Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘plástico reciclado’

Ropa deportiva fabricada con plástico reciclado

Minimalism Brand es una marca de ropa básica deportiva que  persigue el consumo responsable, la fabricación sostenible y la durabilidad de los productos y elabora sus piezas, fundamentalmente sudaderas, camisetas, cortavientos y complementos, con plástico reciclado.

La empresa fue creada en 2017 por Pepe Martín y Víctor Rodado, quienes afirman que una vida minimalista y responsable es la única capaz de provocar cambios.

“Un usuario alejado del hiperconsumismo, de la moda rápida y estacional, a quien le gusta la moda centrada en la calidad y durabilidad de básicos fabricados de forma sostenible, ese es el público objetivo de Minimalism Brand: Cómprate 10 camisetas al año, muy buenas, no 4 cada 2 meses”, afirma Víctor Rodado.

Cada cortaviento está fabricado al 100% con poliéster reciclado, compuesto por ocho botellas de plástico reciclado, la sudadera está compuesta en un 85% de algodón orgánico y un 15% de poliéster reciclado y la camiseta es 100% algodón reciclado.

“No queremos que la gente compre cosas que no necesita, queremos que nos compren cuando necesiten uno de nuestros productos y que sean conscientes de qué están comprando. Creemos en la compra responsable, por eso ajustamos nuestros precios en los lotes para ser más competitivos”.

La compañía comparte sus números desde sus comienzos y en su web se puede acceder de manera gratuita a todas las métricas de negocio, tráfico, visitas, conversiones, ventas, pedidos, facturación, etc., y sus responsables aseguran que la transparencia es una de las claves de su éxito: “Todo funciona cuando eres transparente con el cliente, tenemos esa responsabilidad con ellos. En Minimalism Brand contamos dónde fabricamos, por qué, dónde invertimos, contamos lo que nos sale bien y lo que nos sale mal”.

Pepe Martín y Víctor Rodado, con las mochilas que fabrican.

El proyecto comenzó como un juego entre amigos que tenían 2.000 euros y se pusieron a vender carteras para poder ir al festival Burning Man, en Nevada, Estados Unidos. Como en un fin de semana vendieron 1.400 unidades, se decidieron a crear una empresa con un único producto. Esto les sirvió para hacerse un hueco en el mercado, vender 40.000 unidades y cerrar el 2018 con 150.000 euros de facturación.

“El mercado, los inversores y los gobiernos están empezando a apostar por estos modelos sostenibles, duraderos e inclusivos. Estamos creciendo un 70% más que el año pasado, y llegamos ya a los 350.000 euros de facturación”.

Más que contentos con el desarrollo del producto, ahora han ampliado el catálogo, añadiendo carteras minimalistas y mochilas a las camisetas, sudaderas y cortavientos.