  propone 10 consejos básicos que ayudarán al consumidor a ahorrar:

1. Informarse sobre ayudas y becas.
2. Recurrir a bibliotecas, familiares o conocidos, asociaciones de padres y madres o redes de trueque de libros y material escolar o de préstamo de los mismos.
3. Reutilizar material y libros que estén en casa.
4. Comparar precios.
5. Optar por las marcas blancas y personalizar mochilas, carpetas y cuadernos usados.
6. Ahorrar un 5% de los ingresos durante todo el año con el fin de invertirlo en la vuelta al cole.
7. Los uniformes y la ropa deberían ser adquiridos con una talla más, para permitir su reutilización durante varios años.
8. La compraventa de segunda mano de uniformes y libros usados permite ahorrar un dinero extra para comprar los siguientes.
9. Existen ferias de planificación educativa como la feria de Recursos para la educación o el Salón Internacional de Material Escolar que facilitan información a los padres interesados.
10. Evitar las compras del material escolar de última hora cuando hay más demanda y los precios suben.

Vuelta al cole

En muchos centros educativos, las asociaciones de padres y madres y las de profesores ya se han organizado para facilitar el trueque o la compra  a precios más económicos de libros de texto usados en buen estado. Y también se recurre a numerosas plataformas de intercambio de libros de texto:

Segundamano.es:  en este portal de compraventa de artículos usados, donde se pueden encontrar más de 26.600 libros de texto en venta para los diferentes cursos de Primaria, ESO y Bachillerato.

– Relibrea: una web para comprar o vender tus libros de texto de segunda mano.

– La casa de Troya:  librería madiileña dedicada a la compraventa de libros. Están especializados en Ciencias.

– Bookint.eu. Es la única aplicación para la gestión del intercambio de libros de texto en los centros de enseñanza. Requiere que el colegio o el AMPA esté  inscrito en la plataforma. La lista de libros se hace mediante reserva.

Bolsadelibros. Web  destinada a la compra-venta de libros de texto usados. Ofrece la posibilidad de regalar o vender los libros escolares usados. Cuenta con 2.700 libros y su valor añadido es que permite encontrar libros escolares usados, ofrecidos por padres y alumnos y contactar con ellos de forma directa.

Donaz es una web donde se pueden intercambiar libros escolares, de FP, universitarios, de idiomas y de lectura. Es necesario darse de alta, rellenar un formulario con los libros que se quiere donar y otro con los que se desea recibir. El receptor corre con los gastos de envío, que se realiza a domicilio.

Truequebook . Aquí se puede intercambiar, además de libros,  uniformes,  patines, maillot de gimnasia rítmica, kimonos de  karate, raquetas de pádel.  Todo lo que se ha utilizado durante el curso escolar. Primero es necesario registrarse, luego se debe buscar el colegio o instituto (si no está, se debe solicitar el alta) y buscar el material necesario, además de ofrecer el que ya no se necesita.

Eslaeko.net  es el servicio de intercambio de libros de texto de la Universidad Popular de Carabanchel.

También, algunos ayuntamientos fomentan el intercambio de libros de texto y median en el trueque. Son los casos de los de Torrejón de ArdozLangreo o Gijón.

 

 

Ración y media de colaboración

Fin de las vacaciones para la mayoría de la gente, que ha vuelto a su lugar de residencia habitual y a su trabajo -el que tenga el lujo de no haberlo perdido- para seguir haciendo básicamente lo mismo que hace un mes.

Una excepción, habrá muchas más, pero apunto esta. Unos amigos de Madrid, que durante el mes de agosto han alquilado una casa en el lugar donde yo vivo, se llevan ración y media de economía colaborativa, trueque de productos y alimentos y conocimientos varios sobre los grupos de consumo y un montón de iniciativas que la gente se busca para hace la vida más barata, eficiente y respetuosa con el medio ambiente.

Consumo colaborativo

También se han llevado la idea de hacer una huerta en casa, aunque sea en la terraza -dicen-, porque han conocido a gente que lo hace y come lo que produce.  Este año ha sido la primera vez que he puesto huerto propio. Como novata no me atreví a plantar mucho, por si no salían,  pero que va, todo lo contrario, han salido tomates que saben a tomates, calabacines riquísimos que parecían las estacas de Pedro Picapiedra, de lo grandes que han sido y pimientos, además de hierbas para la cocina como el perejil, la albahaca, el tomillo cocinero o el romero. Y como ando metida en una feria, desde que descubrí que es mejor compartir que poseer,  parte de lo que me ha dado la huerta lo he cambiado por lo que yo no tengo, en un trasiego constante con mis paisanos.

Pero sobre todo, les ha parecido un hallazgo que compartir es mejor que poseer, que es en lo que se basa el consumo colaborativo, y se llevan un montón de iniciativas para compartir coche, intercambiar la casa en vacaciones o viajar de otra forma más cercana a la gente y más económica.

 

Un ‘intercambiadero’ de recursos entre asociaciones

Hacenderas, una palabra que antiguamente hacía referencia al trabajo comunitario que se debía realizar entre los vecinos de un pueblo por ser de utilidad común. Hoy da nombre a un espacio de coordinación de iniciativas ciudadanas de Madrid, implicadas en la gestión de espacios públicos y equipamientos. Entre ellas están las asociaciones de vecinos, la red de huertos urbanos y otros colectivos que apoyan o participan de este tipo de procesos.

