Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘propuestas’

Ocho recorridos para viajeros atrevidos

Musement, el portal online para la reserva de actividades de ocio y cultura en los destinos más populares del mundo, propone ocho recorridos que permitirán a los viajeros descubrir nuevas facetas de la ciudad elegida.

Un tour para aprender a seducir en París, una búsqueda del tesoro para adentrarse en los secretos de Berlín o un recorrido por el Londres de Jack el Destripador y María la Sanguinaria son solo alguna de las propuestas para este año.

Estas son las propuestas:

Tour para seductores por Paris: Sumergirse en el romance de Montmartre. Aprender a seducir al estilo francés y celebrar el amor en el Mur des Je t’aime o descubrir rincones mágicos.

Tour de Pokemon en Sofía: Un guía experto en Pokémon acompaña a conocer lo mejor de la capital búlgara mientras que en el camino se descubren las pokeparadas y gimnasios más importantes del juego.

Tour de leyendas y crímenes en Londres: Para conocer los secretos mejor guardados de la ciudad y adentrarse en el Londres más oscuro. Sigue la pista de leyendas tan terroríficas como Jack el Destripador, María la Sanguinaria o el fantasma del Hospital de Sant Bartholomew.

Cena en casa de un artista local en Ámsterdam: Deleitar el paladar con una cena a la holandesa compuesta por tres platos y maridaje de vinos. Cena a la luz de las velas o en un pintoresco muelle, si el tiempo lo permite.

Aprendiendo a pintar muñecas Matrioshka en San Petersburgo: En una pintoresca cafetería situada en el centro de la ciudad, un artista profesional enseña a pintar estas famosas muñecas rusas. La clase dura dos horas y es una original forma de conocer mejor un aspecto de la amplia cultura de dicho país.

Tour fantasmagórico en Sídney: Conectar con un pasado donde los prisioneros eran la ley y las ejecuciones públicas eran frecuentes. Descubrir barrios marginales invadidos por fosas comunes, guaridas de opio y…¡Cuidado! ¡también hay fantasmas con sed de venganza!

En busca del tesoro por Berlín: Descubrir la underground e histórica Berlín, cuna de modas y movimientos políticos y artísticos contraculturales y revolucionarios. Todo ello, mientras resuelves acertijos con tu familia para dar con el tesoro.

Un viaje en el tiempo por Viena: Experimentar la emocionante historia de Viena en el interior de un cine 5D con figuras animatrónicas, espectáculos multimedia y efectos especiales. Para sentir el pasado de manera interactiva como si fuera hoy.

 

Las propuestas de las nuevas economías para el cambio climático

El Foro de la Nueva Economía y la Innovación Social (NESI) organiza a partir del 20 de diciembre y hasta junio de 2018 un ciclo de cinco webinars (seminarios web) sobre  las propuestas de las nuevas economías para mitigar y adaptarse al cambio climático.

En este ciclo de webinars se aprenderá cómo afrontar el gran desafío del cambio climático desde las ciudades y qué buenas prácticas se están haciendo para vivir más y mejor.

El ciclo se enmarca dentro del proyecto Las nuevas economías y la innovación social como herramienta de adaptación al cambio climático, que se lleva a cabo con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio ambiente de España (MAPAMA).

Ilustración de NESI.

Su principal objetivo es la disminución de las emisiones de carbono en el medio urbano y rural y adaptación al cambio climático mediante el desarrollo de políticas y estrategias públicas a partir de nuevos modelos económicos basados en la innovación social.

El ciclo parte de la base de que compartimos una época de grandes cambios en la que el gran reto es el cambio climático que amenaza la vida en la Tierra como nunca otra época en la historia de la humanidad. Considera que las nuevas economías emergen con fuerza y se presentan como la solución y alternativa a un sistema que perpetúa el cambio climático y el agotamiento de recursos naturales.

Para ello, NESI quiere movilizar a los actores clave de las nuevas economías y la innovación social para crear herramientas conjuntas que faciliten poner en marcha iniciativas tendentes a mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y la adaptación al cambio climático en las ciudades y entornos rurales.

También, informar e implicar a los responsables del desarrollo de políticas públicas (niveles local, regional y nacional) a los agentes socioeconómicos y a la ciudadanía en la puesta en marcha de las nuevas economías.

Imagen de Efe.

Los cinco webinars son:

1ª ¿Qué herramientas ofrecen las nuevas economías para la mitigación y adaptación al cambio climático?

2ª Las economías que cuidan el planeta: Aportaciones de la economía circular y la economía azul frente al cambio climático.

3ª Economía Colaborativa y Ciudades en transición. La colaboración como herramienta contra el cambio climático

4ª  Economía Social y Solidaria, Economía del Bien Común y finanzas éticas. Su contribución a la mitigación dl cambio climático.

5ª buenas prácticas de aplicación de las Nuevas Economías en el ámbito local como herramienta frente al cambio climático.

Los seminarios parten de la base de que compartimos una época de grandes cambios en la que el gran reto es el cambio climático que amenaza la vida en la Tierra como nunca otra época en la historia de la humanidad. Considera que las nuevas economías emergen con fuerza y se presentan como la solución y alternativa a un sistema que perpetúa el Cambio Climático y el agotamiento de Recursos Naturales.

Slow Food propone atenuar los efectos de la alimentación sobre el cambio climático

El movimiento Slow Food ha lanzado la acción Menú para el cambio, la primera campaña de comunicación y recogida de fondos internacional que vincula la alimentación y el cambio climático y con la que se pretende atenuar los efectos de la alimentación sobre el medio ambiente.  

Slow food es un movimiento internacional nacido en Italia en 1987 que se opone a la estandarización del gusto en la gastronomía, y promueve la difusión de una filosofía que combina placer y conocimiento. Opera en todos los continentes por la salvaguarda de las tradiciones gastronómicas regionales, con sus productos y métodos de cultivo, el apoyo a productores locales y un desarrollo rural sostenible.

“Todos estamos involucrados: el cambio climático es una crisis presente que requiere el esfuerzo común de la humanidad. Cada una de nuestras decisiones marcará la diferencia, porque la suma de nuestras acciones individuales es el motor del cambio”, señala el presidente de Slow Food, Carlo Petrini, que afirma que el calentamiento global es una realidad, que no compete a un futuro indefinido sino que es una certeza presente: “Para Slow Food es un deber ocuparse del cambio climático: no existe calidad alimentaria, no existe bondad sin respeto por el medio ambiente, los recursos y el trabajo”.

Imagen de Slow Food.

Las emisiones agrícolas de producción vegetal y animal se encuentran entre las principales fuentes de emisión de gas invernadero, entre ellas anhídrido carbónico (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O): la agroindustria es una de las primeras causas del calentamiento del planeta, mientras que las primeras víctimas de esta catástrofe anunciada son la agricultura rural, las economías pastoriles y la pesca artesanal.

Con Menú para el cambio, Slow Food quiere demostrar que a partir de la alimentación cada uno de nosotros puede y debe marcar la diferencia para frenar este fenómeno cuyas soluciones no pueden ser pospuestas. Y lo hace difundiendo sus respuestas: “cómo sostiene y da valor a este sistema de producción alimentaria, practicado en armonía con los recursos de la naturaleza, bajando al terreno para defender la biodiversidad, con la educación alimentaria y medioambiental, sensibilizando a todos los actores de la cadena alimentaria y tratando de influenciar la política a todos los niveles”.

Slow Food.

“La absurda sequía que sofoca nuestro país, las trombas de agua que nos sorprenden en mitad del sueño, las vendimias anticipadas, el colapso de las producciones, la falta de hierba fresca o el regreso anticipado de los pastos de altura, la acidificación y el aumento de nivel de los mares, la presencia de animales antes inexistentes a determinadas latitudes, la desertificación y el progresivo empobrecimiento de los suelos, son el rostro del cambio climático -dicen-. No son casos récord a registrar en los anales, son la normalidad que nos espera. Y las causas hay que buscarlas en la actividad antrópica y sobre todo en las emisiones de gas de origen fósil”.

El sector agrícola es responsable del 21% de las emisiones totales (FAO 2015), frente al 37% del energético, el 14% de los transportes y el 11% de la industria. En el seno del sector agroalimentario la fuente principal de gas invernadero es la fermentación entérica, a causa del metano que se forma en la fase de digestión de los alimentos, que por sí sola totaliza el 40% de todo el sector agrícola. A continuación se halla la distribución de fertilizantes sintéticos: 13% de las emisiones agrícolas (725 Mt CO2 eq.).

“La reducción de emisiones no puede ser ya un asunto que podamos diferir”, señala el responsable de Slow Food, para quien ya es una obligación y todos debemos intervenir.

Pide en este sentido eliminar por completo los residuos, sobre todo alimentarios, favorecer los productos de proximidad, comer poca carne y evitar la que nos llega de producciones intensivas. También propone que nos planteémonos unas preguntas: ¿cómo se han producido los alimentos que comparto con mi familia? ¿De dónde vienen? ¿Cuánta energía y cuánta agua han necesitado? Slow Food trabaja para divulgar este conocimiento y para dar valor y sostener aquellas producciones que optan por prácticas agrícolas y productivas resilientes y ecológicas.