Su objetivo es avanzar en el conocimiento de la gestión participativa de lo público.

intercambiadero

Por el momento han puesto en marcha tres grupos de trabajo: Uno para facilitar el intercambio de recursos, que han llamado Intercambiadero, una web para el intercambio de recursos y objetos entre las entidades de esta red. Para poder solicitar un recurso, se debe compartir alguno nuestro. Se pretende poner a disposición de los demás grupos los recursos que se quiere compartir y acceder a los que los otros colectivos ofrecen.

Otro de los grupos de trabajo se dedica a reflexionar sobre las formas de gestión del espacio público, tales como huertos urbanos, plazas, centros sociales, colectivos vecinales, de técnicos y profesionales…

Y un tercero se encarga de planificar acciones comunes que sirvan para dar visibilidad a todo lo que estos colectivos están poniendo en macha para  compartir.

Trueque entre artesanos

¡Qué bueno es el trueque! Y qué cantidad de cosas, no siempre tocables, se pueden intercambiar las personas. Si algo positivo hay que sacar de la crisis, esa maldita estafa que no se va ni en sueños, aunque lo diga el Gobierno, ha sido un cambio de mentalidad de muchas gentes, que han decidido llevar adelante otras alternativas de vida, basadas en el intercambio de servicios, en el consumo colaborativo y en la ayuda y colaboración, en definitiva.

La buena vida

Como digo en mi presentación, soy periodista, pero me estoy quitando, ahora tengo un trabajo más gratificante y bonito, que me he creado yo junto con mis dos socias y amigas, Amelia y Cristina, un obrador artesano de productos gourmet, en el Valle del Tiétar, que se llama Valtié.

Hemos acudido este fin de semana al mercado de La buena vida de Madrid con nuestro productos y hemos formado parte de un grupo unos veinte pequeños artesanos que vendían allí sus mercancías.

Además de vender lo que se ha podido, se ha establecido una relación de camaradería estupenda que ha propiciado mucha ayuda, trueque y colaboración.

Isidro, de El predio balear, nos ha cambiado sus ricos quesos de Mallorca por varias de nuestras mermeladas y gelées.  Hugo, de Pecados argentinos, nos ha puesto en contacto con otros mercados de Madrid para venir a vender. Su compañero nos proporcionará el buenísimo vermut madrileño para una de nuestras especialidades y con Isabel, de chocolatebelga.com ybiotz, hemos estabecido también un intercambio de productos y ayuda mutua para sacar adelante nuevos productos, que estarán elaborados con el suyo y los nuestros.

Ni asomo de esconder estrategias para competir a lo bestia ni de jugártela por detrás ni de hacerle la cama al otro para sacar provecho. Todo lo contrario: simpatía, colaboración y ganas de echarse una mano. Un gusto.

Compartir, colaborar, intercambiar…

Internet se ha llenado de comunidades virtuales de ciudadanos, cuyo objetivo no es otro que la ayuda mutua, la colaboración, el intercambio de objetos, pero también de conocimientos para ayudar a la gente a buscarse la vida ante la cada vez más mermada red pública de servicios sociales. Todas funcionan con la misma idea: Lo importante es el acceso a algo no su posesión.

Etruekko es una de esas redes de comunidades, en la que puedes intercambiar y compartir artículos, servicios y conocimientos siguiendo la misma filosofía de los sistemas de trueque, los bancos de tiempo o las monedas sociales:  Compartir, colaborar, intercambiar, ayuda mutua, confianza, sostenibilidad ambiental, empoderamiento…

A través de estas comunidades, uno puede conseguir lo que necesita a cambio de lo que ya no usa, lo que sabe hacer, sus conocimientos y su saldo en moneda social, a la vez que potencia el reciclaje, alarga la vida de los bienes, recicla, ahorra, colabora a la sostenibilidad ambiental y ayuda a implantar una cultura colaborativa, de empoderamiento social y ayuda mutua en la comunidad.

Etruekko

Etruekko está formado por comunidades autogestionadas conectadas en red, y puedes unirte a una de ellas, ya sea de tu barrio, universidad, asociación…, que será el entorno de confianza. Puedes publicar tus ofertas y demandas, bienes o servicios, encontrar lo que  necesites, proponiendo o recibiendo ofertas, las cuales se pueden negociar hasta conseguir cerrar un intercambio.  Un bien,  un servicio, conocimientos o habilidades son susceptible de ser intercambiados y los usuarios en sus negociaciones deciden lo que van a intercambiar.

En su sitio, señalan que además no sólo se puede intercambiar objetos o habilidades, también se pued pagar con su moneda social, el truekko, una moneda que no genera deuda, ni intereses ni pierde su valor y que uno mismo genera por el valor que se aporta a la sociedad al realizar este tipo de consumo. También es la moneda con la que se valorara todo lo que uno ofrece.

Los usuarios de Etruekko aceptan el pago total o parcial en esta moneda ya que otros usuarios aceptaran que ellos les paguen con ella. También se valoran los servicios o artículos que se ofrecen en esta moneda. Su equivalencia referencial es de  1 truekko = 1 €.

La moneda se puede conseguir 3 maneras distintas: Una vez que el administrador de una comunidad te acepte en ella recibirás 20 truekkos; por cada 5 intercambios recibirás 5 truekkos; y por apadrinar a un amigo 5 Truekkos.

Si os asomáis a esta web podéis ver algunos ejemplos de lo que se ofrece en truekkos: una ampliadora de fotos por 2 truekkos, un reloj por 105 truekkos…